Medellín

Denuncian estafas de un concesionario a más de 15 personas en Medellín

Ciudadanos aseguran que la empresa Inmocar se quedó con su dinero o sus vehículos.

Inmocar

El local está ubicado en la avenida 33 # 65 C 81. El negocio está cerrado desde diciembre 26.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

17 de febrero 2018 , 08:35 a.m.

La fachada negra está dividida por un techo. Abajo, tres puertas con grafitis pintados están cerradas. Arriba, las ventanas dejan ver avisos de agencias inmobiliarias que ofrecen el local, ubicado en la avenida 33 con la carrera 65 C. Letras blancas grandes están ubicadas en la parte superior: ‘Inmocar’ es el nombre que le dieron al lugar.

‘Inmocar’, la palabra que un grupo de al menos 15 personas asocia con el robo y la estafa. Según relataron, en el sitio que está abandonado desde el pasado 26 de diciembre, funcionaba un concesionario al que le confiaron la compra y venta de sus vehículos, pero fueron engañados. Unos pagaron por carros que nunca llegaron o que tienen problemas como embargos y otros entregaron sus automóviles para que fueran vendidos pero nunca les dieron el dinero.

Poco a poco las historias comunes se fueron cruzando a las afueras del negocio, cuando llegaban en busca de respuestas y se llevaban la sorpresa de que estaba cerrado. Crearon un grupo de whatsapp y han tratado de seguirles la pista a los representantes legales y comprobaron que se fueron del país. Muchos de ellos interpusieron denuncias en la Fiscalía General de la Nación y las investigaciones están en curso.

Uno de los que hoy sufre la pérdida de millones de pesos ahorrados por años para cumplir el sueño de tener un carro es Ricardo León López, quien el 11 de febrero de 2016, cuando ‘Inmocar’ funcionaba con otro nombre en una sede de El Poblado, pagó 62 millones de pesos por una camioneta. El dinero se lo entregó a Camilo Vásquez Rosas, quien fungía como gerente. La buena apariencia del concesionario le dio la confianza para cerrar el trato.

Me sacaba excusas, me decía que estaba en proceso, siempre me salía con evasivas

Tres meses después, el gerente no había querido hacer el traspaso del vehículo para que quedara a nombre de López. “Me sacaba excusas, me decía que estaba en proceso, siempre me salía con evasivas”, recordó López.

Añadió que debido a la situación, le exigió que le cambiara el automóvil, como era de menor valor, el gerente le devolvió 14’500.000 pesos. Pero, una vez más, no quiso realizar el traspaso, a lo que se sumó que López descubrió que el carro estaba embargado por una deuda de 15 millones y hoy está parqueado. El pasado 6 de enero, cuando López fue a buscar respuestas, esta vez a la sede de la 33, bajo el nombre de ‘Inmocar’, se dio cuenta de que no había nadie.

El gerente responde

Por medio de Jorge Agudelo, su abogado, Camilo Vásquez Rosas confirmó que efectivamente es el gerente comercial de ‘Inmocar’ y que tuvo que salir del país por amenazas de muerte, robos reiterados y extorsiones que lo afectaban a él y a su familia.

Aseguró que interpuso la denuncia en la Fiscalía contra uno de los presuntos responsables de dichos delitos. Vía whatsapp, pero a través del abogado, el gerente le envío a EL TIEMPO un audio de una de las supuestas amenazas. En él se oye a un hombre presionarlo para que entregue un dinero y amenaza con buscarlo en su vivienda o la guardería de los hijos. Calmadamente, Vásquez le responde que hará la entrega.

El gerente no quiso comunicarse para entregar más detalles sobre la situación de ‘Inmocar’, se limitó a decir que su situación no significa que no se les va a pagar a las personas que denuncian la estafa de su parte.

“Ellos no tienen la culpa de todo esto que nos ha pasado, al doctor Jorge (abogado) le adjunto audios en los cuales nos amenazan a mí y mi familia. Le reitero que estamos en la venta de unas propiedades para cancelar lo adeudado”, indicó por medio de un mensaje escrito.

Le reitero que estamos en la venta de unas propiedades para cancelar lo adeudado

Por su lado, como Ricardo León López, también Juan Guillermo Giraldo espera que Vásquez responda, así como su esposa Sandra Patricia Vecino Duque, quien le firmó en la notaría 16 de Medellín, como representante de la empresa, un pagaré por casi 27 millones de pesos. En el documento, Inmocar S.A.S aparece con NIT 811042216-6.

En septiembre de 2016, Giraldo compró un vehículo por un valor de 15 millones de pesos, pero como tenía problemas de suspensión se lo cambiaron por otro, el cual tenía un valor de 27 millones, así que dio el excedente. Sin embargo, nunca le dejaron llevar el carro y, cuando le dijeron que le devolverían 15 millones de pesos, resultó que el cheque no tenía fondos. Todas estas pruebas están en manos de la Fiscalía.

Para mí es muy difícil de entender, porque suelo confiar en los demás y Camilo se veía muy serio, así como el negocio

La tragedia, pero a la inversa, también la vive Jhony Francisco Salgado, quien el 19 de enero de 2017 llevó su camioneta avaluada en 50 millones de pesos para que la vendieran. Al sol de hoy, ni el carro ni el dinero. Lo más grave es que a su camioneta le interpusieron dos comparendos en abril y diciembre de 2017, los cuales asumió Vásquez, pero que le dejaron claro a Salgado que su camioneta estaba siendo usada por las calles de la ciudad. A finales de diciembre, Vásquez lo citó, como hizo con los demás, y cuando llegó al local, vio que estaba en arriendo.

Otro de quienes denuncia estafa es Kwinten Wouters, ciudadano de Bélgica que hoy vive en Medellín. Él también quería vender su carro avaluado en 12 millones de pesos y terminó en ‘Inmocar’. Corrió la misma suerte, con la diferencia de que allí le cobraban 200.000 pesos mensuales para pagarle parqueadero al vehículo mientras se vendía.

“Para mí es muy difícil de entender, porque suelo confiar en los demás y Camilo se veía muy serio, así como el negocio. Me cuesta mucho entender cómo alguien tiene la capacidad de engañar a tanta gente y el cinismo de dar tantas evasivas”, expresó el extranjero.

Todos los denunciantes afirmaron que en repetidas ocasiones, Vásquez y su esposa se escondían en las oficinas cuando los iban a buscar. Muchos se quedaban esperando y luego los veían salir del local, pese a que les dijeron que no estaban allí.
Han tratado de contactar a Vásquez por medio del abogado y las redes sociales, pero ha sido en vano. Hoy tienen su fe puesta en las autoridades.


Su esperanza es poder recuperar el dinero o los vehículos y ser reparados por los perjuicios causados. Quieren justicia y se preguntan cuántas más personas fueron estafadas como ellos.

MEDELLÍN

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA