Cali

Preocupación por suerte de la Escuela de Música Desepaz

Ministerio de Cultura no ha girado recursos para esta Escuela de la comuna 21 que es gratuita

Escuela de Música

La Escuela de Música que apoya estudiantes de estratos 1 y 2. Aquí durante un audición para poder ingresar a ella.

Foto:

Juan B. Díaz, EL TIEMPO

Por: CALI
20 de diciembre 2018 , 06:13 a.m.

La Escuela de Música Desepaz, la que desde el 2005 ha beneficiado a cerca de mil familias de la comuna 21, al oriente de Cali, la misma que le cantó al Papa Francisco durante su pasada visita a Colombia, tiene dificultades económicas para afrontar el 2019.

Para poder atender a sus 320 estudiantes necesitan asegurar un presupuesto de mil millones de pesos al año y en esa financiación ha sido clave el apoyo del ministerio de Cultura que esta vez no ha dado respuesta.

“Hoy la situación es incierta, durante todos los años anteriores, a estas alturas, teníamos claro el panorama para el próximo año, pero esta vez no es así por parte del Ministerio”, dijo el director artístico de la Escuela, Hardinson Castrillón.

Hasta ahora, solo la alcaldía de Cali ha respondido.

“El apoyo de la Alcaldía garantiza cinco meses de funcionamiento y necesitamos darle continuidad a este proyecto”, agregó el director de la Escuela.

A la Escuela acuden estudiantes entre los 6 y 17 años de edad, quienes no pagan un solo peso por las clases que son impartidas por profesores de la Universidad del Valle, músicos de la Orquesta Filarmónica de Cali y de la Banda Departamental.

Esos mil millones de pesos, representado en cifras, equivalen a 3,5 millones por estudiante al año, lo que le garantiza 800 horas de clase al año, 20 horas semanales. El músico Castrillón insistió en que no son talleres, es una escuela de música.

“Si dividiéramos ese dinero, la clase saldría a 4.000 pesos la horas y en una escuela privada esa clase está entre los 60.000 y los 70.000. Soy egresado de la Universidad del Valle y no teníamos esa intensidad musical, este es un proyecto que aleja a estos jóvenes de los riesgos en este sector de la ciudad”, señaló el director de la Escuela.

El año pasado en Francia, el Club Rotario, los apoyó con instrumentos y con insumos para la recuperación de instrumentos. En Cali el apoyo de la empresa privada también se ha visto reflejado en instrumentos.

El ministerio de Cultura siempre nos apoyó, esperamos que este año haya apoyo, como siempre lo ha habido

“La Escuela es como un milagro, es una realización maravillosa. Darle la oportunidad a los niños, a la juventud de poder estar en relación con la música les transforma por completo la vida”, dijo Amparo Sinisterra de Carvajal, quien está al frente de Proartes, la entidad que tiene a su cargo esta Escuela, el pasado 10 de diciembre cuando convocaba a una cena benéfica debido a los recortes presupuestales.

Escuela de Música

Los estudiantes de la Escuela durante el concierto de Navidad que ofrecieron en el Hotel Intercontinental de Cali.

Foto:

Juan B. Díaz, EL TIEMPO


“Esta Escuela me ha hecho mejor persona, me ayuda a cumplir mis sueños, siendo monitor. Lo más importante es que me ha dado herramientas e iniciativa para mi propio proyecto musical. Estos proyectos son muy necesarios para la sociedad, para barrios de población vulnerable, porque es muy difícil salir de un entorno lleno de maldad, uno se ve muy influenciado por las pandillas. Yo estuve en una, para nadie es un secreto, si no hubiera conocido esta Escuela seguro estaría cargando un arma o estuviera preso. Con este tipo de proyectos se ven otras opciones, no solo te enseñan a tocar este violín, sino a ser un buen ser humano”, decía José Rodriguez, violinista.

“Ingresé a los 13 años, interesado por aprender, por expresarme diferente al resto, desafortunadamente, al año de haber entrado cogí malas amistades en mi barrio y caí en el consumo de drogas, me mantenía en la calle. Esta Escuela me permitió que no me fuera de lleno en ese mundo, sin la música no se qué estuviera haciendo en este momento. Es una oportunidad que pocas personas tienen y en este momento a mi me la regalan, es una parte fundamental de mi vida, sin la música no soy nadie”, decía uno de los percusionistas de la Escuela.

Las mamás son, tal vez, las que más defienden la Escuela.

“La Escuela es un proyecto de vida, yo estoy orgullosa de que mi hijo haga parte de esta institución, por eso hago una invitación a todas las instituciones, al Gobierno, para que la apoyen, es un proyecto que le quita los niños a la delincuencia, a las calles, aquí lleguen los jóvenes y saquen sus talento, es un proyecto de vida para ellos y para sus familias”, comentó Alba Galeano.

“Mamá, nos aplaudieron, me dicen mis hijas emocionadas cuando llegan de un concierto. Estoy agradecida con Dios y con la vida por esta oportunidad porque muchas personas no tienen el privilegio de tener un hijo acá. Ellas han ido a Bogotá y Cartagena en concierto, ojalá pudiera verlas en televisión”, comentaba María Luz Victoria.

El ministerio de Cultura, donde está la vallecaucana Carmen Vásquez, ha argumentado falta de presupuesto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA