Cali

Por una región que se renueva a favor de la sostenibilidad

Líderes se han levantado a favor del aprovechamiento consciente de los recursos naturales.

Valle1

Con la instalación de paneles solares, en la Universidad Autónoma de Occidente, se busca ayudar a liberar la carga energética utilizando energías renovables.

Foto:

123RF

31 de julio 2018 , 10:50 a.m.

Durante el mes de junio, el Índice de Calidad de Aire, también conocido como ICA, presentado por el Sistema de Vigilancia de la Calidad de Aire de Santiago de Cali, arrojó que el sector de Cañaveralejo es uno de los que mejor calidad de aire presenta, seguido de Compartir y Pance. Estos resultados evidencian los esfuerzos de los entes privados y gubernamentales por preservar el medio ambiente y la calidad de vida de los ciudadanos.

La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, por mencionar un ejemplo, se la ha jugado en pro de capacitar a las comunidades aledañas a ríos importantes y zonas de protección ambiental para disminuir los índices de contaminación y crear conciencia alrededor del tema. En la cuenca Calima han vinculado a instituciones educativas y vecinos del sector para llevar un mensaje de conservación del bosque y los recursos hídricos que rodean la zona.

Por otro lado, con la instalación de paneles solares en la Universidad Autónoma de Occidente y, recientemente, en la estación de policía de Florida, esta región le ha dado al país lecciones de sostenibilidad, con el objetivo de ayudar a liberar la carga energética utilizando energías renovables. Pero los esfuerzos no se limitan aquí, ya que el sector industrial también se ha sumado para hacer que el departamento de gran paso para ser más amigable con el entorno.

Es el caso de Colombina, una organización que tuvo sus inicios en el Valle del Cauca, específicamente en la Paila, corregimiento de Zarzal, y cuyos esfuerzos en el tema se han visto reconocidos al ser incluidos por quinto año consecutivo en el anuario de sostenibilidad 2018, realizado por la firma suiza RobecoSam. En esta edición ocuparon el sexto lugar entre las compañías de alimentos con mejores prácticas sostenibles a nivel mundial.

Esto último sirve de espaldarazo para que la compañía siga avanzando en este tema, que no solo incluye un buen proceder ambiental, sino que alienta al desarrollo social de la región. Y es que, para Colombina, la sostenibilidad ha hecho parte de su modelo de negocio desde siempre, ya que, de acuerdo con el vicepresidente de Planeación Estratégica, la única manera de crecer y perdurar en el tiempo es creando relaciones transparentes, de confianza y de desarrollo mutuo con los grupos de interés.

En cuanto al balance ecológico, la compañía ha invertido, en los últimos 4 años, cerca de 26.000 millones de pesos en la construcción y mantenimiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales de las fábricas de producción, así como en diferentes iniciativas para mitigar sus impactos medioambientales. “Destacamos los planes de acción implementados para disminuir la huella de carbono, dando como resultado una reducción del 18 por ciento, entre los años 2015 y 2017”, concluye Marchetti.

Colombina

Colombina ha invertido, en 4 años, cerca de $26.000 millones en plantas de tratamiento de aguas residuales de las fábricas de producción.

Foto:

Colombina

Otro caso de éxito ambiental

Manuelita es el único ingenio azucarero colombiano certificado en Bonsucro, organización internacional que propende por una industria ambientalmente responsable. Además, destaca el trabajo justo y una labor conforme con los parámetros de sostenibilidad establecidos por la Directiva de Energías Renovables de la Unión Europea. Solo 78 ingenios en el mundo cuentan con este reconocimiento.

Voceros de la compañía destacan que todo se basa en un propósito central que es el de generar progreso y bienestar con productos ejemplares, a partir del aprovechamiento de los recursos naturales y apostándole a un componente económico y social fuerte.

Siguiendo con el tema ambiental vale la pena destacar que este ingenio, radicado en el Valle del Cauca, tiene un enfoque de uso racional de los recursos naturales, donde están monitoreando constantemente la gestión racional del agua y la energía, el control de las emisiones atmosféricas, el correcto manejo de vertimientos, gestión eficiente y adecuada de residuos, cuidado y conservación del suelo y conservación de la biodiversidad.

Entre sus prioridades también está generar productos de valor agregado con menos impacto ambiental, es por esto que permanentemente están innovando para conseguirlo. Por ejemplo, el año pasado inauguraron la primera planta de secado de vinaza en el país, que toma este subproducto del proceso productivo y lo convierte en un fertilizante orgánico; de esta manera, se cierra el ciclo completo de producción.

No está de más decir que priorizar estos temas es una de las formas en las que una empresa puede asegurar ser sostenible en el tiempo y asegurar el futuro de la humanidad.

“Si el sector industrial no empieza a ser sostenible desde el punto de vista económico, social y ambiental, no van a poder dar continuidad a los procesos productivos, vamos a agotar los recursos naturales, la comunidad aledaña a las operaciones no dejaría seguir funcionando y, más que un tema romántico, es asegurar el futuro de las generaciones”, afirman desde Manuelita.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA