Cali

'Hay que seguir con más acciones para evitar otros Guachos'

Dice el gobernador de Nariño, Camilo Romero, luego de que el líder disidente fue abatido el viernes.

El gobernador de Nariño, Camilo Romero.

El gobernador de Nariño, Camilo Romero.

Foto:

EL TIEMPO

Por: Mauricio de la Rosa
24 de diciembre 2018 , 10:22 a.m.

La noticia sobre la muerte de Wálter Patricio Arizala, alias ‘Guacho’, fue recibida con un optimismo moderado por parte del gobernador de Nariño, Camilo Romero.

El mandatario seccional dijo que se trata de un importante resultado positivo de las Fuerzas Militares, en la vereda Peña Caraño, del corregimiento Llorente en Tumaco, y recalcó que ahora el desafío de las autoridades es impedir que en la estructura criminal de la cual ‘Guacho’ era su cabecilla, en el frente ‘Óliver Sinisterra’, otros disidentes que sigan en alianzas con grupos del narcotráfico en esta zona del suroccidente del país.

“Es un importante resultado de nuestras Fuerzas Militares, a quienes siempre hemos acompañado”. Agregó que en estas circunstancias lo fundamental no es cantar victoria, sino evitar que esta clase de delincuentes sigan causando violencia y zozobra entre la población.

Wálter Patricio Arizala o 'Guacho', como era conocido en el área de Tumaco.

Wálter Patricio Arizala o 'Guacho', como era conocido en el área de Tumaco. Cayo el viernes pasado en la operacion militar 'Perla IX'.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

“Hoy lo clave no es celebrar un muerto, sino que más nunca seguir trabajando y sin bajar las acciones ni la ofensiva de la mano con las Fuerzas Militares y con el respaldo del Gobierno para evitar que se propicien condiciones que permitan la aparición de más 'Guachos' en nuestro territorio”, aseguró el mandatario seccional. Pero señaló la importancia de que esas condiciones sean de más empleos y que afiancen la sustitución de cultivos ilícitos por otras alternativas de desarrollo social.

El mandatario de los nariñenses también valoró las palabras del presidente de Ecuador, Lenín Moreno quien, en su cuenta de Twitter, dijo que la caída de 'Guacho' fue un trabajo coordinado entre Colombia y su país.

Romero recordó que Nariño ha sido un departamento que siempre ha acompañado todos los esfuerzos para que cese el conflicto armado, “pero merece que de una vez por todas se viva la paz en los territorios que por décadas han sufrido la barbarie de la violencia”.

Para el gobernador Romero, “es necesaria la paz en Nariño” e insistió en que se continuará trabajando con el Gobierno Nacional para avanzar en iniciativas y procesos que permitan poner fin grupos armados al margen de la ley y a los cultivos ilícitos que mantienen a Tumaco como la primera zona con más de estos sembrados para la comercialización ilegal de droga en el país y hacia Estados Unidos, Ecuador y Centroamérica, especialmente.

El vicario general de la Diócesis de Tumaco, padre Arnulfo Mina, sostuvo que para la Iglesia Católica “no es motivo de alegría de ninguna manera la muerte de un ser humano”.

El religioso anotó que este hecho debe servir para enviar el mensaje a los jóvenes del municipio de que la violencia no es el camino adecuado para alcanzar la paz.

“Así existan muchas necesidades y mucha pobreza hay que buscar otras alternativas lícitas para protestar o buscar salir de la pobreza”, dijo.

El prelado cree que estas estructuras delincuenciales en Tumaco tienen sus propias jerarquías “seguramente habrá otro cabecilla, como me gustaría que acabara esta guerra, pero la realidad es otra”.

El padre Mina se mostró partidario de buscar nuevas alternativas para consolidar la paz en el municipio, y una de ellas es fortaleciendo la inversión social y que la juventud entienda que el camino no es la violencia, ni que la única salida son los negocios ilícitos.

“Ojalá nuestros jóvenes logren entender algún día que ese no es el camino adecuado”, señaló y precisó que lo más seguro es que el grupo delincuencial ‘Óliver Sinisterra’ se haya dedicado a reclutar en los últimos meses jóvenes en Tumaco para que se dedican a las actividades irregulares.

El cuerpo del disidente de las Farc seria traslado de Tumaco, donde el cadáver fue llevado inicialmente para confirmar su identidad, y de allí a Bogotá donde se esperan nuevas revelaciones sobre la muerte del hombre más buscado en la frontera entre Colombia y Ecuador y por quien el Gobierno colombiano ofrecía una recompensa de 700 millones de pesos y su homólogo ecuatoriano 100 millones de dólares.

La vereda Peña Caraño ,donde cayó ‘Guacho’ el viernes pasado en la gigantesca operación militar 'Perla IX', dentro de la campaña 'Atlas' de la Policía, la Armada y el Ejército, está ubicada entre los ríos Mira y El Rosario. Allí existe un amplio corredor selvático que sirve para que los grupos armados ilegales y los narcotraficantes ejerzan la actividad del narcotráfico a sus anchas.

A 'Guacho' le atribuyeron el atentado con carro bomba contra el comando cantonal de Policía de San Lorenzo, en Esmeraldas, en Ecuador, ocurrido en enero de este año, así como el asesinato de los integrantes del equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio: el reportero Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra, luego de ser secuestrados, el 26 de marzo de este 2018, en la zona Mataje, también en Esmeraldas. Además le atribuyeron el secuestro y el asesinato de Katty Vanessa Velasco y Óscar Villacís, en la misma provincia Esmeraldas.

Para capturar al hombre más buscado del país, que tenía control de las rutas del narcotráfico en el suroccidente nacional y en el norte de Ecuador y que mantuvo comunicación constante con el mexicano Cartel de Sinaloa, el Gobierno Nacional buscó cerrarle más y más el cerco no solo en zona de Tumaco. También en Roberto Payán, en Nariño.

Es así que la Fuerza Pública, bajo órdenes directas del presidente Iván Duque y del ministro de Defensa, Guillermo Botero, redobló la cacería de 'Guacho', con el apoyo del vecino país.

'Guacho' se venía moviendo por veredas de Barbacoas como La Roncadera y Pesquería, sitios estratégicos de las Farc, que se comunican a través de la vía a Sanabria, en Magüí Payán, en Nariño.


Las interceptaciones de teléfonos celulares con líneas de Colombia y Ecuador por parte de la Fiscalía, facilitaron la ubicación del disidente de las Farc para ser abatido en el operativo del viernes pasado en zona rural de Tumaco. También permitieron su localización en marzo de este año, y entre el 14 y 15 de septiembre pasados, cuando un francotirador le propinó dos disparos y, al parecer, quedó vivo, como lo señaló el ministro de Defensa, por haber usado un chaleco antibalas.

MAURICIO DE LA ROSA, ESPECIAL PARA EL TIEMPO - PASTO Y CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA