Cali

El MIO en la ruta de salvamento

Se estudian más fuentes de financiación como la contribución por estacionamiento 

MIO

El vicepresidente de operaciones de Metrocali (primero de izquierda a derecha) y el  alcalde Maurice Armitage pendiente de la firma de los gerentes de Unimetro y GIT.

Foto:

Juan B. Díaz, EL TIEMPO

02 de agosto 2018 , 03:55 p.m.

"Somos pioneros en migrar del modelo de autosostenibilidad al de sostenibilidad", dijo el vicepresidente de operación es infraestructura del Metrocali, Álvaro Rengifo, en medio de la firma del acuerdo de salvamento del sistema por parte de dos operadores del MIO.

Los contratos de concesión hubo que modificarlos porque los lineamientos del Gobierno Nacional cambiaron. Desde el 2015 ya no se habla de un modelo de autosostenibilidad, porque llevó a que los sistemas se volvieran inviables, y se pasó a un modelo sostenible, es decir, que permitió que se inyectarán recursos a los sistemas.

“Pero nuestros contratos nacieron en el marco de la autosostenibilidad, para poder generar las condiciones necesarias, para poder entregar mayor frecuencia y cobertura, que es lo que exigen nuestros usuarios, necesitábamos que estos contratos pasaran del modelo de la autosostenibilidad al de la sostenibilidad”, explicó el vicepresidente operativo de Metrocali.

“Pero no nos dijeron cómo hacerlo, Metrocali, con el liderazgo de Alcalde, viene trabajando en encontrar ese camino con seguridad jurídica y con responsabilidad fiscal para que los contratos puedan ser sostenibles, pero esa es sola una condición necesarias para lo más importante, poder prestar un buen servicio”, agrega el funcionario

Los recursos que se inyectarán ya fueron aprobados por el Concejo. En el 2017, en el marco del fondo de estabilización, se entregaron 38.000 millones de pesos que permitió poner en circulación 150 buses más y mantener los 600 que ya estaban, recorrer 30.000 kilómetros adicionales diarios y captar 45.000 usuarios que se habían perdido; para este año se aprobaron 78.000 millones.

A Blanco y Negro y ETM, los operadores que ya se habían acogido al modelo de sostenibilidad, se les ha reconocido un diferencial desde el pasado 20 de marzo. A la fecha ya se han ejecutado 12.000 de esos 78.000 millones aprobados.

También se ha trabajado por generar fuentes de financiación alternativas, que también contempla la Ley. Hasta ahora las dependencias y la Alcaldía, del presupuesto general, han entregado recursos para el MIO.

“Por esos necesitamos que el Concejo nos siga apoyando en la generación de nuevas fuentes, las que cubran ese diferencial de los costos de operación, mantenimiento, reposición. Ya nos aprobó la fuente de cobro por congestión; confiamos en que pase la contribución por estacionamiento, más que una medida impopular es una decisión responsable desde el punto de vista fiscal con el municipio. Trabajamos para que el Gobierno Nacional no nos deje solo las fuentes de financiación en cabeza de la administración local, sino que existan otro tipo de impuestos, por ejemplo que el de rodamiento sea un impuesto a la contaminación, que los vehículos que más contaminen paguen más, pensamos en eso”.

El acuerdo

GIT Masivo, el mayor operador del MIO, y Unimetro, el que tiene la menor participación dentro del sistema de transporte masivo, firmaron el acuerdo que modifica los contratos de concesión y al igual que Blanco y Negro Masivo y ETM, los otros dos operadores que ya habían firmado en marzo pasado, recorrerán ahora la ruta de salvamento trazada por Metrocali para que el sistema sea sostenible y con el que se busca que los usuarios cuenten, de una vez por todas, con un mejor servicio.
“Al sistema se le van a poder inyectar recursos adicionales, además de la tarifa del usuario, para que los concesionarios no trabajen a pérdida, puedan cubrir sus costos de operación, mantenimiento, administración y reposición de equipos”, explicó el vicepresidente de operaciones e infraestructura de Metrocali, Álvaro Rengifo.

“El documento busca que el contrato sea ejecutable, que los buenos operadores tengan una buena remuneración, si hay mal servicio su remuneración se verá afectada; que si no cumplen con las obligaciones, de manera expedita, podamos expedir multas y sanciones, que los conmine a mantener el buen servicio. Y si es insalvable la prestación del servicio, no quedemos amarrados a una salida vía judicial, que se demora mucho tiempo, sino que podamos liquidar el contrato de manera ágil y de acuerdo a fórmulas establecidas en el mismo”, agregó el funcionario.

Fueron dos años y medio de negociaciones.

“Las crisis acumuladas de Unimetro por los incumplimientos que se habían dado frente al pago que habíamos acordado en el contrato ha hecho que la crisis económica tenga unos impactos mucho más fuerte en nosotros, si bien somos el operador más pequeño, somos el más grande en cuanto a cantidad de pequeños propietarios, 438, que le apostaron al MIO. Lo que estábamos haciendo no era buscar solo la forma de retribuirles a los intereses económicos de todos los socios, sino que se hiciera justicia social”, dijo el gerente de Unimetro, Jose Guillermo Ramírez.

Este operador tiene una flota de referencia de 164 buses, en operación entre 70 y 80 y el compromiso ahora es llegar a 164, de forma gradual. Según Ramírez, podrían vincular, entre recomposición de flota y flota adicional 105 buses nuevos.
Pero el ingreso de más buses que mejoren las frecuencias no se dará de un día para otro.

“Lo más importante no es el papel. Lo más importante es que ustedes saquen los buses. Ganen plata,pero presten un buen servicio, necesitamos pensar en el usuario”, les dijo el alcalde Mauricio Armitage.

“Dependemos de que el acuerdo conciliatorio sea avalado por el Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio, condición de las partes, una vez eso pase se empiezan a girar los recursos. Nosotros tenemos un plan de recuperación de flota que dura alrededor de un año, en el cual, GIT aumentará de forma gradual alrededor de 50 buses”, dijo el gerente de GIT, Enrique Wolf.

Este operador, que tiene el 33 por ciento de participación en el sistema, tiene 300 buses en total, 240 de ellos en operación; la idea es que los otros 60 salgan en el transcurso del próximo año.

La Superintendencia de Sociedades también tiene que avalar la firma de estos acuerdos y los concesionarios deben lograr el cierre financiero con los bancos, deberán reestructurar sus deudas y lograr una garantía para financiar la flota nueva que necesita la ciudad.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA