Barranquilla

Sigue sin control la venta de carne que llega desde Venezuela

Las autoridades no han logrado disminuir la llegada a expendios y comercialización en Barranquilla.

Carne de Venezuela

Los contrabandistas no les importa la manera como traen el producto y por ello las autoridades alertan sobre su consumo.

Foto:

Policía Nacional

Por: Leonardo Herrera
24 de julio 2018 , 11:31 a.m.

Las alarmas están prendidas, y los ganaderos advierten que se necesitan medidas de fondo que contribuyan a evitar que la llegada de carne de res de contrabando, procedente de Venezuela, genere un problema de salud pública, o un brote de fiebre aftosa, con graves consecuencias para la economía de la región y el país.

Lo que pudo comenzar como un rebusque de algunas personas, se convirtió ahora en toda una red de contrabandistas y comercializadores de carne.

Como si fuera poco, también están metiendo por las trochas camiones con ganado en pie que sacrifican en mataderos clandestinos, ubicadas en fincas o patios de casas, cuya carne también se vende de manera ilegal.

La queja casi que se ha vuelto reiterativa de parte de los ganaderos, que este año han denunciado, como lo publicó EL TIEMPO, la entrada de carne en baúles, tanques, llantas de carro, incluso hasta pegada al cuerpo de las personas que la comercializan.
De acuerdo con los reportes de las autoridades, el ganado que es sacrificado en Venezuela pasa por las trochas en canecas o maletas hasta Maicao.

Desde allí, sigue su ruta en buses de servicio intermunicipal a Santa Marta, Barranquilla, Valledupar o pueblos que se encuentren en la ruta.

Ya tiene demanda

Lo grave es que esta carne la están consumiendo en los sectores populares, donde se consigue a precios que están por debajo de lo que se ofrece en el mercado local.
El tema es común en muchos sectores del suroccidente de Barranquilla, donde algunas personas confiesan que les han ofrecido este tipo de carne.

Mientras que una libra de carne blanda se consigue en una tienda hasta en 10.000 pesos, esta que ofrecen en forma clandestina de casa en casa la venden en 6.000 pesos. “Aquí llegan personas con la carne envueltas en papel, bolsa plástica o guardada en recipientes plásticos y pasan por las casas ofreciéndola”, aseguró una mujer que se identificó como una ama de casa.

Piden más control

Los ganaderos de la región no ocultan su preocupación y a la vez malestar, ya que además de ver afectadas sus ventas, temen que se presente un brote de enfermedades.

El director ejecutivo de Asoganorte, José De Silvestri, en entrevista a la prensa local reconoció los esfuerzos de las autoridades para controlar este tipo de contrabando, pero no ha sido suficiente para evitar que el comercio se siga registrando en diferentes barrios de la ciudad y de pueblos del Caribe.

En ciudades como Santa Marta ya algunos expendios de carne han cerrado como consecuencia de esta competencia desigual que tratan de librar los carniceros del sector del mercado. Dueños de expendios como José Luis Pabón, aseguran que varios comerciantes en la ciudad han pensado en ofrecer otro tipo de producto ante el panorama que afrontan.

La esperanza del gremio de ganaderos que es la lucha que vienen dando la Policía, la Dian, alcaldías locales, secretarías de salud, ganaderos, el ICA, y hasta el Invima, es que se incrementen los operativos y las sanciones contra las personas que conforman estas redes, que no solo amenazan la economía regional, sino la salud de los costeños.

BARRANQUILLA. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA