Registrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

Barranquilla

La conciencia, los sueños y los cambios sociales

Ellos son el insumo para la transformación de las generaciones, expone el analista Julio Henríquez.

Atreverse a soñar

Atreverse a soñar es lo único que puede generar cambios en la cultura de la sociedad. Sin sueños ni conciencia social, lo único que varía es la apariencia.

Foto:

Jaiver Nieto Alvarez/EL TIEMPO

Por: Julio César Henríquez Toro.
13 de abril 2019 , 05:00 a.m.

“Soñé toda la noche contigo”. Le dijo esa novia imaginaria, que solo era una conocida más. Mirándole fijamente le confirmó algo que sospechaba: “El problema es que sé que eras tú, pero no recuerdo qué pasaba”. Ante esa descripción, pensó que si estaba en los sueños de ella (quién vivía en su mente a cada instante) tendría alguna posibilidad de acceder a su corazón.

La novia hostil es para mucha gente esa ilusión que inspira en medio de las dificultades. Es una manifestación de la conciencia que se conecta con los sueños, las esperanzas y los ideales. Motiva a seguir resistiendo para no desfallecer, aunque parece inalcanzable y genere pánico al rechazo, saber que está soñando contigo aviva todas tus expectativas.

Existe una idea, un proyecto y una visión que sueña contigo. Búscala. Es hora que se encuentren y juntos transformen sus fantasías en la más certera realidad. Transformar a la novia imaginaria en la compañera de aventuras, es posible. Suma a su sueño el tuyo y unidos harán historia.

La conciencia ha sido descrita de múltiples maneras a lo largo de su tradición intelectual. Para algunos, es una percepción que define nuestra sensación del entorno y de la identidad.

El conocimiento depende de ella y la vida en sociedad sin conciencia es como habitar un cuerpo sin espíritu, carente de alma, que solo es estimulado por la inercia. Es imposible interpretar la existencia sin la comprensión de lo que nos rodea, lo que inspira y todo aquello que genera expectativa, curiosidad y deseo.

Conocerse a sí mismo es lo único que permite entender a los demás. No existe yo, sin nosotros. Como seres sociales, no vivimos sin otros.

Las decisiones más importantes de nuestra vida generalmente dependen de gente para quienes esas resoluciones no son relevantes, precisamente por falta de conciencia. Pero, detrás del egoísmo y las pugnas por el poder, hay una fuerza incontenible, irresistible e innegable: los sueños.

No existe yo, sin nosotros. Como seres sociales, no vivimos sin otros.

Atreverse a soñar es lo único que puede generar cambios en la cultura de la sociedad. Sin sueños ni conciencia social, lo único que varía es la apariencia, la actitud en ciertas situaciones, pero en esencia, se conservan los mismos patrones de comportamiento.

Si los sueños no inspiran una nueva conciencia social, los cambios sociales se reducen a una fantasía. Lo que se requiere para cambiar, son las cinco C: Conciencia, Compromiso, Capacidad, Cultura y sobre todo, Convicción.

La conciencia sin espíritu es un fantasma que espanta a aquellos que buscan el conocimiento. ¿Cómo atraer y motivar a quienes desean encontrar el equilibrio entre el deseo de conocer y la apatía que provoca la dificultad? El espíritu es fuerza creativa, vinculante y transformadora.

La esencia de la verdad es el espíritu que inspira a superar lo desconocido. Cuando te anima el espíritu que suma la voluntad, todos ven en tu mirada la fuerza que te aproxima al poder.

Lo que piensas te define, lo que dices te describe y lo que haces te transforma. Si decides sumergirte en el lenguaje de la depresión estarás divorciando tus ideas de tus acciones y sólo serás un ególatra para quien el yo no existe, porque se redujo a las palabras.

Quienes poseen el conocimiento científico y comparten con otros su experiencia, inspiran sueños que provocan cambios sociales. No son seres míticos, ni inmortales. Son nuevos líderes conscientes de la importancia de los sueños, que se comprometen con sus convicciones, para construir el yo, desde el nosotros. Así la novia hostil estará más cerca de alegrar el corazón.

Julio César Henríquez Toro
Abogado y catedrático universitario
Especial para EL TIEMPO
Barranquilla
Email: juliocesarhenriquezt@gmail.com
@JulioCesarHT

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA