Barranquilla

600 habitantes de la calle en Barranquilla pasaron un día distinto

Varias organizaciones se unieron y ofrecieron un comedor al aire libre en la plaza de la Aduana.

Comedor

La actividad en la plaza de La Aduana se inició a las 3:00 p. m. y se prolongó hasta pasadas las seis del pasado domingo..

Foto:

Óscar Berrocal/EL TIEMPO

Por: ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
17 de diciembre 2018 , 11:22 a.m.

La unión hizo la fuerza y fue posible reunir los 70 kilos de pollo, 60 de arroz, 35 de costilla y 35 de pulpa de cerdo que se necesitaban para ofrecerles ayer un comedor al aire libre a por lo menos 600 habitantes de la calle en la plaza de La Aduana de Barranquilla.

La iniciativa fue de organizaciones como el portal de noticias Sentir Positivo, las fundaciones Chukuwata, Lienzo Urbano y Abrazando Almas, que se unieron para darles comida y entretención en una actividad con la que se buscó, además, aprovechar un espacio para escucharlos y recordarles que no están solos.

María Angélica Duque, de Sentir Positivo, explicó que se estructuró una alianza entre organizaciones que ya tuvieran entre sus acciones actividades de este tipo dirigidas a poblaciones que residen en las calles, y solo uniéndose se logró una cobertura masiva sin precedentes en la costa Caribe y en el departamento del Atlántico.

“No fue fácil, pero lo logramos. Es la primera vez que se hace algo de esta magnitud y sobretodo porque no se hizo solo con para ofrecerles un plato de comida, sino para celebrarlos con música, una buena atención que los hiciera sentir valiosos independiente a sus circunstancias”, amplió Duque.

Durante varios meses, la idea del comedor al aire libre se fue madurando y tomó la forma que se esperaba en la medida en la que comenzaron a llegar las donaciones que tanto se necesitaban para adquirir los insumos que sirvieron para confeccionar el menú que tuvo, como plato principal, un pastel de arroz.

La atención de los homenajeados corrió por cuenta de 100 voluntarios que se inscribieron al proyecto y que en la tarde de ayer se encargaron de que no les faltara nada.

La empresa Transmecar, por su parte, donó el servicio de dos buses que sirvieron para recoger a las personas y trasladarlas hasta la plaza de La Aduana, donde había toda una recepción montada para ellas. Ubicados en varias mesas, los habitantes de la calle disfrutaron de una serenata y de la final del fútbol colombiano entre el Atlético Junior y Deportivo Independiente Medellín.

‘Esto solo lo paga Dios’

Elías Dager, quien ha estado en las calles por más de dos décadas y hace 5 meses se rehabilitó de la drogadicción, no pudo ocultar que la actividad lo tenía conmovido.
“Este gesto de personas del común solo lo puede pagar el bolsillo de Dios. Esto es más que un detalle y nos sentimos realmente halagados de poder compartir todos aquí”, destacó.

Diana Palma, quien se sumó como voluntaria de la actividad, reiteró que se trató de una Navidad con sentido social que, sin duda, no olvidará por siempre.

“Mis ojos están viendo cosas en el día de hoy (ayer) que llenan mi corazón y me demuestran la presencia de Dios en nuestras vidas todos los días. Esto no puede quedarse aquí y debe continuar”, dijo la joven.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ 
REDACTOR DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA