Bogotá

Vendedores de motocicletas se tomaron andenes como vitrinas

Concesionarios, talleres y distribuidores exhiben productos en vía pública.

Invasión Espacio Público.

Los compradores de motos obstaculizan la calle al ofrecer el intercambio de usada por nueva.

Foto:

Abel Cárdenas - EL TIEMPO

Por: Bogotá
17 de diciembre 2018 , 08:24 p.m.

La avenida Primera de Mayo, uno de los corredores viales más importantes del sur de la ciudad, es la arteria principal de localidades como Rafael Uribe Uribe, Antonio Nariño y Tunjuelito.

Sobre esta vía, en el tramo que va de la carrera 30 a la 24, los concesionarios, talleres mecánicos y lavaderos de motocicletas han convertido los andenes en una vitrina de exposición.

EL TIEMPO hizo un recorrido por este sector de la avenida, y esto fue lo que encontró. Cascos, chalecos reflectivos, llantas, repuestos, sillas para motocicletas y hasta lavaderos improvisados, todo se ofrece en estanterías improvisadas que obstaculizan el paso peatonal.

Además, los vendedores han instalado pequeñas carpas y sillas en la orilla de la vía para ofrecer la compra de motos a quienes transitan por el sector, afectando la movilidad de vehículos particulares y públicos que transitan por allí.

En el sector es común observar la carga y descarga de motocicletas en camionetas de platón utilizadas para transportarlas. Esta situación ocasiona trancones e invade el carril preferencial destinado para los buses zonales del SITP que opera en esta avenida desde julio del año pasado.

En total son 136 establecimientos, entre concesionarios, talleres de mecánica, lavaderos, tiendas de indumentaria y repuestos y compraventas. Hay 73 en el costado occidente-oriente y 63 en el sentido oriente-occidente.

Y, aunque no todos invaden el espacio público, la mayoría de los que lo hacen obstaculizan por completo el paso peatonal. Motocicletas a la venta que permanecen todo el día sobre las aceras, publicidad exterior sobre los andenes, estanterías y talleres de mecánica en vía pública hacen parte del panorama. A esto se suman los motociclistas que abusan del tamaño de su vehículo para conducir sobre los andenes.

Invasión Espacio Público.

Los motociclistas que visitan el sector parquean en el carril preferencial de buses, obstaculizando el tráfico.

Foto:

Abel Cárdenas - EL TIEMPO

La contaminación auditiva también es protagonista. Varios concesionarios utilizan parlantes para promocionar descuentos y ofertas. Música, altavoces y gritos se unen al caos.

En la zona también hay venta de muebles y enseres.
Estos establecimientos utilizan las aceras para exhibir camas, sofás y comedores, invadiendo la totalidad del espacio destinado para los peatones en este corredor.

Esta invasión también es la realidad de las carreras que atraviesan la avenida a lo largo de este tramo, pues los concesionarios se han tomado las intersecciones y las vías aledañas.

Según la alcaldía local de Antonio Nariño, la entidad ha hecho campañas constantes para contrarrestar esta problemática. Además, también han adelantado operativos para que los vendedores tomen conciencia y aseguraron que las autoridades se han reunido con los comerciantes en varias oportunidades para discutir posibles soluciones.

EL TIEMPO también consultó a la Defensoría del Espacio Público, entidad que aseguró no tener información al respecto.

Otros casos

Sin embargo, esta no es la única zona afectada por este tipo de comercio en la ciudad. Sobre la avenida Boyacá entre calles 75 y 72, los concesionarios también se apoderaron de los andenes. En el sector, los peatones se ven obligados a transitar por la ciclorruta, exponiendo su integridad y la de los ciclistas que pasan por este espacio.

Igualmente, zonas como la carrera 30 entre calles 50 y 53, calle 17 entre avenida Caracas y carrera 16, en el centro de Bogotá, y el sector del Siete de Agosto, en la localidad de Barrios Unidos, también son víctimas de comerciantes que se apropian de los andenes para exhibir su mercancía, en especial motocicletas a la venta.

Con la invasión de andenes, los más afectados son los ciudadanos, a quienes se les vulneran sus derechos como actores de la vía.

En el recorrido se pudo evidenciar que muchos deben caminar por la calle o entre las motos con dificultad. Residentes y usuarios de la vía confirmaron los problemas.
Ángela Lizarazo, vecina de la localidad Antonio Nariño y madre de un niño de un año, denunció que sobre la Primera de Mayo “no hay por donde caminar y cuando uno trae a los niños en coche le toca bajarse a la calle para poder pasar”. Aseguró que la vida de muchas personas se pone en riesgo por esta situación.

Además, Luis Alfonso Arias, residente del sector, pidió más control por parte de las autoridades: “Uno ve a la policía, pero hacen el llamado y se van; así no sirve de nada”.

Son once cuadras cuyos andenes han dejado de estar al servicio de los peatones y que ahora están a la espera de recuperación por parte de las autoridades encargadas.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Síganos en Twitter como @BogotaET y en Facebook BogotaET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA