Bogotá

‘La plaza de Los Mártires renace de las sombras del crimen’

Desde que fue clausurado el ‘Bronx’, en el 2016, el parque y la iglesia empezaron a ser restaurados.

‘La plaza de Los Mártires renace de las sombras del crimen’

La renovación de la iglesia del Voto Nacional tendrá una inversión de 27.000 millones de pesos.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

27 de noviembre 2017 , 07:49 p.m.

Suenan los campanazos del reloj cucú: son las 12 del mediodía y la dorada escultura de 1,67 centímetros de altura del Sagrado Corazón de Jesús sale para ser admirada por los transeúntes que recorren la histórica plaza de los Mártires.

La misma que ha sido testigo de las hazañas de los próceres de la Independencia, como Policarpa Salavarrieta y Jorge Tadeo Lozano, quienes murieron fusilados en el suelo de esta plaza, así como de la expansión de uno de los mayores focos de crimen y microtráfico de la capital, la llamada calle del ‘Bronx’.

Fue esta zona la que durante años hizo que el parque –ubicado en diagonal a la estación de TransMilenio Avenida Jiménez– se asociara con el hurto, las drogas, el peligro y los malos olores.

Por eso, una vez que esta olla fue clausurada en el 2016, se iniciaron las obras para recuperar la plaza del deterioro, la inseguridad y del olvido de los bogotanos, que, de a poco, iban dejando al parque en la historia del érase una vez.

Hoy, un año después, ya se puede ver cómo florece la plaza de Los Mártires. Colores rojizos, verdes y amarillos adornan el lugar; con la presencia de jardineras, árboles y palmeras, el Distrito renovó el parque que antes era ocupado por habitantes de calle y consumidores de drogas.

“Esto se ha vuelto muy seguro. Ya no hay gente consumiendo drogas, robando y acosando a los clientes. Tampoco huele a feo, y la iglesia está quedando muy bonita”, asegura un comerciante que trabaja en la zona desde hace 30 años y que también es vecino de la basílica.

Al monumento Obelisco a los Mártires de la Patria, que se ubica en el centro de la plaza, ya no se le ven grafitis ni le faltan piezas, fue restaurado con una inversión de 69 millones de pesos. Los postes, las luminarias, los sardineles y adoquines también recibieron mantenimiento.

Ya no hay gente consumiendo drogas, robando y acosando a los clientes. Tampoco huele a feo, y la iglesia está quedando muy bonita

Ahora, el parque cuenta con vigilancia permanente de los militares del Comando de Reclutamiento del Ejército Nacional, quienes también están encargados del cuidado de las zonas verdes y del Obelisco.

Pero eso no es todo. Durante este año, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) reunió a restauradores, arquitectos, arqueólogos, ingenieros y artistas plásticos para revivir la iglesia del Voto Nacional, esa misma que se construyó a fin de que terminara la devastadora guerra de los Mil Días (1899-1902).

La restauración de la fachada de la basílica menor, que culminó este mes, es la primera fase de toda la transformación que vivirá el histórico edificio. En dicha etapa, el Distrito invirtió 3.141 millones de pesos y se espera que el proyecto cuente con una inversión total de 27.000 millones de pesos.

Según Mauricio Uribe, director del IDPC, esta iniciativa junto con la recuperación de las zonas verdes buscan “renovar la zona y sus alrededores para que renazca de las sombras del crimen a la que estaba atada años atrás”.

Ocho lienzos del pintor colombiano Ricardo Acevedo (1867-1930), que adornan el cielorraso de la nave central de la iglesia, serán igualmente recuperados en una segunda fase de la intervención. Él fue uno de los exponentes más representativos del arte colombiano de la época, explica Uribe.

Esta plaza, ubicada en el corazón de la ciudad, es un emblema histórico para la memoria de la capital y del país. En ella han ocurrido hitos como la muerte de los mártires que lucharon por liberar a Colombia del yugo español, la construcción de una iglesia como súplica nacional para que terminara la guerra y su reciente renovación, que es el símbolo del fin de las ruinas, atrocidades y delitos que se cometían en sus alrededores.

Uribe menciona que no en vano la iglesia tiene escrita la palabra paz en latín, pax, 200 veces. “Toda la plaza está llena de simbolismos, por eso será una pieza clave para el centro que tendrá la capital en el futuro. Será irreconocible”, afirma.

LEIDYS BECERRA
leibec@eltiempo.com
Twitter: @BogotaET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA