Bogotá

Responsable de la peatonalización de la 7.ª, con líos financieros

La firma Peatones Go le dijo al IDU que tiene problemas de dinero que le impiden terminar la obra.

Este es el tramo de la 7.ª que va de la avenida Jiménez hasta la calle 26. Su avance de obra tiene un atraso del 16 por ciento. Pocos trabajadores se ven.

Este es el tramo de la 7.ª que va de la avenida Jiménez hasta la calle 26. Su avance de obra tiene un atraso del 16 por ciento. Pocos trabajadores se ven.

Foto:

FOTO: Abel Cárdenas

Por: John Cerón
08 de agosto 2018 , 08:08 p.m.

Por problemas financieros, el consocio Peatones Go, encargado de la peatonalización del segundo tramo de la carrera 7.ª entre la avenida Jiménez y la calle 26, no podrá terminar la obra.

Así lo pudo establecer EL TIEMPO luego de recorrer durante varios días este proyecto y notar poca presencia de trabajadores y el reclamo de los comerciantes que se han visto afectados por la demora en la construcción.

Según el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), este consorcio no tiene capacidad operativa ni el número de trabajadores necesarios para cumplir a cabalidad con el contrato. “Hoy adelantamos un proceso sancionatorio contra este consorcio”, señaló Yaneth Mantilla, directora del IDU.

Entre las salidas que estudia el Distrito está autorizar una modificación consorcial que le permitiría a esa firma tener un nuevo socio que inyecte el capital necesario para finalizar la obra. También está la posibilidad de que la compañía aseguradora responda.

La obra comenzó su construcción en el 2017 y debe entregarse en enero del 2019

“Estamos analizando la hoja de vida del socio estratégico que presentaron para ver si es viable técnicamente y financieramente, y en una semana debemos estar nuevamente con los frentes de trabajo”, aseguró Mantilla.

Otra posibilidad es que se deba caducar el contrato, “pero estamos buscando soluciones y ya nos reunimos con el contratista”, manifestó la directora.

EL TIEMPO conoció que hoy esta peatonalización debería estar en el 52 por ciento de su ejecución y solo está en el 36 por ciento (16 por ciento menos). En un recorrido que este reportero hizo ayer en la mañana por este tramo solo observó cerca de 12 empleados, pero no había maquinaría trabajando.

“Desde hace cerca de dos meses no han podido quitar esa raíz del árbol que tumbaron y no vemos adelanto en el trabajo de los andenes, y los obreros que aquí laboran son muy pocos”, manifestó Carolina Pataquiva, comerciante del sector que se ubica en la 7.ª con calle 16.

A este atraso se suman la poca vigilancia y la escasez de luz que hay en la noche en el tramo de la avenida Jiménez a la calle 16. “Parece que desde hace días se robaron el cableado del alumbrado público y después de las 6 de la tarde esto queda en tinieblas y se convierte en un lugar peligroso”, agregó Carolina.

Igual comentario hizo Gisela Loaiza: “Son muy pocos los trabajadores que se ven, y esa polisombra (tela de cerramiento verde) esta ahí desde hace más de un año, lo que ha hecho que las ventas bajen hasta en un 50 por ciento. La gente que pasa es la que trabaja en las oficinas del centro”, aseguró la mujer que administra un almacén de ropa.

El contrato de esta obra se firmó en el 2015, pero solo hasta abril del 2017 empezó su construcción. “Cuando llegamos a la Alcaldía, le faltaban nueve estudios para su construcción y fue necesario suspender el proceso. La sacamos adelante a pesar de las serias dificultades que tenía, y no vamos a permitir que el incumplimiento de los contratistas afecte al Distrito y a los ciudadanos”, afirmó Mantilla.

Según la funcionaria, los problemas financieros solo son atribuibles al contratista y esto no ha significado un sobrecosto para el Distrito. Este contrato es por 41.821 millones de pesos y dentro de los diseños está la construcción de 33.520 metros cuadrados de espacio público, y 1,1 kilómetros de ciclorruta.

Este medio se comunicó con el ingeniero responsable de la obra, pero él manifestó que no se pronunciará al respecto.

Primera fase

El primer tramo de esta obra que va desde la calle 10.ª a la avenida Jiménez se terminó en el 2015, pero durante su ejecución el contratista enfrentó crisis financiera, multas y prórroga, y llegó a incumplir el pago a trabajadores y proveedores. Esta obra costó a la ciudad poco más de 15.800 millones de pesos.

La administración pasada se abstuvo de recibir a completa satisfacción la obra, y la actual administración tomó la misma actitud: se niega a liquidar el contrato debido a los problemas que quedaron como remates de las losas de mármol, el adoquín se desprende y hay líos con museografía.

JOHN CERÓN
@CeronBastidas
Johcer@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA