Registrate o inicia sesión para seguir tus temas favoritos.

Bogotá

Gaitán: un abogado que escogía los casos más difíciles

Aparte del de ‘la ñapa’ y de la masacre de las bananeras, Gaitán asumió defensas ya olvidadas.

Portada de EL TIEMPO sobre Gaitán

En 1924, cuando Gaitán ya ejercía el derecho, EL TIEMPO le dedicó su portada a la intervención del joven abogado en un caso de asesinato.

Foto:

EL TIEMPO

Por: EL TIEMPO
07 de abril 2019 , 09:42 p.m.

El 31 de julio de 1924 reseña EL TIEMPO en primera página, a dos columnas, con el título “El crimen de la calle 22”, un resumen de las intervenciones de Jorge Eliécer Gaitán en defensa de Roberto Martínez y un hombre de apellido Vélez Lora, acusados de asesinar a un señor Barrera Philips. En la octava audiencia, relata el periodista que Gaitán hace un paréntesis para hablar de la esposa del muerto, señora Zúñiga de Barrera, señalada de instigar a Martínez y a Vélez al crimen.

(Un rasgo del derecho como lo concebía Gaitán era el análisis desde la psicología y los factores sociales, aporte de la escuela positivista italiana de Enrico Ferri, a cuya academia fue más tarde para especializar sus estudios. Valga esta aclaración para explicar los rumbos de la argumentación de Gaitán, que hoy puede parecer un tanto extraña).

“(...) quiero referirme a las palabras que se han oído aquí con relación a la señora Zúñiga de Barrera –dijo Gaitán, al comenzar su intervención aquel día–. Señores Jueces, no la conozco, ni quiero conocerla, pero eso no obsta para que vuelva por ella en cumplimiento de un deber de conciencia, valientemente, tenazmente, con todo el calor de mi honrada convicción”.

Señores jueces, se está prejuzgando en el asunto, y yo quiero pedir para ella el respeto y la consideración que se la debe. Y no quiero aparecer haciendo un papel de sentimentalista vacuo; no, señores, porque hay una gran diferencia entre el sentimentalismo y el sentimiento; y aquel no es sino el rabulismo de este. Aquí se dijo, para atacar a la señora Zúñiga, que la justicia no debe tener corazón. Pero ¡ay de la justicia que no tiene corazón! (...)”.

“A su amparo, detrás de ella, hay cinco niños, sobre los cuales recaerá el peso de insinuaciones justas o injustas, sobre ellos, que no tienen por qué pagar los pecados u opiniones de los demás.

El señor Agente del Ministerio Público decía que ella era una instigadora del crimen, que no lo concebía sin su participación, porque era la más interesada en la muerte de don Roberto. (...)”.

“Yo pido un poco de calma, un plazo para juzgar a esta señora a quien se tacha sin fundamento, por una cuestión moral de difícil apreciación. Pero, señores jueces, supongamos por un momento que esta señora sí expresó alguna vez la idea de que para mejorar la suerte de sus hijos era necesaria la muerte de Barrera Philips. Coloquémosla en la más grave de todas las hipótesis. Pero, y eso sería un delito? No; sería un sentimiento que tiene su explicación, puesto que la madre, por el bienestar de sus hijos, puede llegar a todos los extremos y debe llegar hasta los máximos sacrificios. En ese caso sería necesario que se nos probara primero que esa idea de la señora Zúñiga fue la causa eficiente de la consumación del delito, y no habría causa eficiente mientras no se hubiera participado en la ejecución, habría que probar la relación de causa a efecto, lo que se dice y la verdad de esas aseveraciones”.

“El público aplaude emocionado –anota el narrador–. Martínez llora copiosamente, y el doctor Gaitán es felicitado con efusión por sus amigos. Al cabo, el juez agita la campanilla para indicar que continúa la sesión”.

EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

""
Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA