Bogotá

Con radicación en la CAR se inició fase final del POT

Usos de la reserva Thomas van der Hammen, los cerros orientales y el área rural entraron en estudio.

Proyecto de POT propone dividir localidades más grandes | CityTv
Reserva Thomas Van der Hammen

EL TIEMPO

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO ZONA 
21 de noviembre 2018 , 04:54 p.m.

El proyecto de revisión y ajuste general del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) fue radicado este 19 de noviembre ante la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca y la Secretaría Distrital de Ambiente, para la concertación de los permisos ambientales que se requieren a nivel regional y distrital antes de su formulación final.

Con esto se inicia la última etapa del POT que definirá el modelo de crecimiento para Bogotá en los próximos 12 años, según explicó la Secretaría Distrital de Planeación, entidad encargada de su construcción.

Los temas que requieren la aprobación ambiental son los usos y manejos que tendrá la reserva Thomas van der Hammen, los cerros orientales y el área rural de la capital, la cual representa 123.000 hectáreas de suelo, es decir, el 75 por ciento del territorio.

Una vez termine la concertación ambiental –que, aunque no tiene tiempo límite, se espera concluya en cuatro meses–, será presentado ante el Consejo Territorial de Planeación Distrital el proyecto con los ajustes que surjan de la CAR y la Secretaría de Ambiente.

Ahí, el POT estará durante 30 días para recibir aportes del Consejo Territorial, el cual es un ente consultivo conformado por cerca de 100 personas que representan diferentes sectores de la sociedad, como gremios, ediles y representantes de la propiedad horizontal, entre otros.
La formulación final del plan, con todos sus ajustes y aportes, será presentada ante el Concejo de Bogotá para su aprobación. El cabildo tiene 90 días para aceptarlo o rechazarlo.

Si se cumplen estos tiempos satisfactoriamente, el POT estaría listo en el segundo semestre de 2019, a mediados de julio.

“Es la primera formulación y revisión general que habrá del POT en Bogotá en 18 años, porque el del 2000 tuvo una modificación en el 2003, una recopilación en el 2004 y unos intentos de ajustes después, pero esta es la primera vez que se logra”, dijo Andrés Ortiz, secretario de Planeación.

Es la primera formulación y revisión general que habrá del POT en Bogotá en 18 años,

Los grandes proyectos

Según Planeación, el reto del nuevo POT es hacer de Bogotá una ciudad densa, compacta y cercana, lo cual implica que deje de crecer en las periferias, especialmente en la Sabana. La idea es que se renueve, se creen viviendas en el centro y que el sistema de transporte la conecte con eficiencia.

Entre los grandes proyectos estratégicos del POT para cumplir con los retos están Ciudad Norte
(Lagos de Torca, Ciudad La Conejera, Ciudad Arrayanes y Ciudad Encenillos); Ciudad Río, Ciudad Usme y Lagos de Tunjuelo.

Además, se destaca la construcción de la primera línea del metro, la continuación de las redes de las troncales de TransMilenio (hay en estudios y siete diseños).

“Hay otros proyectos detonantes que buscan aprovechar la localización de intervenciones públicas a gran escala para impulsar la transformación de sectores de la ciudad. El más ambicioso es la alameda Entre Parques, que conectará el parque El Virrey con el río Bogotá, a través de la calle 63, la renovación del antiguo ‘Bronx’ y la renovación que habrá en torno al metro”, explicó Ortiz.

El proyecto más ambicioso es la alameda Entre Parques, que conectará el parque El Virrey con el río Bogotá, a través de la calle 63

Una ciudad multiusos

Otro de los cambios significativos del POT será el de los usos del suelo, porque se propone que los barrios tengan oferta comercial, residencial y de servicios.

“En los barrios netamente residenciales solo será obligación que haya jardines infantiles y hogares geriátricos; los bares serán ubicados en zonas de impacto de diferentes sectores, y proponemos que las grandes avenidas sean bulevares en los que haya vida comercial”, añadió Ortiz.

En cuanto a los parqueaderos, no habrá un mínimo, pero no podrán ser en primeros pisos para que no se pierda el potencial comercial de estos y van a contar como área construida; además, los antejardines serán públicos.

Tres modelos de ocupación y la conexión con la región

El primer tipo de ocupación que reconoce el POT es el regional, compuesto por Bogotá, Cajicá, Chía, Cota, Funza, Mosquera, Madrid y Soacha, los cuales conforman, según Planeación Distrital, una red de asentamientos interdependientes entre sí y están conectados por el río Bogotá.

Por otra parte, a Zipaquirá, Facatativá y Fusagasugá los establece como nodos suprarregionales o grandes cabeceras con conexión con Bogotá.

Como megaobras de conexión regional queda planteado en el POT un túnel en la calle 100 hasta La Calera para conectar con la vía a Cáqueza y tener así una segunda alternativa para ir a Villavicencio.

A su vez, dice que es urgente unir Bogotá con la región por el norte con la avenida Boyacá hasta Chía, y unirla con la autopista Chía-Cajicá-Zipaquirá, y una doble calzada en la calle 170 hasta Cota.

Para unir oriente y occidente proponen la avenida 63 de los cerros orientales al Río Bogotá hasta la autopista Siberia-Funza, además de la avenida de las Américas con Mosquera hasta Mondoñedo.

En el sur se plantea un soporte a la autopista en la avenida Ciudad de Cali, para que esta llegue a Soacha.


El segundo modelo es el de ocupación urbana, en el que concibe la densificación compacta, densa y cercana de la ciudad y en la que las construcciones deberán entregar espacio público en la mismas zona en las que se levanten.

La tercera ocupación es la rural, que debe estar integrada a la ciudad pero ser protegida y sostenible.

La ruralidad y localidades más pequeñas

Para el nuevo POT, las áreas urbana y rural de Bogotá deben estar conectadas estratégicamente y garantizar la interacción, recreación y el disfrute de las personas.
En este sentido será fundamental el proyecto del sendero de Las Mariposas, el cual pretende atravesar los cerros orientales con un camino ecoturístico y es una de las concertaciones ambientales que está revisando en este momento la CAR.

Además, en localidades como Ciudad Bolívar y Usme, según explicó Planeación, se pretende aumentar el área rural.

Y, en general, se duplicó el área de conservación ambiental, puesto que Bogotá contaba con cerca de 80.000 hectáreas de áreas protegidas, entre humedales, montañas y áreas forestales, y con la modificación del POT tendría 400 hectáreas más.

Por otra parte, el POT recomienda que se creen por lo menos cinco localidades nuevas mediante la división de las cinco grandes localidades de Bogotá (Suba, Kennedy, Engativá, Ciudad Bolívar y Bosa), para mejorar la gobernabilidad.

En tal sentido, así como en la creación del Área Metropolitana de Bogotá, cuya importancia se recalca en el documento, el POT es únicamente consejero y no depende de él que estos proyectos se realicen; sin embargo, sí coordinó su formulación con los POT de la Sabana.

Vanessa Perea Bonilla
EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA