Bogotá

La odisea de entregar cada día 739.000 refrigerios escolares en Bogotá

Una flota de camiones en 129 rutas sale desde seis plantas con los alimentos de los niños.

Refrigerios escolares

Son las 4 a. m.: esta máquina da 70 golpes por minuto para empacar refrigerios. En esta planta se embalan 450.000 al día.

Foto:

Hugo Parra / EL TIEMPO

26 de noviembre 2017 , 02:48 a.m.

Son las 6:32 de la mañana y Ana Cabanzo comienza a pedalear más fuerte por la ciclorruta de la avenida Boyacá. En la calle 12 A, donde funciona la sede B del colegio Distrital San José de Castilla, hace un giro, esquiva peatones, ciclistas y llega al portón: baja a toda carrera a Lizeth, su pequeña de 4 años que viaja sentada en la barra. De pronto la niña abre sus inmensos ojos color miel y fija su mirada en el camión estacionado a la entrada de su colegio.

Dos hombres con tapabocas blancos, uniforme color caqui, delantal y una malla que cubre el pelo descienden del vehículo marcado con el número 67 y que tiene la leyenda: ‘Transporte de alimentos’. Abren la puerta de furgón refrigerado. Está a menos de 6 grados de temperatura. La niña sonríe, sus ojos bailan de alegría. Se saborea. Todos reímos. Ella sabe que llegaron los refrigerios que, sin falta, les despacha el Distrito.

A diario y durante todo el año escolar, en Bogotá circulan 129 rutas, en caravanas de camiones con temperatura controlada que transportan poco más de 739.000 refrigerios para los niños de los colegios públicos de 19 localidades.

Esta es una operación sistemática, la más grande de este tipo que se realiza en Colombia, y que requiere la coordinación milimétrica, la concentración de relojero y la supervisión de más de 340 interventores y que cuenta con el apoyo de 17 aprendices del Sena para hacer llegar frutas, bebidas, cereal y postre de buena calidad, y que se despachan casi que de forma simultánea desde seis diferentes puntos de la capital. Ningún niño se puede quedar sin refrigerio de acuerdo con la solicitud que hace cada rector. Cuando esto pasa, se arma la de ‘Troya’ en todo el sistema.

Wilfer Bravo, el conductor del camión 67, y Eduard Forero, su ayudante, llegan casi siempre a la misma hora con los 150 paquetes para los estudiantes de 3 a 5 años de primaria de la institución de Lizeth. El camión transporta otros 3.000 refrigerios para las otras sedes y que debe repartir antes de las 9 de la mañana. Luego retorna a la planta para cargar de nuevo y repetir el recorrido pero esta vez para la jornada de la tarde.

EL TIEMPO llegó en la madrugada hasta la planta más grande de la ciudad ubicada por los lados de la carrera 80 con calle 16 en la zona industrial, visitó las instalaciones y luego de constatar el batallón de personas que allí trabaja, realizó el recorrido a bordo del 67. Ese día eran quesitos, mandarinas, yogur de una reconocida marca y bizcochos de chocolate o ‘brownie’. Se veían provocativos, limpios y frescos.

Inversión en los niños

A las 2:30 a. m. salen los primeros alimentos con rumbo a las partes más alejadas de Bogotá como Usme, Ciudad Bolívar, Bosa y Usaquén. En promedio, desde el sitio donde estuvimos, salen veinte rutas cada hora. Las primeras en partir son las que cubren las zonas rurales y los colegios más distantes de la ciudad con el fin de evitar trancones y garantizar, claro, que los niños reciban su refuerzo alimentario que les aporta el 22 por ciento de la carga calórica. Y es que muchos estudiantes salen de casa sin probar alimento.

Esta es una inversión pública de 400.000 millones de pesos al año. Solo en frutas se mueven algo así como 630 toneladas al mes entre bananos, mandarinas, granadillas, mangos, y que hacen parte de los 74 alimentos que están en una tienda virtual de donde la Secretaría Distrital de Educación echa mano para armar los menús que van a los colegios.

En total hay 46 proveedores que suministran productos de primera calidad de las marcas más importantes y reconocidas en el mercado, un tema que en años anteriores estaba en manos de un puñado de intereses particulares. Pero ya no. Su impacto es de tal magnitud que la actual Administración Distrital decidió, de la mano de la plataforma Colombia Compra Eficiente, cambiar el modelo de contratación para hacerlo más eficiente y mejorar los estándares de calidad, con resultados como el que se conoció esta semana: el Ministerio de Educación (MEN) ubicó a Bogotá en el primer lugar al calificar el Programa de Alimentación Escolar (PAE) con el 98 por ciento de cumplimiento en la calidad, oportunidad, recepción y demás garantías del servicio para los niños.

En otras palabras, Bogotá tiene el mejor programa de alimentación escolar (PAE) del país. Para tener una idea de lo que estamos hablando, en Colombia se entregan 5 millones de raciones diarias de comida. Porcentualmente, la que se entrega en los colegios públicos de la capital representa el 25 por ciento de todos los alimentos que se reparten en la Nación. Y los padres, los profesores y, los más importantes, los niños reconocen los cambios.

Sin embargo, en su momento el nuevo modelo de licitación para la alimentación no fue bien recibido por algunos sectores donde incluso se llegó a bloquear la salida de camiones a repartir. En todo caso, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) adelanta investigaciones para determinar si antes había algún cartel que jugaba con los alimentos de los niños.

A toda esta logística que se repite a diario, las 24 horas del día, y con vigilancia en el cumplimiento de las Buenas Prácticas de Manufactura (Resolución 2674 de 2013) y que en esa planta está por el 97 por ciento, se suma la otra actividad: comida caliente.

Hay 173.000 niños, incluidos los de la localidad 20 de Sumapaz, que reciben cada día desayuno y/o almuerzo con una inversión de 87.000 millones de pesos al año en 129 comedores. Además, hay dos comedores móviles en operación (se espera que sean seis al finalizar esta administración) que cuentan con dispensadores de jugo, peladoras, baño de María, estanterías, muebles para productos de aseo, extractor de olores, de humo y dos ventanas para entregar y recibir menaje con una inversión de 2.200 millones de pesos.

HUGO PARRA
EL TIEMPO@hugoparragomez

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA