Bogotá

Razones por las que una ciudad logró tener todos sus buses eléctricos

En Shenzen (China), los buses que funcionan con diésel son historia. Ahora siguen los taxis.

Buses eléctricos en el mundo

En Bogotá, distintos sectores han pedido buses eléctricos para TransMilenio.

Foto:

Archivo. EL TIEMPO

Por: Felipe Motoa Franco- EL TIEMPO
06 de noviembre 2018 , 06:30 p.m.

Lo que antes se veía como una situación extraída de la ciencia ficción se convirtió en realidad en Shenzen (China): esta es la primera ciudad del mundo cuya flota de buses del transporte público funciona por completo con energía eléctrica. El último automotor de este tipo que funcionaba con diésel o gasolina contaminantes fue retirado de circulación en diciembre del 2017.

Ese logro marcó un hito en la carrera internacional por la migración hacia las energías limpias, pues no se trata de una ciudad mediana o pequeña, sino de una megaurbe con casi 12 millones de habitantes.

Para hacernos a la idea del tamaño del proceso basta con decir que hoy circulan por las calles de esta población, en el sur del gigante asiático (vecina de Hong Kong), 16.359 buses, y ninguno genera emisiones contaminantes. Es decir, ahora sus ciudadanos respiran un aire más limpio.

El proceso les ha tomado nueve años a las autoridades de la ciudad, inversores y privados, en un trabajo que empezó desde el 2009, cuando el Gobierno Central chino seleccionó 13 localidades del país para marcar la vanguardia en este tema, dentro del Programa para una Nueva Energía Vehicular. Las inversiones, que no se detienen, han sido millonarias: solo en el 2017 el Gobierno entregó 490 millones de dólares en subsidios para la adquisición de nuevos buses eléctricos y la construcción de estaciones de recarga.

En los principales barrios y zonas estratégicas han dispuesto 501 estaciones de carga, con una capacidad para atender 8.000 vehículos, lo que garantiza suministro constante para esta flota de transporte. Para que un vehículo de estos llene su batería, por completo vacía de energía, se requieren dos horas de conexión.

En un artículo publicado por el medio Shenzen Daily se explica cómo, aparte de hacer la transición energética, los conductores del servicio público fueron capacitados para entrar en la dinámica que se trata de implementar con esta movilidad sustentable: pensar siempre en los ciudadanos. Hasta ahora, la Comisión de Transporte de la ciudad ha indicado que no se han presentado problemas con las conexiones ni con la demanda.

En cifras, el impacto ambiental es tenaz: estos automotores usan 73 por ciento menos energía que un vehículo impulsado por diésel, es decir que son más eficientes; en un año, la flota evitará el consumo de energía equivalente a lo que producen 366.000 toneladas de carbón corriente, y se dejarán de arrojar al aire 1,35 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Estos automotores usan 73 por ciento menos energía que un vehículo impulsado por diésel

Taxis limpios

El nuevo objetivo de esta urbe vanguardista se centra en la migración de la flota de taxis, que también se encuentra en un alto nivel de avance. A la fecha, más de la mitad de los carros que prestan este servicio se movilizan impulsados por electricidad.

El número de taxis eléctricos es de al menos 12.518, en una flota de 20.190 autos. De hecho, hay zonas en las que está restringida la circulación de aquellos que usan combustibles fósiles, como medida que ha ayudado a estimular la transición entre los operadores.

La fecha para que el ciento por ciento de estos automotores opere con la energía limpia tampoco es lejana: en el 2020 ningún auto de este tipo podrá arrojar emisiones contaminantes.

“La ampliación de las flotas eléctricas en el servicio público juega un rol fundamental en nuestro propósito de mejorar la calidad del aire y ofrecerle una ciudad amable a nuestra gente”, le expresó la Comisión de Transporte a Shenzen Daily.

Otras a la vanguardia

Si bien el caso de Shenzen, reconocida por ser la base de grandes emporios tecnológicos, no cuenta con precedentes en ninguna parte del mundo, lo cierto es que no es la única con avances. Aunque en escala menor, hay otras ciudades chinas que dan pasos significativos con el reemplazo de buses. Estas son Guangzhou, con al menos 438 automotores; Shaoyang, 272; Hefei, 640, y Hengyan, 400, solo por citar las más avanzadas.

En contraste, la potencia que le compite en occidente, EE. UU., aún da pasos tímidos al respecto, pues solo se cuentan por decenas los reemplazos de vehículos que se han dado hasta hoy. A pesar de ello, siguen con la vista puesta en esta meta, que es una de las tantas de la Nueva Agenda Urbana, firmada en el encuentro Hábitat III, en el 2016.

A propósito, la ciudad de Nueva York (EE. UU.) abrió, a principios de este 2018, un programa exclusivo de evaluación de comportamiento de sus buses eléctricos, con la idea de dictar una política pública más amplia que incremente la migración hacia la energía limpia.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Felipe Motoa Franco
En Twitter: @felipemotoa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA