Bogotá

Vientos del occidente y humedad del sur causan vendavales y granizadas

El lunes hubo un aguacero con granizo en el centro y parte del norte y en el sur un vendaval.

Vientos y vendavales en Yomasa

Alrededor de 130 predios resultaron afectados por los fuertes vientos que levantaron techos en el barrio Yomasa.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

09 de enero 2018 , 07:26 p.m.

Con este, ya son 18 los vendavales y microtornados que en el último año han sacudido el clima en la ciudad y han arrancado tejados, cubiertas y se han llevado hasta la ropa de las terrazas. Muchos ciudadanos se han visto aterrorizados por estos fenómenos al ver pasar las tejas de zinc sobre sus cabezas.

El último fue el pasado lunes festivo a la media tarde, cuando fuertes vientos levantaron las tejas de 98 predios de los barrios Santa Librada y Yomasa, en el suroriente. Se calcula que las velocidades del viento estuvieron por encima de los 50 kilómetros por hora en su punto más alto.

Sin embargo, las cifras de lo que pasó en este último sitio no son oficiales debido a que en ese sector de la ciudad no hay estación de monitoreo que permita establecer qué fue lo que pasó a ciencia cierta, más allá de las imágenes de video y los testimonios de testigos y ciudadanos afectados.

Pero este no es el único fenómeno que se ha presentado en los últimos días. El pasado 31 de diciembre, a pocas horas de comenzar el año nuevo, un microtornado levantó los techos de varias casas del sector de Niza, en el noroccidente, al otro lado de la ciudad. Los vecinos que estaban de paseo y resultaron afectados tuvieron que regresar de urgencia de sus vacaciones para atender la emergencia.

Hasta ahora, en ninguno de los casos se han reportado víctimas, pero sí daños materiales que han sido atendidos por los organismos de socorro y gestión del riesgo. El sector de la ciudad donde más ha habido vendavales es Ciudad Bolívar, donde el Instituto Distrital para la Gestión del Riesgo (Idiger) ha atendido cinco de los 18 casos registrados.

Vientos y vendavales en Yomasa

Se entregaron 981 tejas de zinc con amarres, kits de limpieza y un bono de mercado.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Pero lo que ha llamado la atención de los expertos en el clima es que, además de la condición atípica que se evidencia en esta época, debido a humedad que ingresa desde el suroriente como resultado de una fuerte actividad de frentes fríos y bajas presiones desde el hemisferio sur, y que ha causado fuertes lluvias, granizadas y tormentas, ahora hay otro fenómeno aún más extraño que los tiene preocupados: se trata de vientos y humedad provenientes desde el occidente, un fenómeno nunca antes visto para esta época del año y que causa condiciones de abundante nubosidad.

La situación se evidencia cuando en las mañanas hace un sol picante y la ciudad amanece brillante, pero a las pocas horas se comienza a oscurecer y todo cambia. Luego se desgaja un aguacero con granizada como el que cayó este mismo lunes en el centro y parte del norte, mientras que en el sur los fuertes vientos eran implacables contra las tejas de las casas de los vecinos de esos barrios.

Así las cosas, si bien es extraño que llueva por esta época con granizada producto de la humedad del sur, es más extraño aún que se presenten esos microtornados o los vendavales como consecuencia de cambios de presión entre la nubosidad descrita y la superficie del suelo (por calentamiento), lo cual se traduce en fuertes vientos giratorios. Toda esa conjugación de estados del clima lo que provoca es un choque térmico que termina con aguacero, granizada, vendaval o microtornado; en todo caso, fenómenos difíciles de predecir.

“Los vendavales como los que hemos tenido en Bogotá son una especie de microtornados que se producen por el choque del aire húmedo desde el oriente con las masas de aire que soplan desde el occidente. Y al chocar las dos masas de aire, lo que hacen es formar grandes nubes de desarrollo vertical, a las que en el argot técnico se las conoce como de tipo cumulonimbus. En su interior, esas nubes llevan una cantidad de energía que da paso a las tormentas; también llevan granizo, y digamos que en ocasiones, por calentamiento, generan cambio de presión entre la superficie del suelo y la base de la nube, lo cual hace que se produzcan esas fuertes corrientes de aire ascendente en forma giratoria”, afirma el experto Christian Felipe Euscátegui Collazos, jefe de y alertas del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

Aún no se sabe si esta mezcla es producto del cambio climático, pero sobre lo que sí alerta el ingeniero Euscátegui es que estos serán fenómenos que muy seguramente se presentarán con más frecuencia no solo en Bogotá, sino también en el resto del país.

BOGOTÁ
En Twitter: @BogotaET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA