Bogotá

Mantener el estado actual es lo peor para la Van der Hammen: Baptiste

La directora del Instituto Alexander Von Humboldt explica observaciones que hizo a la propuesta.

reserva Thomas van der Hammen.

Vista panorámica de algunos sectores de la reserva Thomas van der Hammen.

Foto:

Carlos Ortega y Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Por: Bogotá
31 de octubre 2018 , 06:16 a.m.

Lo peor que le puede pasar a la reserva Thomas van der Hammen, en el norte de Bogotá, es mantener un statu quo en el que priman la incertidumbre y la falta de acciones, y en el que los terrenos se van ocupando e invadiendo ilegalmente.

Esa es una de las conclusiones de la directora del Instituto Alexander Von Humboldt, Brigitte Baptiste, tras evaluar la propuesta de la alcaldía de Bogotá, que busca cambiar el trazado actual (aprobado en el 2011) y ampliar el área de 1.396 a 1.710 hectáreas y las zonas de protección de 634 a 1.104 hectáreas, en el marco de un proyecto de desarrollo planificado y ordenado del borde norte de la ciudad.

La experta habló con EL TIEMPO tras la entrega de un concepto, en el que le sugiere a la alcaldía fortalecer el tema de conectividad funcional de la reserva con aspectos como la georreferenciación y cuantificación de las especies que hay que proteger en el área, y la identificación de lo que requiere ese espacio y que podría ser desarrollado con los cambios que se están proponiendo.

“Como Humboldt creemos que un proyecto como el de la alcaldía puede ser la mejor solución, siempre y cuando lo ajustemos”, dijo la experta.

En el documento entregado a la alcaldía, el Instituto Alexander Von Humboldt advierte que “es importante evaluar los posibles efectos de los modelos de ocupación en el área y en el contexto de toda la Sabana”, y “caracterizar adecuadamente la demanda de servicios ecosistémicos por parte de los diversos actores locales y externos a la actual reserva, con el fin de evaluar su integración en diferentes escenarios, prevenir conflictos y facilitar la participación”.

La mayor preocupación de Baptiste, y del Instituto, es que se pueda verificar si la propuesta nueva es garantía de que es mejor y si vale la pena correr el riesgo de adoptarla.

“Lo que querríamos desde el punto de vista de biodiversidad y de conservación es garantizar que las poblaciones de las especies amenazadas y típicas de la Sabana van a sobrevivir dentro de la reserva o afuera de ella”, dice, y complementa: “Hoy no tenemos información sobre eso, no sabemos mucho de lo que pasa ahí”.

...nos gusta mucho que en la zona hay suficiente campo para reorganizar el territorio

En su concepto, lo positivo de la propuesta de la alcaldía es que moviliza el tema, y eso da la posibilidad de entrar en un escenario de gana-gana, pues al mantener las cosas como están “se pierden las oportunidades de conservación y de hacer un urbanismo de calidad y de ordenamiento territorial. Eso acaba convirtiéndose en un territorio de nadie”.

“Lo otro que nos gusta mucho de la propuesta es que en la zona hay suficiente campo para reorganizar el territorio, no le tenemos miedo a la realinderación desde el punto de vista ecosistémico”. En su concepto, “hay espacio para la convivencia” y “no hay que amarrarse al diseño original de la reserva”.

Para la directora del Von Humboldt, el diseño financiero propuesto por la alcaldía es interesante, y debe ser considerado, porque a la hora de hablar de restauración o de comprar predios hay que tener claro de dónde saldrán los recursos.

Brigitte Baptiste

Brigitte Baptiste, directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt.

Foto:

Cortesía Instituto Humboldt.

La propuesta de la alcaldía es que los privados aporten los dineros y los suelos para ampliar las áreas protegidas y para restaurar y conservar, a cambio de derechos de construcción.

Por ello, el Humboldt considera que hay que saber cuáles, cuántas y dónde están las especies y de qué tamaño es su población, de tal manera que sea posible medir el impacto que recibirán dentro y fuera de la reserva, y plantea que la pregunta que hay que responder es “¿para qué?”.

“Es para preservar especies endémicas de los humedales de la Sabana. Eso sería lo que hay que garantizar, y no se está garantizando con el modelo actual”, responde. Y agrega que el proyecto (de la alcaldía) muy fácilmente, con unos escenarios, lo puede garantizar.“El proceso de construcción de una reserva es positivo para la ciudad, todos queremos que exista una gran reserva natural, regenerada, reconstruida, porque eso es lo que hay que hacer”, concluye Baptiste.

Lo que el Humboldt cree que hay que complementar
  • Evaluar posibles efectos, tanto internos como externos a la reserva, de la ocupación del suelo, en las escalas local, urbana y regional.
  • Actualizar la línea de base de la biodiversidad y servicios ecosistémicos para poder modelar los efectos de la posible intervención.
  • Caracterizar de manera adecuada los servicios ecosistémicos de actores internos y externos a la reserva.
  • Definir objetivos más precisos de conectividad funcional a escala de la reserva y de la Sabana.
  • Desarrollar un programa de monitoreo que permita evaluar y ajustar los objetivos planteados teniendo en cuenta el POT.
  • Incluir todas las entidades públicas, la academia y la sociedad civil para que aporten en los diseños de los paisajes.

REDACCIÓN BOGOTÁ 
Síganos en Twitter: @BogotaET y en Facebook BogotaET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA