Bogotá

‘Bogotá nos une’: Ángela Garzón

La concejal explica las propuestas con las que busca ser alcaldesa de Bogotá.

Ángela Garzón

La concejal Ángela Garzón, precandidata a la Alcaldía de Bogotá por el Centro Democrático.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Por: Bogotá
28 de enero 2019 , 06:43 a.m.

La concejal de Bogotá por el Centro Democrático, Ángela Garzón, respondió un cuestionario de EL TIEMPO en el que explica las propuestas con las que busca ganarse el aval de su partido político para competir por la Alcaldía de Bogotá.

Cuál es su propuesta o propuestas inamovibles para esta campaña?

La prioridad es invertir en educación pública y privada, con la cual se transforma la ciudad y la sociedad. Cuando hablo de educación también me refiero a cultura ciudadana. Hace 15 años tuvimos un proceso de transformación cultural muy importante, pero eso se ha ido perdiendo.

También debemos trabajar en la seguridad. La mayor tasa de delincuentes son menores de edad, niños reclutados alrededor de los colegios, en los entornos escolares. Aunque hay programas para atender este problema, y todos los años hemos pedido presupuesto para este tema, seguimos con problemas. La educación que tienen nuestros niños los hace frágiles. De otro lado, aunque tenemos cupos, no hay una educación de calidad. Solo tenemos un 14 % de jornada única en Bogotá.

Debemos recuperar la cultura ciudadana en temas como el presupuesto participativo. Eso no se hace desde la primera alcaldía de Antanas Mockus

Yo creo que los colegios por concesión son una gran apuesta; los defiendo, pero también defiendo que los colegios distritales deben ser mejores. Yo salí de un colegio público, el de la Universidad Nacional; siempre ha estado entre los primeros del país. Debemos recuperar la cultura ciudadana en temas como el presupuesto participativo. Eso no se hace desde la primera alcaldía de Antanas Mockus.

Hay que hacer rendición de cuentas, pero no la que hacemos en el Concejo, o la que hace el alcalde que es solo como para cumplir la ley, sino salir a las localidades para mostrar el avance de los proyectos. La polarización nos ha hecho mucho daño; luchar contra esta es otro de mis pilares. Mi eslogan será ‘Bogotá nos une’, porque eso es lo que tenemos en común, sin importar el estrato, la profesión o el género.

¿Cuál es su propuesta en el tema de seguridad?


Mi propuesta es atención prioritaria para niños y jóvenes, (pues) así prevenimos temas de inseguridad. Además, atender situaciones de forma focalizada y por sectores. En una misma localidad hay problemas distintos. No hay que hacer un gran trabajo de inteligencia para hallar las ollas porque sabemos dónde están. Hay que erradicar los puestos de artículos robados, los sitios de trata de personas y de explotación sexual.

La inteligencia es importante, no solo de organismos especializados sino de Ejército y Policía. Hay que tener mano dura con los delincuentes, respetando los derechos humanos. También hay que facilitar la denuncia. Ir a una URI es tan desgastante que mucha gente desiste. La aplicación A Denunciar de la Fiscalía tiene problemas. Nosotros aprobamos un acuerdo de reingeniería de las Comisarías de Familia para ayudar en esto, pero solo ha funcionado en el papel.

No se necesitan más leyes, toca actuar. Vamos a cumplir un año y no se ha hecho nada por falta de recursos y personal idóneo. La justicia también falla en la reincidencia. La autoridad coge a un tipo y los vecinos lo ven a los días en el mismo lugar cometiendo el mismo delito. El policía a veces prefiere recibir dinero de los delincuentes que someterse a sus amenazas.

El pie de fuerza es un problema y hay que mejorarlo, pero yo empezaría por focalizar a los policías que hay. Uno de los problemas más grandes es la ausencia de policías de infancia y adolescencia. Solo hay 229 para tres turnos, incluyendo administrativos. En los colegios, cuando llaman a denunciar un caso de violencia sexual o venta de droga, avisan a las autoridades pero a los planteles no puede entrar un agente que no sea de esta dependencia, por lo que se demoran en atender las denuncias.

Acá hay oficinas del crimen, también carteles mexicanos. Toca trabajar con Procuraduría y Fiscalía. No hay que convivir con ellas, hay que erradicarlas. En TransMilenio funcionaría el trabajo de una policía encubierta, y en los barrios, los frentes ciudadanos, que sirven cuando todos los miembros de la comunidad se unen, como en La Macarena.

¿Cuál es su opinión sobre el metro elevado? ¿Lo apoya o no?

Hay que construir sobre lo construido. El TransMiCable de Ciudad Bolívar es un ejemplo. Este lo ideó Mockus en el Plan Maestro de Movilidad de su primera alcaldía, lo contrató Petro y lo desarrolló Peñalosa. Lastimosamente, hoy tengo escepticismo con el metro. No sé si el alcalde logre hacer la licitación. La mayoría de obras que él anunció que se iban a hacer y que están financiadas por cupo de endeudamiento ya deberían estar licitadas, como en el caso de la Ptar Canoas o la troncal de la av. Villavicencio. Según el cronograma, esto no ha pasado. El alcalde que llegue, que espero ser yo, debe priorizar obras, hablar menos y hacer más. La ciudadanía debe volver a creernos.

¿Qué opina de la reserva forestal Thomas van der Hammen?

El modelo de Enrique Peñalosa para la Thomas van der Hammen no me gusta. Una de las justificaciones para ese proyecto y el del agua en los Lagos de Torca es el crecimiento de la población de la ciudad, pero el Dane ha dicho que la población no está creciendo como se creía y que, más bien, son los adultos mayores los que van a predominar.

Tampoco creo que la reserva sea un potrero; hay que propender por su recuperación, aunque sí es cierto que durante años se construyó allí sin ningún control

Tampoco creo que la reserva sea un potrero; hay que propender por su recuperación, aunque sí es cierto que durante años se construyó allí sin ningún control. Hay que pensar en la sostenibilidad ambiental de la ciudad. Yo replantearía el proyecto con la ayuda de expertos.

¿Cuál es su propuesta para hacer realidad los temas de Bogotá-región?

Tenemos un marco legal llamado la Región Administrativa y de Planeación Especial (Rape), pero no ha funcionado. Planeación Nacional, que tiene que hacer la secretaría técnica, no ha dado resultados. El problema histórico es que gobernadores y alcaldes han peleado políticamente. Hay temas importantes como la movilidad, la seguridad alimentaria, la competitividad, las peleas entre los municipios y la ciudad por impuestos. Hay que superar los egos políticos.

Cómo enfrentar la apatía y la desconfianza de los ciudadanos?

La política cambió en Bogotá, en Colombia y en el mundo. La gente quiere más verdades que carreta. Hay que llegarles a los ciudadanos con propuestas claras. La sociedad está cansada de la polarización. Tenemos que salir a las calles. Hay que recibir con beneplácito las críticas. La gente no quiere que le vengan a imponer ideas.

REDACCIÓN BOGOTÁ
Twitter: @BogotaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA