Archivo

POCILLO DÍAZ, DE LOS LIBROS A MILLOS

Siempre se ha empleado una frase de cajón para definir los Juegos Intercolegiados: son el semillero del deporte nacional . Y la verdad es que lo son. De allí han salido grandes figuras como John El Pocillo Díaz, volante de Millonarios, que en 1989 hizo parte de la preselección colombiana que más tarde lograría un cupo para el Mundial de Italia-90.

24 de abril 1992 , 12:00 a.m.

El Pocillo recuerda con nostalgia aquellas tardes lluviosas en que debía salir del colegio Austuriano del Norte con su maleta llena de libros, el uniforme, los guayos, varios vendajes y alguna pomada caliente, de esas que hacen arder la piel y cuyo olor penetrante llega hasta los pulmones. Vuelven los Intercolegiados El futbolista no estará hoy en el desfile inaugural de los Juegos Intercolegiados de Bogotá- Copa Colombiana , que comenzarán a partir de la 8 a.m. en el estadio El Campín.

Sin embargo, más de 10.000 jóvenes se pasearán con sus uniformes esperando alcanzar en el futuro un lugar dentro del historial deportivo del país.

En este ocasión las expectativas son mayores, ya que se inscribieron 771 equipos de 240 colegios, mucho más de lo que los organizadores esperaban.

Por ejemlplo, en fútbol se tenía previsto cupo para cien escuadras. Sin embargo, llegaron 125 solicitudes. En béisbol la idea era tener 20 equipos, pero pidieron cupo 28. En fútbol de salón se esperaban 50, y resultaron 138.

Pero los casos más sorprendentes son los de baloncesto y voleibol, en ambas ramas. Para cada uno de estos deportes esperaban 72 equipos. Finalmente, recibieron 271 y 209 solicitudes, respectivamente.

Ante esta cifras, los organizadores tuvieron que cerrar las inscripciones. Y ayer, en horas de la noche, se iba a discutir en los diferentes congresillos técnicos cuál sería la mejor forma de poner a competir hasta septiembre a estos muchachos.

Para este gran montaje ha sido indispensable el apoyo que Postobón le ha dado a Coldeportes-Bogotá. Quizás porque la compañía de gaseosas ya ha entendido que en los colegios es donde está el potencial deportivo del mañana. Del colegio a Millonarios De allí salió El Pocillo , a quien encontramos ayer practicando con Millonarios para el clásico del domingo.

Uff! Aquellas épocas , exclamó. Su vista se perdió entre el verde aceitunado de los cerros orientales y calló por unos segundos.

En 1984 yo jugaba con la selección del Asturiano del Norte y el profe de Educación Física nos inscribió para el Intercolegiado de ese año. Teníamos la intención de salir campeones.

Los partidos los disputábamos a muerte. En cada pique uno quería entregar el alma.

Sin embargo, la fortuna no nos sonrió y fuimos eliminados en las semifinales .

El Pocillo queda cabizbajo. Quiere decir algo, pero no lo consigue. Explosivamente levanta la cabeza: Pero no todo fue malo para mí. En esos partdidos fue donde me di a conocer.

Yo jugaba como puntero derecho, era muy veloz y tenía buen desborde. Por eso se fijaron en mí.

Me llamaron a jugar con el club Maracaneiros. Allí me tocó actuar de volante y algunas veces hasta de lateral derecho .

Esa polifuncionalidad lo llevó a la Liga de Bogotá y más tarde a las divisiones inferiores de Millonarios. Su facilidad para adaptarse a cualquiera de las zonas le permitió salir adelante.

Llegó a la primera división en 1988. Luego fue cedido una temporada al Once Caldas y desde hace dos años es titular en el onceno azul.

El caso de Díaz es similar al de Eduardo Pimentel, Eduardo Niño y Alfonso Cañón, por citar algunos futbolistas. Pero los Intercolegidos de Bogotá también han servido para que varios deportistas hallan continuado con el deporte en universidades de Estados Unidos.

Por ello, a los Juegos Intercolegiados- Copa Colombiana se les debe dar todo el realce y la importancia que merecen. Para que de allí sigan saliendo los grandes deportistas de Colombia.