Archivo

ASESINADO DIRECTIVO DE ASPU

Raúl Peña Robles, secretario de la Asociación Sindical de Profesores Universitario (Aspu) y asesor de la Vicerrectoría Académica de la Universidad del Atlántico, fue asesinado de dos impactos de bala a las 5:30 de la tarde de ayer frente a su residencia situada en la calle 65 número 44-62, barrio Boston de Barranquilla.

31 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Dos desconocidos que se desplazaban en una motocicleta le dispararon en el tórax cuando el educador salía en su vehículo, una camioneta Renault 12 Breack, color azul de placas RDA 025.

No sabemos si se trata de un atentado por su investidura de líder sindical o si es un homicidio de la delincuencia común para robarle sus joyas o el vehículo , declaró ayer en la escena del crimen el vicerrector académico de la Universidad del Atlántico, Sixto Granados.

De acuerdo con testigos los delincuentes se le acercaron, le dispararon y huyeron a toda velocidad por la carrera 44 con calle 65.

Peña Robles quedó con vida y logró salir del automotor, caminó unos cincuenta metros y cayó muerto frente a una casa diagonal a la suya. El educador y líder sindical contaba con 50 años y era natural de Barranquilla.

Para sus compañeros de la Universidad del Atlántico el asesinato es condenable porque Raúl Peña Robles nunca utilizó el liderazgo sindical como factor de oposición contra ningún sistema. El sólo se preocupaba por la calidad académica y la equidad laboral en la comunidad de profesores , reiteró Sixto Granados.

El profesional asesinado tenía 23 años de estar vinculado a la Universidad del Atlántico, donde gozaba del cariño de sus compañeros que siempre lo contaban entre sus directivos sindicales. Hace algunos años se desempeñó como presidente de Aspu.

Heriberto Lombana, presidente de la Asociación de Educadores del Atlántico (Adea), condenó el crimen y destacó en Peña su pasión por los libros.

El era el hombre de la información, siempre permanecía con sus folderes, con sus datos, en los que almacenaba todo lo que concernía a la actividad del profesorado , agregó Lombana.

Raúl era un hombre de paz, su himno en cuestión de música popular era precisamente el tema Paz de la orquesta Flamboyan, que dice No quiero guerra, queremos paz . Ese era su espíritu , puntualizó el vicerrector académico Sixto Granados.