Archivo

GUAQUERO DE LEYENDAS KOGUIS A TRAVS DEL ARTE

La colección de ensamblajes Dueba Chi Muligaba ( Las Palabras de Los Antiguos , según el lenguaje de los koguis), de Luis Alberto Enrique Agresott González, recientemente exhibida en el Museo del Oro de Cartagena de Indias, representa sin lugar a dudas otra prueba del polifacetismo del artista y de la constante exploración que este hace de nuevos mundos que contribuyan a enriquecer el universo de sus creaciones.

30 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Pero este conjunto de trabajos no constituye una mera acreditación más para la carrera del artista, que el pueda anexar a su dossier, como si tal cosa . Esta obra tiene vida y misión propias. Tiene historia.

Basada en las leyendas propias de la rica cosmogonía y cosmología del pueblo Kogui de la Sierra Nevada de Santa Marta, Las Palabras de Los Antiguos es un libro abierto que permite aproximarse al rico y fértil raigambre de las tradiciones antiguas indígenas y, al mismo tiempo, disfrutar de una experiencia estética diferente y novedosa en su diseño y en su concepción.

Leyendas tales como la del origen del hayú (la coca), la de como Aldahuiku y Seijaldanka fueron los responsables de que las enfermedades se regaran por el mundo o la de Seijuanka --el atlas kogui -- quien sostiene el peso del mundo, se pueden leer en las secuencias lineales de metal dorado y fundido con fondo negro, dispuestas a manera de comic, que Agresott escogió como material primario para su obra.

Agresott visita de esta manera la Sierra Nevada con la mente y la imaginación, después de haberla tocado con sus manos, invitado por un experto guaquero o saqueador de tesoros indígenas, que quiso hacerle partícipe de sus latrocionios culturales, unos años atrás.

Agresott hizo su descenso, de regreso a nuestro mundo --el de los hermanitos menores --, sin tesoros en sus manos, pero con la semilla de una idea en su mente. De esta semilla nació el conjunto de obras que hace poco se pudieron ver exhibidas por vez primera en Cartagena.

Más allá del éxito con que el pintor delínea una nueva propuesta estética, este conjunto de ensamblajes representa un vehículo cultural integral, completo en sí mismo y genuinamente articulado, según ha sido reconocido por uno de los mamos o sacerdotes del pueblo Kogui, que ha tenido oportunidad de apreciar el trabajo de Agresott y dialogar con el artista.