Archivo

NUEVAS CASAS A VÍCTIMAS

Aun cuando el olor a muerte todavía ronda en el barrio Los Almendros de Arroyo de Piedra y las lágrimas siguen corriendo por el rostro de muchas personas, la esperanza y la fe no están del todo perdidas.

29 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Las familias que sobrevivieron a la explosión del gasoducto encontraron la solidaridad no sólo de sus coterráneos, sino de la Nación, la Gobernación del Atlántico y la Alcaldía de Luruaco.

Tratar de mitigar la pena de las 36 familias afectadas no será fácil, no obstante ese es el propósito del gobernador Rodolfo Espinosa Meola, quien en la mañana de ayer se trasladó hasta el corregimiento de Arroyo de Piedra, en compañía del viceministro de energía, Felipe Riveira; con el fin de llevar una palabra de aliento a los damnificados.

Con la promesa de que en mes y medio tendrán una casa nueva, con mejores acabados y excelentes servicios, el Gobernador reanimó a quienes el domingo lo perdieron todo, a quienes las llamas les quemó sus viviendas, enseres, más no a las personas que perdieron hijos, madres, hermanos...

De manera inmediata tenemos que construir 14 viviendas, 6 quedaron totalmente destruidas y ocho deben ser demolidas, el resto las haremos en el transcurso del próximo año , expresó el mandatario seccional, durante el recorrido que realizó a la población.

Pero la administración quiso ponerle el pecho de inmediato a la tragedia dando al servicio un estanco para la entrega de víveres. Habrá arroz, granos, aceite y otros alimentos durante 45 días, que es el tiempo que calculamos será de emergencia , sostuvo Espinosa Meola.

Dijo que en principio la Gobernación asumirá los costos de la tragedia, pero aclaró que más adelante la empresa Promigas se hará cargo de éstos. De igual forma el jefe del Departamento informó que mañana, cuando hayan concluido los trabajos de reparación de la tubería del gasoducto, efectuarán una fumigación de mosquitos.

Algo que no quiso dejar de mencionar Espinosa Meola es la gran colaboración de los habitantes de Arroyo de Piedra para con las víctimas, por eso comentó que valoro el civismo de la gente de esta población que no permitió que los afectados se quedaran en albergues, sino que se los llevaron para sus casas .

Y es que el día de la tragedia, la Gobernación había dispuesto que las familias fueran trasladadas a dos escuelas, el comedor escolar y la sala de maternidad.

Otro servicio que recibirán los pedranos será el de terapia sicológica y siquiátrica porque como manifestó el Gobernador es importante que la comunidad reaccione y vuelva a la normalidad .

Mientras tanto, el viceministro de energía, Felipe Riveira, tras mostrarse preocupado por la emergencia, anunció que la Nación ayudará en el proceso, cada vez que la administración departamental lo solicite.

Sobre las causas que pudieron ocasionar la explosión del gasoducto, Riveira aseguró que hasta el momento no se descarta ninguna alternativa, desde que un elemento externo haya afectado las redes, las obras de construcción que se está realizando en la zona, un intento de robo de gasolina confundiendo la tubería de gas con el poliducto y una fuga no corregida por la empresa de servicios.

El alcalde de Luruaco, Isac Vásquez, también estuvo acompañando a las víctimas y dando instrucciones para la atención de heridos.

El mandatario municipal ordenó la instalación de un puesto de emergencia para recibir a los damnificados, entregarles medicinas, víveres y escuchar sus peticiones.

Y así, entre palabras de apoyo y de consuelo, las víctimas de la explosión pasaron el día de ayer, no sin antes volver al sitio de la tragedia y recordar como en pocos segundos perdieron lo que habían construido durante años de vida.