Archivo

NIDALIA: A BARRER EN E.U.

Luego de dos años de estar peleando , Industrias Nidalia por fin recobró la libertad que alguna vez tuvo para vender sus escobas de fibra de sorgo en los Estados Unidos.

29 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

En efecto, una comunicación del 15 de diciembre pasado firmada por la ministra de Comercio Exterior, Martha Lucía Ramírez de Rincón, le informa a Nidalia que 12 días atrás una proclamación del presidente Bill Clinton levantó la medida que limitaba a 12.000 docenas el ingreso de escobas colombianas de fibras de sorgo.

La medida --vigente desde noviembre de 1996-- pretendía proteger la producción interna norteamericana de este tipo de escobas, pero --según dice la carta de la Ministra--: la industria doméstica de los Estados Unidos productora de escobas de sorgo no progresó positivamente, ni hizo los ajustes necesarios para enfrentar la competencia extranjera , de allí a que se resolviera reabrir el mercado a la producción extranjera.

En este nuevo escenario, las perspectivas de Nidalia --única empresa del país que produce escobas de fibra de sorgo-- son enormes.

Por dos años, estuvo produciendo lo estrictamente necesario para cumplir la cuota, porque si bien podía aspirar a vender más, cualquier escoba adicional tenía que pagar el 33 por ciento de arancel.

La única escoba que todavía gozaba de libertad en los Estados Unidos es una que llaman de juguete por su tamaño. La producción en esta referencia aumentó y llegó a ocupar la mitad de la oferta, pero con todo y eso, Nidalia sólo trabajaba el equivalente a cuatro meses para cubrir la producción de un año.

Pero ahora, con el levantamiento de la restricción, las escobas de esta empresa barranquillera invadirán los Estados Unidos y se podrá pasar de 350.000 a 500.000 unidades en el primer año, y a más de un millón de unidades en el segundo año.

A la Zona Franca Ante esta exigencia de producción, las instalaciones de Barranquillita --a tres cuadras del caño del Mercado-- se van a quedar cortas, por lo que la meta de corto plazo para el presidente, Francisco Nussbaumer, es mudarse a un local en la Zona Franca, donde hay más espacio disponible y se puede gozar de algunas otras ventajas.

La empresa está generando hoy 75 empleos directos, pero en un horizonte de corto plazo puede llegar a generar 4.000 con una inversión que no superaría los 8 millones de dólares.

Otro de los sueños de Nussbaumer es retomar el cultivo interno del sorgo escobero. Al principio, cuando con ese sorgo Nidalia comenzó a reemplazar el alpiste en la producción de alimento para pájaros --su razón de ser original--, se disponía de unas 400 hectáreas; pero con las dificultades internas del sector agropecuario, se volvió mejor negocio traer el sorgo desde Méjico.

Fuera de eso, ya comenzó a reemplazarse con madera local el pino hondureño que se usa para fabricar los mangos de las escobas. También se ha diversificado la línea de escobas y se está usando material proveniente de la yuca para intercalarlo con la fibra de sorgo en las cerdas de las escobas.

Con la producción del otro año, se espera lograr exportaciones más allá del millón y medio de dólares. Este año entraron por ese concepto unos 840.000 dólares correspondientes a 350.000 escobas de las grandes.

Por ahora, nosotros nos conformamos con el mercado de Estados Unidos porque tenemos todas las ventajas frente a Méjico, que es el primer exportador , sostuvo Nussbaumer, quien explicó que para ingresar sus escobas, los mejicanos tienen que pagar 6 ó 7 dólares por docena, lo que significa 5.000 dólares por un contenedor.

El levantamiento de las restricciones en Estados Unidos significan que Colombia vuelve a gozar de la preferencia arancelaria bajo la Ley de Preferencias Arancelarias Andina (ATPA) que beneficia a los países del grupo Andino, y ocurre que Nidalia no sólo es la única empresa de Colombia, sino del área continental andina, que produce escobas de fibra de sorgo.