Archivo

JAIRO ANÍBAL, APROBÓ EL KINDER

Al finalizar un año es común que en todos los sectores se hagan balances con el fin de determinar si las operaciones del año fueron satisfactorias o no. En las empresas el balance lo hacen los contadores. En Tunja, el balance se lo hicieron al Alcalde Jairo Aníbal Díaz Márquez, o mejor, a su gestión en 1998, siete concejales y algunos representantes de las comunidades. Entre lo bueno y lo malo, la balanza se inclinó en favor del mandatario pese a que no pegó un solo ladrillo en todo el año.

29 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Tres concejales liberales, dos conservadores y dos independientes, calificaron a Díaz Márquez con un aprobado. Entre las comunidades, pese a que dialogó con casi todas las Juntas de Acción Comunal de Tunja, Díaz tiene opositores y contradictores. Hay quienes dicen que fue cumplido con sus promesas de campaña y que dejó algunas obras y propuestas en varios barrios de la ciudad. Otros en cambio, no quedaron muy contentos, especialmente por las medidas que aplicó y que afectaron a los vendedores ambulantes, comerciantes de bares y discotecas, quienes lo rajan. El comercio organizado lo aprueba.

Ediles califican 1 Alejandro Camargo, conservador.

Lo bueno: es haber colocado orden en el municipio y haber trabajado para recuperar la credibilidad de la administración en las comunidades. Atacó de frente el desgreño, la anarquía y la crisis al interior de la alcaldía.

Lo malo: no haber cumplido con algunas metas del Plan de Desarrollo, especialmente en vías, educación y salud.

Isnardo Camacho, liberal.

2 Isnardo Camacho, liberal Lo bueno: es un alcalde bien intencionado. Se ha caracterizado desde el principio de su gestión por los buenos propósitos, su humildad y su voluntad de trabajar con todos. Ha sido buena la orientación que le ha dado al Plan de Ordenamiento Territorial, ha trabajado para poner orden al caos urbano y del tránsito y tratar de organizar las finanzas del municipio.

Lo malo: le ha faltado más gestión para jalonar recursos en medio de la crisis económica que viven los municipios. No se puede quedar en que no hay plata , es necesario que diseñe la mejor estrategia para la obtención de recursos.

3 Dagoberto Jiménez, liberal.

Lo bueno: Díaz Márquez acertó con el manejo que le ha dado hasta ahora al presupuesto del municipio. El trabajo que realizó con las comunidades fue positivo en la medida que las incorporó en la búsqueda de soluciones a sus necesidades.

Lo malo: pese a que hay crisis económica le ha faltado gestión para conseguir los recursos necesarios para continuar con obras inconclusas como la Avenida Primero de Mayo.

4 Hipólito Montero, liberal.

Lo bueno: tratar de contratar en condiciones de transparencia y legalidad. Ha hecho una buena gestión para reducir el déficit presupuestal heredado de la administración anterior que estaba en 5 mil millones de pesos y ahora está en 3 mil. Pese a la difícil situación de iliquidez, consiguió pagar 2 mil millones de varias deudas anteriores.

El manejo que le ha dado al Plan de Ordenamiento Territorial ha sido bueno, especialmente en cuanto a los costos que este demanda.

Lo malo: No pegó un solo ladrillo. Demasiada prevención para contratar, influenciado tal vez, por los desaciertos del ex alcalde Arias Molano. Muy demorado para decidir la realización de obras necesarias para la ciudad. Tiene demasiados amigos y familiares trabajando en el POT y le ha faltado organizar en obras públicas, aspectos como el mantenimiento de maquinaria y el destino de recursos para adquisición de combustible.

5 Ismael López, movimiento independiente Vamos Colombia.

Lo bueno: Es un alcalde que ha actuado con honestidad y respeto, y estos factores, de entrada, han facilitado el entendimiento tanto con los miembros de la corporación como con la comunidad. Pienso que dadas las condiciones en que recibió la administración, Díaz la ha sabido sortear y todo lo que propuso e inició este año se puede decir que fueron buenas intenciones y propósitos. Habrá que esperar si el año entrante esas buenas intenciones cristalizan. Por ahora, se le abona sus buenos propósitos.

Lo malo: como no hay plata las limitantes para que ejecute obras han sido inmensas y él no las ha superado.

6 Libardo Carvajal, conservador.

Lo bueno: Bien intencionado. Quiere hacer las cosas bien. Ha sido consecuente y noble en el ejercicio de su gestión y eso le ha facilitado el entendimiento con la comunidad y con el Concejo.

Lo malo: no concretó una sola obra.

7 Javier Araque, independiente.

Lo bueno: estudió y analizó con seriedad la búsqueda de soluciones para los problemas y necesidades de la ciudad. Me parece que está en esa fase y ha sabido escoger un grupo de profesionales trabajadores y eficientes para adelantar su plan de gobierno.

Lo malo: Le ha faltado agilidad a su equipo económico para conseguir recursos y ejecutar un gran número de proyectos estancados por falta de plata.

De la gestión de Díaz maruqez, hay dos aspectos que en opinión de los representantes de algunas de Acción Comunsl no lo favorecen. Una, el hecho de no haber solucionado el problema de vías e inseguridad en muchos barrios de la ciudad. Otra, que con sus charlas en los barrios creó expectativas que hasta ahora no se han concretado en nada. Le reconocen al Mandatario, la buena voluntad y el interés de conocer de cerca sus necesidades y de acercar más a las comunidades con su administración.

En conclusión, el primer año para Díaz Márquez fue de exploración y estudio. En 1999, tendrá que concretar muchas obras y proyectos.