Archivo

VELAS QUE INSPIRAN PINTURAS AL VIENTO

Camilo Calderón, de profesión pintor, vive en un tercer piso a la vuelta de la calle Larga, en el callejón Vargas, entrando por el portal de las Animas.

07 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Después de esas indicaciones se empieza a imaginar el visitante qué sitio va a conocer.

Calderón es uno de los artistas plásticos que participa en el Primer Festival de Arte Memoria e Imaginación , que se realiza en Cartagena por estos días y hasta el 18 de diciembre.

Aparte de los espectáculos de danza contemporánea, en este Festival de Arte se podrá asistir a exposiciones de pintura y escultura, talleres, conciertos musicales y obras de teatro.

Calderón, uno de esos pintores que expone desde el sábado en el Museo Naval, comenta sobre su obra, me apoyo en el dibujo, la escultura y en los medios que me permiten proyectarme con color, forma y textura. Busco a mis observadores y los capturo con una obra actuante y transportadora que cuestiona, desgarra, se entrega y se desdobla .

Nacido a cientos de kilómetros en las frías tierras de Boyacá, ahora Calderón contempla desde su taller el lugar donde hace siglos llegaban los galeones, muchos de ellos cargados de esclavos y contrabando: la calle (antes playa) del Arsenal.

Como otros cientos de artistas que han escogido Cartagena para descubrir los colores que guarda el atardecer, Calderón desde su estudio captura los colores empezando desde adentro.

Mi rito no convencional se inicia con un proceso introspectivo, canalizo energía, la potencializó y me integro como un catalizador , comenta Calderón mientras camina por las escaleras de hierro al aire libre que llevan hasta el estudio y la casa.

Lleva tan adentro la pintura Calderón que tiene en la baranda de las escaleras una guía con la forma de sus manos pintadas, para poder subir cuando está pasado de tragos y no correr ningún riesgo.

Calderón expone en este Festival de Artes con una serie de cuadros llamados Pinturas al viento , que fueron inspirados por la relación que ha tenido con los pescadores de la Tenaza.

Los pescadores, el mar, el viento, la necesidad de las velas, el anzuelo, el trabajo, el amanecer, el sustento diario, todo ha llegado hasta la última fibra de su alma.

Y desde misma fibra el artista ha devuelto la inspiración en las once velas-cuadros que componen su exposición.

La obsesión por la búsqueda de nuevos destinos dentro del arte, empujó, como el viento, a que Calderón hiciera sus cuadros en forma de esas rústicas velas que navegan en el mar Caribe desde la madrugada hasta el mediodía.

Mientras recorre su amplio taller blanco sin fines en las paredes, el pintor comenta que una de sus grandes ilusiones es encontrar y plasmar esa intensa luz amarilla de mercurio del mediodía cartagenero.

Para llevar a cabo esta exposición y contagiarse de esa realidad, Calderón debió madrugar más de una vez a las cuatro de la mañana. A esa hora es que se reúnen los pescadores antes de hacerse a la mar.

Este evento en el Museo Naval, en el que también participa el pintor Rafael Dussan con la exposición titulada En común, el cuerpo , se inauguró con un espectáculo de danza en el Monumento a los Océanos, por parte de la compañía proyecto El Puente.

La inauguración de la exposición terminó ahí en el monumento con otro acto, la entrega de varias velas para trabaja r a esos pescadores de La Tenaza que inspiraron la serie Pinturas al viento .