Archivo

OTRA LUZ DE ESPERANZA AL SUR DE BOLÍVAR

La respuesta del ministro de Defensa, Rodrigo Lloreda Caicedo, en el sentido de que el Gobierno nacional está interesado en invertir en obras de desarrollo en el sur de Bolívar, representa una luz de esperanza para los habitantes de esta zona, dijo ayer el gobernador Miguel Raad Hernández.

03 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El funcionario, quien se reunió el pasado martes con el Ministro de Defensa, aseguró que confía en los buenos propósitos del Gobierno central y que espera que la ayuda prometida se canalice lo más pronto posible.

Para el mandatario de los bolivarenses, es importante que Lloreda Caicedo haya aclarado que la acción de la Presidencia no se limitará exclusivamente al apoyo militar para combatir a los grupos subversivos e implantar el orden, sino a ejecutar obras que impliquen el desarrollo de la región.

Al tiempo que se concretaban los planes de apoyo a programas sociales, autoridades departamentales expresaron su preocupación por la reciente declaración del Secretariado de las Farc, en la que amenazan con atacar a la población civil de varios municipios del sur de Colombia.

Una fuente de la Gobernación dijo que aunque el anuncio no menciona a Bolívar, no se puede olvidar que en el sur operan dos frentes de las Farc que podrían atacar a la población civil en caso que reciban una orden de sus comandos centrales.

Raad asistió ayer al acto de clausura de la Tercera Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, en la que participaron los miembros de la cúpula militar del país.

Terrorismo sicológico El comandante general de las Fuerzas Armadas de Colombia, general Fernando Tapias, sobre las amenazas de las Farc, dijo que ve extraño que anuncien atacar a la población civil.

Lo que están haciendo las Farc es un terrorismo sicológico sobre la población civil. Sin embargo, estamos alertas y listos a responder militarmente cualquier ataque , manifestó.

Agregó que el mensaje de los subversivos es contraproducente en momentos que se abren las posibilidades de iniciar un proceso de negociaciones para alcanzar la paz.

Por un lado se hace un esfuerzo de paz por parte del Gobierno, la sociedad y los países vecinos, de otro se responde con amenazas, con agredir a la población civil , precisó.

El general Tapias dijo que se sabía que el proceso de paz se podía desarrollar en medio del conflicto armado, pero que lo que no se esperaba era que se tomara a la población civil como objetivo y blanco de acciones violentas.

Lo que está demostrando la guerrilla es voluntad de agredir a la población civil , añadió. De otra parte, desmintió que los acuerdos de colaboración suscritos con los Estados Unidos sobre ayuda militar para combatir el narcotráfico terminen siendo utilizados para la lucha contraguerrillera.

No está contemplada la presencia militar de ningún otro país en Colombia. Lo de atacar a la población civil no es respuesta a nada, es simplemente terrorismo sicológico , observó.