Archivo

UNA ALCALDADA EN TUNJA

Con el término este termino define el punzante humor popular la decisión de un alcalde, que por lo improcedente raya en lo ridículo o lo absurdo.

04 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Hacer puentes donde no hay ríos, pavimentar las vías aéreas, son algunos ejemplos que surgen para describir dichas decisiones, muy comunes en el llamado país del Sagrado Corazón .

Desafortunadamente nuestra querida capital boyacense no es la excepción y por estos días es víctima de una de esas alcaldadas que sólo se le ocurren a la primera autoridad municipal del municipio . O de qué otra manera, pregunto yo, se pueden definir las obras que se están adelantando en el estadio de La Independencia? ...Que no tienen baños, que hay que mejorar las graderías, que si aspiramos a que Lanceros juegue en la A hay que remodelarlo, que hay tribunas muy deterioradas, que no tienen una adecuada zona de prensa... esto y muchas cosas más hemos dicho a los cuatro vientos, aficionados, dirigentes y periodistas.

Pero no!, a la primera autoridad municipal del municipio se le dio por hacerle zona de parqueo. Que forma más alegre de burlarse de la gente y de despilfarrar dineros que él no consiguió, pues como muchos saben, la poca plata que hay disponible para tratar de mejorar el escenario la consiguieron, en su momento, parlamentarios como Oscar Celio Jiménez y Hernando Torres Barrera.

Parqueaderos era lo que menos necesitaba el vetusto estadio de La Independencia, ni siquiera para estacionar el carro del Alcalde, porque nunca va por allá.

Quiénes serán sus asesores en este proyecto? por qué no se ha manifestado el Concejo municipal?.

Si esto sucede con algo tan lógico y sencillo, no quiero ni pensar cómo se estarán manejando los otros temas de nuestra ciudad.

Claro que, como dicen, las cosa hay que tomarlas por el lado amable, ya que si Boyacá hace los Juegos Nacionales del 2000, Tunja dejará de ser la cuna y taller de la libertad para convertirse en la ciudad de los parqueaderos , pues no se les haga nada raro que el Alcalde invierta los dineros que destine la nación, para hacerle estacionamientos al coliseo, al patinódromo y a la piscina y que los inaugure con un almuerzo, expidiendo un decreto en el que gracias a sus facultades legales ordene matar media vaca para hacer una lechona...

*Periodista deportivo