Archivo

A ERICSSON NO LE SUENA LA FLAUTA

Las acciones de Ericsson bajaron en 16 por ciento ayer, luego que el grupo de telecomunicaciones sueco advirtió que registrará una baja en sus cálculos de ganancias y, por lo tanto, se verá forzado a realizar fuertes reducciones en puestos de trabajo.

11 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El anuncio causó nuevos temores en la industria de las telecomunicaciones, luego de las advertencias sobre las ganancias presentadas en septiembre por Alcatel, de Francia, Nortel, de Canadá, y Philips, el grupo de electrodomésticos holandés .

También generó preocupaciones sobre el estado del creciente mercado de la telefonía móvil mundial, lo que provocó caídas en las acciones de Motorola, de E.U., y Nokia, de Finlandia, los principales proveedores del sector, junto con Ericsson.

Asimismo, Ericsson indicó que la reducción de los márgenes en su negocio de teléfonos celulares, junto con la incertidumbre económica general, hicieron que las ganancias del cuarto trimestre se ubicaranentre un 15 por ciento y 20 por ciento por debajo de las expectativas del mercado. Las ventas de todo el año también serán inferiores a los niveles pronosticados.

Los analistas han estado esperando que Ericsson anuncie ganancias para el cuarto trimestre de 930 millones de dólares.

Las acciones de Ericsson bajaron en 38,50 coronas suecas y se ubicaron en 199. Por su parte, los títulos de Nokia registraron una baja de 15 marcos finlandeses y llegaron a 535 marcos, mientras que los de Alcatel retrocedieron en 7 por ciento y cerraron a 665 francos franceses. Las acciones de Motorola disminuyeron 1,5 dólares, es decir 2 por ciento, y se cotizaron a 58,5 dólares en las primeras negociaciones.

Sven-Christer Nilsson, presidente ejecutivo de Ericsson, indicó que un paquete de racionalización de gastos de largo alcance probablemente provoque la pérdida de unos 10 mil puestos de trabajo, es decir, 10 por ciento de la fuerza laboral.

El presidente de Ericsson admitió que la crisis financiera global está afectando algunas de las operaciones de la compañía. El mayor impacto se sintió en Infocom, unidad que le perteneció y que incluye el tradicional negocio de conmutación de teléfonos de línea fija.

Infocom, que ahora forma parte de una nueva división de Public Network, no ha respondido a la intensa reestructuración y se espera que siga registrando pérdidas este año.

Ericsson, el tercer proveedor de teléfonos celulares después de Nokia y Motorola, también indicó que los márgenes de los equipos manuales se reducirán por el cambio en la demanda hacia teléfonos más baratos.

También señaló que los teléfonos de baja especificación eran los preferidos por el mercado para los servicios móviles de pre-pago, que crece velozmente. La tendencia fue particularmente pronunciada en el oeste de Europa, donde una tercera parte de los teléfonos celulares vendidos fueron los llamados teléfonos de entrada .

Mientras que Nokia ha mantenido un estelar crecimiento en sus ganancias este año, con el lanzamiento de nuevos modelos, Ericsson ha sido criticada por su lentitud para introducir nuevas unidades móviles.

Su vulnerabilidad a la erosión de precios se ha agravado por la reducción de los ciclos de vida de equipos manuales, la cual está forzando a los fabricantes a desarrollar nuevos productos con mayor rapidez.

Sin embargo, altos ejecutivos de Ericsson indicaron que no hay planes de seguir adelante con el lanzamiento de una nueva gama de teléfonos celulares pautada para comienzos del próximo año.

Los inversionistas pudieron tener una visión de los problemas de los equipos manuales de Ericsson en julio, cuando la compañía indicó que los precios habían retrocedido hasta en 25 por ciento sobre una base anual.