Archivo

SI NO HAY PEAJES NO HABRÁ AUTOPISTA DEL CAFÉ

Mientras que en Chinchiná se daba sepultura a la joven que murió durante el despeje de la vía con Manizales y se anunciaba que no permitiría la colocación de los dos peajes, en Pereira el viceministro de Transporte señalaba que sin éstos la autopista del Café no se construirá.

11 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Así mismo, en el municipio de Chinchiná, el comité antipeajes, el gobernador de Caldas, el arzobispo de Manizales y la comunidad suscribieron un acta en la que se le pide al presidente, Andrés Pastrana, que ordene el retiro de los dos peajes y el aplazamiento de los trabajos hasta tanto no se encuentre una salida.

El acta es el resultado de una reunión que fue presidida por el Gobernador de Caldas, Tony Jozame Amar, quien al cierre de esta edición revisaba el texto de la comunicación antes de enviarla a la Casa de Nariño.

Además del retiro de los dos peajes, la Gobernación de Caldas, el Alcalde de Chinchiná, Mario Alberto Urrea, el Arzobispo de Manizales, Fabio Betancurt Tirado y el líder del Comité Antipeajes, Oscar Gutiérrez, entre otros participantes en la reunión, le solicitan a Pastrana la suspensión de la construcción de la Autopista del Café hasta que no se llegue a un acuerdo que satisfaga los intereses de todos los afectados por la vía.

Entre tanto el Presidente no ordene el levantamiento de los dos peajes, el bloqueo de las vías no se suspenderá, reiteró el Gobernador y los demás integrantes de la comisión.

Mientras esto ocurría en Chinchiná, en Pereira el Viceministro de Transporte, José Domingo Cabrales, señalaba que si la comunidad no deja instalar los peajes no se ejecutará esta importante vía.

Así mismo, el director de Invías, Gustavo Adolfo Canal, señaló que la vía no se iniciará ya que si ahora incumplen un compromiso firmado por el alcalde de Chinchiná y la comunidad, mucho menos pagarán cuando la carretera este construida.

Alternativa El gerente técnico de Autopistas del Café, Jorge Eduardo Mejía, quien dijo que el proyecto se caerá si se retiran los peajes, pero no se reubican en otros sitios.

Para nosotros es irrelevante el lugar donde se ubiquen los peajes, pero si algunos se levantan se deben instalar en otras partes , dijo Mejía.

Los reclamos de Chinchiná se basan en el hecho de que durante los dos años y medio que tardará la construcción de la vía, y los 21 de explotación de la vía por el concesionario, la población estará cercada por cinco peajes.

Cuatro de esos peajes funcionarán en carreteras construidas hace muchos años: Dos en igual número de vías que conducen a Manizales, uno en la salida hacia Medellín y otro en dirección a Pereira.