Archivo

EMERGENCIA A LA ECUATORIANA

Ecuador se está colombianizando , pero no precisamente por el raído cuento del narcotráfico, sino porque las medidas de emergencia económica adoptadas por Bogotá también fueron tomadas por Quito. El pasado viernes el presidente ecuatoriano, luego de varios días de consultas con sus asesores, firmó el decreto ejecutivo declarando el estado de emergencia. Al igual que en Colombia las opiniones están divididas: la decisión de Mahuad no supera la crisis. Y es que el gobierno ecuatoriano está buscando a todas luces romper el un hito constitucional que prohíbe al Banco Central otorgar préstamos al Gobierno. El presidente Mahuad dijo el jueves de la semana pasado a los medios de comunicación que los 280 millones de dólares que solicitó como crédito al Banco Central como un préstamo urgente serán utilizados en la reingeniería sobre el pago de los intereses de la deuda externa. Los recursos serían destinados a la deuda y no para cubrir otros rubros. Para Mahuad, utilizar esa línea

07 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Reactivación económica De otro lado, se conoció que los ecuatorianos buscan crear entre 35.000 y 45.000 puestos de trabajo con la vigencia de la Ley de Reactivación Económica que, en su articulo 19, exige que las empresas que participen en el proceso de saneamiento de deudas, incrementen en un mínimo del cinco por ciento su planilla de trabajadores.

Esta propuesta que fue introducida en el texto final de discusión en el Congreso no fue rechazada por el Gobierno ni empresarios y, al contrario, es una forma de contrarrestar cualquier intento de las empresas de restringir personal mientras dura su saneamiento.

No obstante, los puestos de trabajo no se pueden crear vía ley o decreto, sino mejorando las condiciones económicas y macroeconómicas del país.

El problema de la falta de empleo es de fondo y tiene que ver con las políticas que vaya adoptando el Gobierno. Y a pesar de que esta cláusula pueda generar gastos adicionales a las empresas, la reactivación dará beneficios que permitirán recompensar esos recursos.

La población económicamente activa (PEA) es de 3,5 millones de personas, de las cuales se estima que el 12 por ciento esta desempleada (800 mil) y el 55 por ciento son subempleados (alrededor de dos millones de personas).

Estas cifras significan que uno de cada tres ecuatorianos están en capacidad de trabajo y tienen un empleo estable. La meta del Gobierno es reducir el desempleo al seis o siete por ciento en 1999.

Las exportaciones de café ecuatoriano cayeron 16,3 por ciento en octubre de este año con relación al mismo mes de 1997. Un informe de la Asociación Nacional de Exportadores de Café dijo que las exportaciones sumaron 113.485 sacos de 60 kilos en octubre de 1998, frente a 135.548 sacos en igual mes de 1997.

Como si la situación actual de la economía ecuatoriana no fuera difícil, al finalizar la semana se hicieron dos anuncios para acelerar su debilitamiento: el descenso de la producción petrolera, y la caída del comercio con la Comunidad Andina.

En el caso del petróleo, el gobierno reveló que la producción cayó 4,07 por ciento en noviembre debido a la falta de mantenimiento de algunos pozos.

Funcionarios de la Dirección Nacional de Hidrocarburos dijeron que la producción promedio bajó a 380.149 barriles por día (bpd) en noviembre, frente a los 396.301 bpd del mismo mes de 1997.

Agregó que con respecto a octubre de 1998, cuando la cifra fue de 387.689 bpd, la producción cedió 1,94 por ciento.

El petróleo ha sido desplazado este año como el mayor generador de divisas para Ecuador, ante la persistente caída del precio internacional del crudo a mínimos de 25 años en términos reales.

En 1997, la producción promedio de petróleo se ubicó en 388.279 barriles diarios.

De otra parte, el mismo gobierno informó que las exportaciones del país hacia la Comunidad Andina disminuyeron en 13 por ciento en los primeros 10 meses de 1998.

Un informe del Banco Central de Ecuador indicó que el valor de las exportaciones bajó a 465 millones de dólares entre enero y octubre de 1998, desde 534 millones en igual período de 1997.

El documento agregó que las exportaciones a Colombia y Perú decrecieron 21,5 por ciento y 9,2 por ciento, respectivamente. Según economistas, el retroceso de las exportaciones hacia algunos países andinos se debe a efectos colaterales de la crisis financiera internacional.