Archivo

EL ORO NEGRO SE DESTIÑE MUNDIALMENTE

El panorama petrolero, tanto nacional como internacionalmente, no sólo es de incertidumbre sino que para muchos es un panorama negro, donde las posibilidades de buenos precios son una utopía. Las dificultades que enfrentan las economías mundiales y la sobreproducción de crudo han provocado una caída sostenible de los precios que han llevado a grandes pérdidas en los países productores. En el caso de Colombia, que había basado sus finanzas en 1998 con un precio promedio de 18 dólares por barril, la pérdida se calcula por parte de Ecopetrol en 800.000 millones de pesos.

09 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

De acuerdo con el panorama internacional, las proyecciones que ha realizado la estatal petrolera para 1999 se hicieron con un precio promedio de 15 dólares por barril, aunque para muchos ese es un precio optimista que podría llevar a aumentar las pérdidas de la entidad.

De hecho los países del Golfo que han basado su economía en el oro negro , ahora enfrentan un gran dilema: una crisis económica o cambiar su modelo que ha tenido como soporte fundamental el petróleo.

Los países del Golfo tienen una elección dolorosa ante sí: habían acostumbrado a su población a las subvenciones, y ese modo de vida debe cambiar , afirma Naji Abi Aad, consejero del Observatorio Mediterráneo de la Energía, con sede en Francia, presente en la conferencia sobre el petróleo en los Emiratos Arabes Unidos.

Según el experto, si no se cambia el modelo, se puede esperar una crisis, primero mediante una presión sobre los tipos de cambio y las monedas de los países del Golfo, cuyos ingresos dependen entre un 50 y 90 por ciento del petróleo, según los casos, y luego con una depreciación aún más fuerte de sus bolsas.

De hecho, el mercado bursátil de Arabia Saudita, primer productor mundial petrolero, perdió más de un cuarto de su valor desde el primero de enero de este año, y el banco central saudita tuvo que intervenir para defender al ryal, mientras que la bolsa de Kuwait cayó 35 por ciento este año y la de Omán 47 por ciento.

Afectados por la caída del precio del barril, que se situó por debajo de los 10 dólares esta semana, los países del Golfo anunciaron medidas para reducir el gasto público, con una serie de privatizaciones principalmente.

Pero sus gobiernos son reticentes ante la idea de reducir las subvenciones de los servicios públicos -agua y electricidad principalmente- y a aumentar sus recursos fiscales, medidas que se hacen necesarias, según Moody s, para paliar la caída dramática de los ingresos.