Archivo

HAGA FÁCIL SU CAMINO AL ASCENSO

Hoy se impone ser competitivo, pero también ceder para llegar más lejos

07 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El ascender dentro de una compañía se ha convertido hoy en una exigencia para muchos ejecutivos.

Y no se trata sólo de solucionar una necesidad económica. También hay otras consideraciones de carácter social, de estatus y hasta aquellas relacionadas con la autoestima, que hacen imperativo para algunos individuos el lograr un cambio de posición.

Pero, en un mercado de alta competencia, cada día surgen más barreras y exigencias que hacen difícil el camino para los ejecutivos jóvenes que buscan escalar posiciones dentro de la organización.

Muchas veces las exigencias para lograr el ascenso no sólo están relacionadas con una buena preparación académica o un amplio conocimiento de los temas. También cuentan otros factores como la personalidad, la imagen que se proyecta y hasta la capacidad de sacrificio demostrada, para cumplir con las metas.

Aunque no existe un catálogo específico con las condiciones que hoy debe reunir un ejecutivo para lograr el ascenso dentro de su compañía, sí se deben tener en cuenta algunos aspectos básicos que facilitarán el difícil camino hacia la cima.

A continuación, señalaremos algunos consejitos que le podrán facilitar su ascenso dentro de la organización.

* Trabajo, trabajo, trabajo.

Una de las primeras consideraciones que debe tener en cuenta el candidato al ascenso, es que salvo contadas excepciones, no se puede escalar sin hacer el mayor esfuerzo. Por eso, aunque su ingreso a la compañía se inició con el trabajo de la fotocopiadora, de auxiliar de oficina, de patinador, o llevando tintos, no tiene que desanimarse. Lo importante es mantener la actitud correcta y buscar aprender al máximo de cada tarea, no importa qué tan trivial resulte.

Aunque obviamente el consejo no puede ser que trate de divertirse con ese tipo de trabajo, hay que sacarle el mejor partido: por ejemplo, si es el encargado de manejar correspondencia, busque aprender al máximo sobre la compañía o el sector específico en que esta se desenvuelve.

* Concéntrese en el negocio.

Hay quienes sin conocer con exactitud el sector donde se mueve la compañía, buscan resultados rápidos que casi nunca llegarán. Lo primero que debe hacer al ingresar a una compañía es tratar de identificar qué, cómo y porqué pasan las cosas de un determinado modo. Una vez tenga esta información, podrá respaldar cualquier sugerencia o proponer una idea innovadora. Si se da la oportunidad, ofrézcase para hacer presentaciones en público sobre su empresa o las áreas de negocio en que esta se desenvuelve.

* Utilice el trabajo virtual.

Cada vez aumenta el número de personas que labora en ambientes no tradicionales. Por ejemplo, si usted es vendedor de una empresa, no necesariamente debe estar sujeto a su escritorio sino que puede utilizar los nuevos equipos que facilitan mucho más su labor diaria. Entre ellos, están el Internet, el correo electrónico , el fax y el teléfono. Si hace buen uso de ellos, podrá aprovechar aún mejor su tiempo pues lo importante es saberse comunicar, no importa a través de qué medio.

* Ojo con las relaciones públicas.

No importa qué tanto trabaje si no tiene en cuenta la percepción que de usted tienen los demás. Por eso, no espere que por inercia los demás noten sus logros: sin pasar al extremo de la inmodestia, es importante que trabaje en mejorar su imagen, en crear su propia fama y buscar que los demás se fijen en su trabajo.

Para ello no requiere un equipo de relaciones públicas, sólo estar bien preparado en todo tipo de temas y enfocar sus baterías a mejorar los procesos de su empresa. Por ejemplo, si encuentra alguna publicación sobre su compañía o sus competidores, pásele una copia a su jefe con una nota diciéndole de qué se trata y quién lo envió. Así, se notará el interés en su compañía.

* No pierda oportunidades.

Mantenerse atento a las oportunidades laborales que se registran en su empresa o incluso fuera de ella, no puede considerarse como una conducta desleal. Si es necesario, ingresa a las asociaciones profesionales, grupos de estudio o de amigos que estén al tanto de lo que ocurre en el mercado laboral. Así podrá conocer de primera mano y a tiempo, qué cargos están vacantes, cuál es el perfil requerido y a quiénes tiene que acudir para alcanzarlo.

* Piense en el largo plazo.

Como en cualquier inversión financiera, usted debe tratar de establecer lazos de largo plazo con las personas o instituciones que pueden ayudarle en su camino hacia el ascenso. Respalde siempre estas relaciones en términos cordiales, de colegaje, compañerismo y lealtad, para que pueda recoger sus frutos posteriormente.

* Reinvente su papel.

Una de las principales características de los personajes que han llegado lejos en sus carreras o son líderes de empresas, es que tienen bien definida su visión. Con frecuencia, estos líderes van más allá de desempeñar su papel diario, y se han interesado por conocer otros proyectos de la compañía, identificando cómo pueden ayudar a desarrollarlos aunque no tengan que ver directamente con su área de trabajo.

Este es un ejemplo a seguir: diseñe propuestas,. encuentre problemas y plantee soluciones, para mantenerse activo y reflejando su interés por la compañía. Establezca contacto con personas que tienen diferentes responsabilidades, para entender cómo se generan los problemas y cómo puede ayudar a solucionarlos.

* Ame su actividad.

Todo trabajo tiene algo bueno y algo malo. Pero trate de fijarse siempre en los aspectos positivos, para que el proceso de aprendizaje sea menos traumático. En su trabajo, busque desarrollar aquellos proyectos que le apasionan, seguir las ideas que le interesan y desempeñar aquellos oficios que le resultan más afines.

Si todavía no ha decidido qué es lo que más le interesa de la vida, trate de documentarse a través de libros, revistas, periódicos o páginas de Internet. Así, podrá identificar la tarea que mejor puede desempeñar.

* Aprenda a manejar a su tiempo.

Tome el control sobre su horario de trabajo, organizando todas las actividades que debe cumplir y sacando tiempo hasta para las cosas triviales. Es importante que busque contagiar de este espíritu a su equipo de trabajo, trazando tareas y fechas límites de entrega, detallando el trabajo y estableciendo las metas y los objetivos que se buscan.

* Enfoque múltiple es la clave.

La gran lección de este proceso hacia la cima, debe ser lograr un enfoque múltiple de la organización. Esto equivale a ver el trabajo de una manera integral, y no sólo desde el punto de vista de su sección, su área de trabajo o incluso su puesto de trabajo.

Trate de escuchar mejor, de ver las diferentes labores que desarrolla la compañía desde una perspectiva global, pues de esta manera podrá entender mejor las conexiones que existen entre los diferentes proyectos que se adelantan en la organización. Con una visión integral, su trabajo tendrá un mejor sentido y usted podrá reunir la experiencia que requiere para ascender.