Archivo

METRO DE BOGOTÁ, RETRASO DE SEIS MESES

La prolongación de los plazos previstos para la realización de algunas licitaciones sumada a la incertidumbre que ha producido la búsqueda, por parte de la Nación, de los recursos que se comprometió a entregar para la realización de la primera línea del Metro de Bogotá han provocado un retraso de seis meses en el cronograma de la obra.

07 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

De acuerdo con Alberto Velásquez, gerente del proyecto Metro, los plazos previstos en los primeros meses de este año para el desarrollo de algunas licitaciones han tenido que ser extendidos pues en la práctica no resultaron tan rápidos de hacer.

Ese es el caso del proceso licitatorio para determinar qué consorcio hará la estructuración financiera y técnica del proyecto, cuyo cierre ha sido postergado en dos ocasiones. Velásquez explicó que fueron los consorcios interesados en obtener la licitación los que solicitaron estas prorrogas.

Se estableció como fecha de cierre el 30 de noviembre pero luego fue postergada para el 9 de diciembre y ahora será el 18 de diciembre.

Esta licitación es la más importante de las siete que se llevan a cabo, pues define el banco de inversión que asesorará al Distrito, desde el diseño del pliego de la licitación de las obras hasta el inicio de las mismas.

Luego de que se elija el banco de inversión, el próximo 25 de enero, éste tardará cerca de seis meses en preparar la estrategia de venta del proyecto a los constructores nacionales y extranjeros interesados.

Por todo lo anterior, la licitación para seleccionar los constructores de la primera línea del metro de Bogotá, cuya apertura estaba prevista para diciembre de este año y su respectiva adjudicación en mayo próximo, queda postergada para julio y diciembre de 1999, respectivamente.

Demanda Otra de las licitaciones que ha sufrido retardos es la del estudio de demanda de pasajeros que tendrá el Sistema Integrado de Transporte Masivo, y que se adjudicará hoy.

A este concurso se presentaron firmas de E.U, Inglaterra, Chile, México, Brasil y Colombia.

Para su selección se tendrá en cuenta dos aspectos, el primero la oferta económica. Para la realización del estudio están dispuestos 1.100 millones de pesos, sin embargo, el Distrito espera que los licitantes lo hagan por menos.

El segundo aspecto es la experiencia técnica de los consorcios en este tipo de análisis, pues la firma no sólo deberá determinar cuántas personas utilizarán el Metro sino el número de pasajeros de las demás modalidades de transporte urbano de la ciudad.

De otra parte, este miércoles se cierra la licitación para los estudios geológicos, topográficos y de redes de servicios públicos.

Quedan por definirse las firmas que se harán cargo de la gerencia mobiliaria de predios, la gestión social, que se definirán en enero.

Mientras, en los concursos para realizar la identificación de predios se adjudicó el pasado viernes uno de los tramos y los dos restantes fueron declarados desiertos.

Finalmente, la licitación para establecer el avalúo de los predios que se deberán comprar para la construcción de la primera línea se cerrará el próximo 20 de diciembre.

Recursos La última palabra pronunciada en público por parte del gobierno nacional respecto al Metro de Bogotá, fue del ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, cuando condicionó la realización de la obra al ajuste fiscal.

Tanto el Ministro como el director de Planeación Nacional, Jaime Ruiz, advirtieron en la Cámara de Representantes que era necesario sanear las finanzas públicas antes de tomar una decisión frente a los aportes a la obra de Bogotá.

Al respecto, Alberto Velásquez aseguró que el acuerdo firmado entre el presidente Samper y el alcalde Enrique Peñalosa sigue en pie.

Recordó que en el Presupuesto de la Nación de 1999 están reservados 87 millones de dólares para la compra de predios. El proyecto tiene un costo superior a los 3.000 millones de dólares.