Archivo

MARÍA EMMA DIVIDE :

07 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

La verdadera discrepancia entre samperistas y serpistas que explotó la semana anterior y que tendrá nuevos capítulos en los próximos tiene un nombre central: la ex canciller y ex candidata a la vicepresidencia, María Emma Mejía. Una vertiente del Partido, la intelectual, está muy inconforme con su designación en la dirección del Instituto de Pensamiento Liberal, IPL, que se supone el órgano ideológico y tiene como función central recuperar las ideas liberales. Los críticos consideran que hay voceros más autorizados para dirigir al Instituto. Pero la cosa no para ahí: creen que el nombramiento de María Emma fue impuesto por el ex presidente Samper, a quien el director del partido, Horacio Serpa, no lo contradice para nada. Otra crítica contra la ex canciller tiene que ver con sus más cercanos asesores: Ricardo Alarcón y Juan Mesa, funcionarios de la cadena radial Caracol, así sea ad honorem. Y una acusación final contra María Emma: se le responsabiliza de buena parte de la derrota liberal al proponer días antes de las elecciones la traída del ex gobernador Alvaro Uribe Vélez, quien a la postre dividió al liberalismo en Antioquia.