Archivo

POLICÍA IMPROVISÓ RUTAS DE CAMIONES

Ayer a las 6:35 a.m. en una esquina del barrio José Antonio Galán, en Bosa, de la puerta trasera de la camioneta Fargo modelo 55, de placas ADI 653, salía una voz que gritaba al centro, al centro .

10 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

El grito no era el del ayudante sino el de un policía que desde una hora antes estaba organizando rutas a los diferentes sectores de la ciudad. Al frente se parqueó una Luv y luego de un corto diálogo entre el conductor y el agente, se improvisó una ruta hacia el norte.

En las colas que se formaron para abordar los pocos vehículos disponibles, las personas se quejaban.

Los transportadores no tienen en cuenta que nos perjudican a los pobres, que no tenemos en qué ir a trabajar , dijo Luz Marina Alzate, que trabaja como cocinera en Cedritos. Parecía tener razón, pues de la fila salía el sonido de un radio donde el locutor reportaba que en el norte la situación no era tan grave.

Fernando Ortiz, un vendedor de repuestos para carros, aseguró que el paro no tenía justificación. En la ciudad hay una viejera de buses que se varan cada rato, a esos el Gobierno los debe sacar rápido , dijo.

Otros sectores En el centro, el panorama no difería mucho. A las 7 a.m. por la avenida Caracas hacia el sur, nuevamente el sector más afectado, eran cientos de personas que esperaban los buses.

En esta avenida algunos policías también paraban a los camiones y furgones para preguntarles su ruta. Si llevaban cupo eran utilizados como transporte gratuito.

Otros uniformados organizaban las filas para tomar las rutas, que eran respetadas como muy poco se ve en la ciudad. Y es que ayer, a diferencia del 25 de noviembre, en la mayoría de las zonas no se presentó la rapiña por los puestos en los vehículos, a pesar de que esta vez circularon menos buses.

Efraín Medina, que vive en Santa Lucía y trabaja en el norte, dijo que ayer había menos gente que necesitaba transporte .

María Elizabeth Cubillos, vendedora de un almacén de cadena, agregó que la gente se preparó mejor. En la cuadra, en Ciudad Montes, un señor sacó su camioneta y llevó a los vecinos y una señora que transporta niños empleó su carro como colectivo , explicó.

Un agente de policía del CAI de Santa Lucía dijo que para el paro de ayer las autoridades se prepararon, pues además de la suspensión de la restricción vehicular, dispusieron de 11 rutas con carros oficiales, de la Policía y del Ejército.

Claro que hay que sumarle la buena voluntad de algunos conductores que facilitaron sus carros , dijo el agente.

Uno de esos fue el conductor del carro de placas AET 109, quien cobró ayer 800 pesos por persona en la ruta que va del centro de Bogotá hasta el cruce de la avenida Boyacá con la vía al Llano.

En ese punto, como de costumbre en los días de paro, se presentó la aglomeración de 2.000 personas aproximadamente que pretendían tomar un bus.

Mucha gente a regañadientes se devolvió, ante la escasez de buses.

La que nuevamente estaba feliz con el paro era Elizabeth, la vendedora de jugos de ese cruce, quien a las 9:30 a.m. otra vez había triplicado sus ventas.