Archivo

JAPONESES DISCUTEN SALIDA RADICAL A ESTRUJÓN BURSÁTIL

Un influyente grupo empresarial japonés le solicitó al gobierno emitir hasta 250.000 millones de dólares de bonos para adquirir acciones corporativas y evitar una caída adicional en el mercado bursátil.

10 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Estos planes, que han sido elaborados por especialistas afiliados al Keidanren, la principal federación empresarial de Japón, podrían dejar en manos del gobierno hasta el 10 por ciento de las acciones del mercado bursátil.

Las propuestas, presentadas por el reputado Instituto de Políticas Públicas Siglo XXI, ha desencadenado una feroz oposición de parte de los funcionarios del ministerio de Finanzas y del Banco Central de Japón, que temen que las mismas pudieran colocar mayor presión sobre el mercado de bonos del gobierno.

Sin embargo, la idea cuenta con el apoyo de algunos miembros del Partido Liberal Democrático (PLD), hoy en el poder, donde los políticos utilizan muchas veces a los influyentes grupos empresariales, como el Keidanren, para impulsar nuevas ideas de políticas radicales.

Aunque los líderes del Partido Liberal Democrático han mostrado poco entusiasmo por adoptar el esquema, las propuestas subrayan el grado de intranquilidad que se siente al interior del gobierno respecto a la debilidad del mercado accionario.

Los funcionarios gubernamentales admiten que, si los problemas económicos de Japón empeoran, las propuestas podrían influenciar la política en los meses por venir.

Un influyente burócrata afirmó que si el mercado bursátil vuelve a caer, habrá mayor apoyo por parte de los políticos a cosas como esas .

Mayasa Miyoshi, un asesor del Keidanren, dijo que Japón necesitaba adoptar medidas urgentes .

El debate relacionado con el mercado bursátil ha sido desencadenado por la considerable caída reciente en el Nikkei 225, el principal indicador del mercado, por debajo de 13.000 puntos en octubre.

Esa situación amenaza con afectar muchas compañías, debido a que los bancos y sus clientes tradicionalmente han mantenido grandes participaciones accionarias en el capital de unos y otros.

Desde que los empresarios le pasaron su propuesta al gobierno, el Nikkei 225 ha rebotado, cerrando en 14.808,2 el martes, y en 14.931 puntos ayer.

Sin embargo, algunos funcionarios temen que el mercado continuará débil, debido a que muchas firmas están tratando de evitar esa participación cruzada (entre instituciones financieras y sus clientes), deprimiendo más los precios.

En los últimos meses, el Keidanren le ha pedido al gobierno compensar este problema mediante la creación de una institución especial para desenmarañar las participaciones accionarias cruzadas sin vender las acciones en el mercado abierto.

Sin embargo, esta propuesta fue parcialmente abandonada debido a que reduciría la base de capital de los bancos según las directrices vigentes del Banco de Acuerdos Internacionales.

Ahora el grupo de especialistas propuso un esquema separado según el cual el gobierno compraría acciones para compensar el impacto de la resolución de las participaciones accionarias cruzadas de las compañías.

Estas compras serían administradas por compañías financieras independientes, y realizadas durante un período limitado.