Archivo

FONDO PARA PAGAR DEUDAS DEL AGRO

Mientras algunos sectores agropecuarios siguen insistiendo en la condonación o reestructuración de sus deudas, como mecanismo para aliviar en algo la crisis que enfrentan, otros creen que la verdadera solución está en sus propias manos.

10 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Para la gobernación del Tolima el hecho de que se haya mantenido tradicionalmente cierto proteccionismo en el sector, con estos mecanismos, ha llevado a que el campesino se acostumbre a que es mejor no pagar sus compromisos y esperar a que el Estado lo haga por él.

Eso ha generado que el círculo vicioso del sector no se pueda romper, pues como los agricultores no pagan , las deudas y la cartera vencida de las entidades ha crecido, lo cual ha hecho que no sólo se carezca de dinero para prestar sino que se califique mal al agricultor para ser sujeto de crédito. Y si el campesino no tiene dinero, no puede cultivar ni tecnificar para mejorar su producción y poder pagar.

Debido al aumento de la cartera vencida en las entidades financieras del Tolima, que al 30 de agosto llegaba a 63.000 millones de pesos y con el fin de romper este círculo vicioso, el gobernador de ese departamento y ex presidente de la Bolsa Nacional Agropecuaria, decidió crear el Fondo de Reactivación y Fomento Agropecuario.

Esta será una entidad de economía mixta, donde el agricultor que quiera refinanciar su deuda deberá convertirse en socio del Fondo mediante el pago del diez por ciento del la deuda. Es decir, que si usted tiene una deuda de 10 millones de pesos, deberá dar un millón para ser socio y acceder a la financiación de su compromiso.

La idea es que la deuda que tienen los socios del Fondo, se negocie con las entidades financieras a fin de que se haga un descuento y se pueda pagar.

De acuerdo con los números que maneja la gobernación, de los 63.000 millones de pesos, 28.000 millones son intereses contingentes, es decir que no han entrado en las cuentas de las entidades financieras por lo cual podrían ser descontados casi que auomáticamente dejando un saldo de 35.000 millones.

Hemos calculado que el descuento que podemos lograr con los bancos y las corporaciones puede llegar a 55 por ciento, quedando un saldo pendiente de 15.750 millones. De ese monto la gobernación aportará 8.000 millones, se calcula que si todos los deudores forman parte del fondo se pueda recaudar 6.300 millones que equivalen al 10% de la deuda y lo restante se recaudará de los municipios y los recaudos parafiscales , explicó el gobernador.

Una vez cancelada la deuda a las entidades financieras por parte del Fondo, los campesinos le deberán cancelar su compromiso a la recién creada entidad.

Para asegurar el pago de la deuda al Fondo, el sistema contempla algunos incentivos que comprometen directamente al agricultor a cancelar. El primero de ellos contempla que el agricultor realice inversiones por medio de capitalización rural en su finca, con lo cual recibirá un descuento hasta del 40 por ciento de la inversión.

Por ejemplo, si invierte cinco millones en la adecuación de la tierra e insumos para los cultivos, recibirá un descuento de dos millones de pesos sobre la deuda que tenga.

Otro de los mecanismos de incentivo será la vinculación del certificado de incentivo forestal al programa. es decir, si el campesino invierte en reforestación recibirá el mismo beneficio del 40 por ciento de descuento.

Así mismo, el fondo pretende contrarrestar la imagen de riesgo que tienen las inversiones del sector, asociándose con quien quiera desarrollar proyectos agropecuarios.

Si alguien tiene un proyecto a desarrollar en el sector pero cree que es muy alta la inversión que debe hacer, el Fondo se asociará a ella para que disminuya el monto que se requiere y así mismo el riesgo del capital destinado a tal fin, explicó un asesor de la gobernación.