Archivo

INVESTIGAN MATRÍCULAS DE TAXIS EN VILLAVO

La fiebre amarilla, como fue denominado el ingreso de unos 1.000 taxis al parque automotor de servicio público en Villavicencio hace un año, tiene un diagnóstico reservado, ocasionado por irregularidades en las matrículas que son investigadas por la oficina regional del Ministerio de Transporte.

09 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Las anomalías salieron a flote al encontrarse taxis que no obtuvieron la matrícula que los autorizaba para prestar el servicio, proceso que se realizó ante la Secretaría de Tránsito municipal.

La regional del Ministerio encontró méritos para abrir investigación porque descubrió que en el libro de registro de números internos o consecutivos y placas (labor que se realizaba de forma manual en la Secretaría de Tránsito) quedaron renglones vacíos que después fueron escritos con la asignación de placas y apertura de carpetas a esos vehículos.

De esta forma, según voceros de la regional, pudieron ingresar al parque automotor de servicio público entre 200 y 300 automóviles.

El director regional del Ministerio del Transporte, Mauro Ernesto Ruiz Monroy, explicó que a pesar de que el Gobierno Nacional congeló el parque automotor de servicio público en todo el país, en Villavicencio continuó la matrícula de taxis.