Archivo

SUSPENSO AÚN PENDE SOBRE CLINTON

No se han hecho esperar las reacciones en favor del presidente Bill Clinton, después de que la Cámara de Representantes dio luz verde al proceso de enjuiciamiento. Ayer, dos ex mandatarios estadounidenses hicieron un llamado para buscarle una alternativa al juicio de Clinton en el Senado, y propusieron una moción de censura.

22 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

nLa declaración conjunta del demócrata Jimmy Carter y el republicano Gerald Ford vino cuando los congresistas republicanos anunciaron a Dennis Hastert, del estado de Illinois, como candidato para nuevo vocero de la Cámara, después de que Bob Livingston, el vocero electo, tuviera que renunciar a causa de revelaciones sobre infidelidades en su matrimonio.

Si el voto de censura se lleva a cabo, Clinton tendría que admitir que mintió bajo juramento, en un intento por cubrir su romance con la ex pasante de la Casa Blanca Monica Lewinsky. Esa opción protegería al titular después de entrega la presidencia. Así no tendría que verse sometido a un juicio posterior.

De alguna manera tenemos que alcanzar una solución que satisfaga a la mayoría de estadounidenses, y que la posteridad apruebe , dijeron los dos ex funcionarios en un artículo para The New York Times.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el sábado dos artículos para enjuiciar políticamente al presidente Clinton, y remitió su caso al Senado para que sea procesado.

Si bien las probabilidades de que dos tercios del Senado condenen a Clinton y exijan su destitución es bastante reducida, lo cierto es que para muchos no es claro si la Casa Blanca podría avalar el voto de censura, toda vez que el presidente ha sido categórico en negar haber mentido bajo juramento.

Entre tanto los sondeos de opinión continúan reflejando el gran respaldo que Clinton recibe del pueblo estadounidense. Además, sus consejeros están considerando retar legalmente los artículos que fueron aprobados en el Congreso para seguir adelante con el proceso de juicio, y su argumento es que éstos fueron aprobados por un organismo que está ad portas de ser reemplazado a partir del año próximo, y que en consecuencia no tiene autoridad, siquiera en el corto plazo.

La situación es aún más complicada si se piensa en el hecho de que los senadores de ambos partidos, que tienen mayor trayectoria, están convencidos de su obligación constitucional de iniciar un juicio de destitución antes de poder discutir cualquier castigo alternativo, como la censura.

Las tasas no bajarían más Hoy se reúne el comité de Política Monetaria de la Reserva Federal, y lo más probable es que este organismo deje intactas sus tasas de interés, de cara a las recientes reducciones en el costo del dinero.

La mayoría de los analistas piensa que el banco central estadounidense se mantendrá vigilante hasta los primeros meses del año, para cuando tendrá un mejor panorama de cómo la crisis que se gesta en muchas economías emergentes afectará el crecimiento interno.

El deseo de no angustiar a los mercados financieros, que ya están nerviosos por las repercusiones que la tensión militar en Irak y el juicio político contra el presidente estadounidense Bill Clinton puedan tener en la confianza del consumidor, debería ser un motivo adicional para que la Reserva no modifique las tasas, dijeron economistas.

La reunión del martes del Comité de Mercados Abiertos de la Reserva Federal pone fin un turbulento año para el banco central de Estados Unidos, que restó importancia al sobrecalentamiento económico y a una mayor inflación, para concentrarse en los peligros de la escasez del crédito y de una recesión interna causado por la agitación mundial.

Ese cambio generó tres recortes de tasas entre septiembre y noviembre de 1998.