Archivo

PODA BUROCRÁTICA AGUARÁ LAS FIESTAS

La poda burocrática que prepara el gobierno nacional podría aguarle las fiestas de fin de año a miles de trabajadores públicos. Y es que con la nueva reestructuración del Estado que planea Andrés Pastrana, lo único que se tienen seguro es que el recorte es un hecho, y que el anuncio se hará en enero próximo después de las fiestas navideñas y que este llegará a todas las entidades del gobierno, incluyendo, ministerios, institutos, departamentos y empresas industriales y comerciales del Estado.

22 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Mientras documentos, como uno reciente de Fedesarrollo, indican que la reestructuración podría dejar cesantes a unos 150.000 empleados del sector central, otros informes de fuentes gubernamentales indican que esta es una cifra sobredimensionada y que el recorte llegará a unos 30.000 trabajadores.

Sin embargo, para la Función Pública, departamento encargado de hacer los estudios para la reestructuración, estas estimaciones son exageradas y el recorte oscilará entre los 10.000 y los 12.000 empleados.

Precisamente este miércoles vence el plazo que tienen todas las dependencias del Estado para enviar a este despacho sus informes sobre sus plantas de personal, las cuales serán enviadas después a la Presidencia de la República, para que haga el análisis correspondiente para proceder con la eliminación de cargos.

Mauricio Zuluaga, director de la Función Pública, afirma que estos estudios tienen por objeto racionalizar las plantas de personal, no dan conclusiones sobre supresión de entidades o fusión de las mismas, sino específicamente sobre reducción de las nóminas con el fin de hacer las entidades más funcionales y suprimir la duplicidad de funciones .

Incluso con el fin de atenuar los efectos de la ola de despidos e indemnizaciones que se viene el gobierno ya tienen listo un Plan de Readaptación Laboral , este se viene trabajando con las ONGs que trabajan en el área de la microempresas, con el fin de brindar capacitación y créditos blandos al personal que quede desvinculado con el fin de que este pueda montar su propio negocio.

Los estudios realizados por Función Pública dividen las entidades del Estado en 28 sectores, y dirigen a Presidencia conclusiones y recomendaciones para reducir determinado número de cargos.

La constante en las conclusiones de estos análisis ha sido por sugerencia de la gran mayoría de las entidades, la necesidad de suprimir cargos. Sólo en muy pocos casos se ha pedido ampliar nóminas , afirma Zuluaga.

Y es que pendientes de estos decretos de recorte se encuentran los más de 700.000 colombianos que trabajan con el Estado. Cabe anotar que no entran en esta reestructuración los docentes, ni las fuerzas militares (aunque si está pendiente la parte administrativa de las mismas que cuenta con más de 25.000 empleados), ni organismos como la Policía, el Das y el Inpec.

Menos burocracia Así mismo, se ha venido realizando un estudio técnico sobre las nóminas paralelas, fenómeno del que adolecen numerosas entidades públicas, y que tienen que ver con plantas de personal vinculado por contrato que en muchos casos supera a la planta oficial.

En este sentido hay casos aberrantes como el de la Unidad Liquidadora del ICT (antiguo Instituto de Crédito Territorial) entidad que cuenta con 16 cargos de planta, pero que sin embargo ha vinculado a más de 153 personas.

Similar situación se presenta con entidades como el Instituto de Seguros Sociales y el Sena, donde también se han denunciado gastos excesivos en la contratación de personal y asesores.

Según el director de la Función Pública, las nóminas paralelas están creando un problema administrativo y financiero en las entidades del Estado, y estas deben ser suprimidas, pues son servicios que no se pueden prestar cuando desempeñen funciones, para las cuales ya haya cargos creados en la entidad.

Bajar el costo de las nóminas, disminuir el tamaño del Estado y reducir así el déficit fiscal es el principal objetivo del gobierno a través de la reestructuración que se está haciendo a las entidades públicas.

Solamente la nómina de 16 ministerios más los departamentos de la Función Pública y el Dane en 1997 tenía 109.361 cargos, y un costo promedio mensual de 32.345 millones de pesos. En 1998 esta misma nómina aumentó a 135.331 cargos con un costo par el Estado de 113.003 millones al mes, lo que también indica que el incremento de la misma se hizo a través de la contratación de personal en cargos de alto rango y remuneración.

Otros casos Ya hacia junio del año pasado la administración del presidente Samper había realizado una reestructuración administrativa que incluyó la supresión y fusión de cerca de 40 entidades mediante la llamada ley 344.

Como fruto de este proceso se suprimieron en total 2.745 cargos y a finales de este año desaparecerán por completo entidades como el Instituto de Asuntos Nucleares, Foncolpuertos, Corponanónimas y la Corporación Nacional de Turismo, entre otras. También debe darse por terminado el proceso de Fusión entre Mineralco y Ecocarbón, y entre Findeter y el Fondo FIS.

Las mayores salidas de personal en esta reestructuración se dieron en el Instituto de Mercadeo Agropecuario Idema, donde se suprimieron 1386 cargos; en el Comisionado Nacional para la Policía, donde se indemnizaron 322 empleados; en el Incora donde salieron 457 personas; y en el Instituto de Ciencias Nucleares, donde se prescindió de 126 empleados.

El personal que sale tiene derecho a la indemnización o a ser reincorporado, sin embargo la mayoría prefiere recibir su liquidación y son muy pocos los que piden ser reubicados en otra entidad.

De los 2.745 cargos suprimidos en la reestructuración de la ley 344 solo 117 optaron por la reincorporación y de éstos, 96 funcionarios fueron reubicados en otras entidades en cargos del mismo nivel en los cuales había vacantes.

Aumentos Como es tradicional en los primeros días de enero se darán a conocer los incrementos de los funcionarios del Estado, que se realizan de acuerdo con las diferentes escalas salariales.

Los borradores de estos decretos, que son cerca de 50, ya están en manos del Ministerio de Hacienda y falta la revisión del Ministerio de Trabajo.

El aumento será como ya se había anunciado del 15 por ciento ponderado, y se tiene previsto que los mayores aumentos sean del 18 por ciento, para los empleados que menos devengan, y para quienes reciben los salarios más elevados éste será del 10 por ciento aproximadamente.

Profesores piden Los profesores colombianos le solicitaron al gobierno nacional su intervención ante las administraciones departamentales, para cancelar los salarios del mes de diciembre y la prima de Navidad .

El presidente de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), Tarcisio Mora, indicó que en la mayoría de los departamentos del país, no se cuenta con los recursos económicos para cumplir con esas obligaciones salariales.

Algunos gobernadores nos han manifestado que no tienen dinero para pagar el salario del mes de diciembre como tampoco para cancelar la prima de Navidad . Esta es una situación muy difícil para el magisterio y por eso le estamos solicitando al Ministerio de Hacienda, hacer los giros correspondientes , sostuvo el dirigente sindical.

Agregó que otro de los problemas que están afrontando actualmente los maestros colombianos tiene que ver con la prestación de los servicios de salud.

Explicó que la situación llega a tal extremo que, cuando la atención médica no es deficiente, en algunas regiones no se prestan esos servicios, dejando sin ningún tipo de amparo a esas personas .

El presidente de Fecode dijo que es necesario que el gobierno revise bien los contratos de servicios que vaya a suscribir con las empresas encargadas de ofrecer atención médica y hospitalaria, porque muchas de esas entidades no cuentan con una solidez económica para garantizarlos .

Congelación El pasado 10 de diciembre el gobierno a través de una directiva presidencial había decidido restringir al máximo la contratación.

Aunque no es una congelación de la nómina estatal pues la Presidencia de la República, los organismos de control de orden público como el DAS, Policía Judicial, Instituto Nacional Penitenciario, la Comisión Nacional del Servicio Civil, el servicio exterior y los altos funcionarios del estado quedaron facultados para contratar el personal que consideren necesario, los trabajadores ven en esta decisión el interés de comenzar a ajustar la nómina estatal.

Y es que ahí no paran las cosas, pues lo que las centrales obreras consideran que viene en el futuro es una dura poda burocrática amparada en una ley que el presidente Pastrana sancionará esta semana con la que se le faculta para fusionar y eliminar entidades y empresas estatales.

Desde octubre el gobierno comenzó a preparar una poda burocrática a la que se le sumará una reestructuración del Estado.

Una directiva presidencial ordenaba a las entidades del sector público a determinar el número y el perfil de los cargos que realmente y en el contexto de austeridad del gasto público requieren para el cumplimiento de las funciones legales.

La fecha límite para entregar los informe se venció el 22 de octubre y en estos momentos tanto el Departamento Administrativo de la Función Pública, el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio del Interior y la Presidencia de la República están al mando de coordinar el ajuste burocrático.

El primero de enero de 1999 el Gobierno realizará un recorte presupuestal de 2,1 billones de pesos, el cual tendrá un alto componente de reducción a los gastos de funcionamiento y de inversión.

El ministerio de Hacienda y Planeación Nacional, adelantan todos los detalles del recorte al presupuesto de 1999 que fue aprobado por el Congreso por 45,3 billones de pesos.

De acuerdo con el gobierno, el objetivo es que el déficit fiscal que hoy es del 4 puntos del PIB llegue a 1999 a 2,11 puntos del PIB como máximo, a punta de austeridad.

El plan de recorte fiscal se sumará a la reforma tributaria, la lucha contra la evasión tributaria y el contrabando, así como una mayor y eficiente gestión fiscal, como lo anunció el ministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo.

La idea, ha dicho el director del Departamento Nacional de Planeación es que el punto de partida sea la eliminación de sucursales y sedes regionales de varios organismos del orden nacional.

Otras entidades que podrían eliminarse serían el Incora y el Inat, así como varios entes que tienen que ver con el tema de la paz y que se concentrarían en el Fondo de Inversión para la Paz, FIP.

El futuro de cerca de 400 entidades está en manos del gobierno que antes de junio de 1999 hará un revolcón por cuenta de la ley que faculta al Presidente a disminuir su tamaño.

El objetivo de esa ley que se sancionará esta semana es el de determinar la estructura de la administración nacional y crear, suprimir y fusionar ministerios, departamentos administrativos, superintendencias, establecimientos públicos, empresas industriales y comerciales del Estado o sociedades de economía mixta.

Y es que las cifras son dicientes. Según la Función Pública, en 1986 el Estado tenía 102 entidades en el sector central, en 1991 se pasó a 180 y este año hay cerca de 400.

Los gastos por el desmedido aumento de la nómina oficial significó que el costo de la misma pasó de 1.2 billones de pesos en 1994 a 2.4 billones en 1997.

Entre 1991 y 1998 se liquidaron 64.000 empleados pero la nómina no bajó, lo que quiere decir que mientras se indemnizaba por un lado, por el otro se volvía a engordar la burocracia.

Descongelados El gobierno, a través del decreto 2505 del pasado 10 de diciembre restringió la contratación de personal en el sector público pero dejó la puerta abierta para que algunas entidades pasen por encima de esta directiva.

En tanto el gobierno no levanta la medida, varias empresas e institutos estatales pueden tienen licencia para vincular empleados. Estas son: Presidente de la República, Departamento Administrativo de la Presidencia, Ministros, Superintendentes, Directores de departamentos administrativos, Gerentes, presidentes o directores de entidades descentralizadas, DAS, Policía Nacional, Ministerio de Defensa, Instituto Nacional Penitenciario, Departamento Administrativo de la Función Pública, Comisión Nacional del Servicio Civil .