Archivo

BALA PERDIDA HIRIÓ A BEBITA DE 45 DÍAS

El ingreso de una bebita herida a bala volvió a estremecer a los médicos y paramédicos de urgencias del Hospital Universitario del Valle (HUV).

18 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

La pequeña fue alcanzada por un impacto disparado, al parecer, desde el exterior de su domicilio en el barrio Terrón Colorado. Su hermanita melliza, que dormía a su lado, salió ilesa.

Anoche el pronóstico era reservado. La bebé de escasos 45 días de nacida se encontraba durmiendo a las 3:50 de la madrugada de ayer cuando se produjo un incidente confuso en las afueras de la residencia de la calle 19C No 9A-70.

Según el informe de la Policía Metropolitana, una bala perdida penetró a la casa e hirió a la hija de Stella Carvajal y Alton Montaño, quienes también se encontrarían presentes a esa hora.

Hasta el momento se desconoce cualquier información sobre las circunstancias en que se produjo el disparo ni la identidad o procedencia de los autores del mismo.

La bala que se introdujo en la cabeza de la pequeña con todo y el gorro que la protegía. Esto evitó que muriera.

El proyectil le atravesó el cuero cabelludo, el hueso y la duramadre, capa que cubre el cerebro. Su recorrido fue diagonal de siete centímetros y se detuvo a escasos dos milímetros de la vena cerebral.

Si esa vena hubiera sido tocada, la pequeña habría muerto desangrada. Un grupo de profesionales del HUV sometió ayer a la pequeña a una neurocirugía, que se inició al mediodía y terminó a las cuatro de la tarde.

Quirúrgicamente entregamos un balance positivo, lo que quiere decir que hemos corregido los problemas que ocasionaron en el recorrido de la bala. No obstante, el pronóstico es reservado porque la bebé tiene una contusión cerebral como consecuencia de la honda explosiva y el calor de la bala , dijo la neurocirujana María José Martínez.

Por fortuna explicó el neurocirujano Juan Carlos Mosquera la bala no alcanzó a afectar la vena cerebral, lo cual habría sido fatal para la vida de la bebé . Pero aún los médicos consideran que es imposible establecer que tipo de secuelas pueda ocasionar la herida.

La pequeña fue recluida en la Unidad de Cuidado Intensivo Pediátrica Ana Frank-Cipaf, donde permanecía anoche.

El 25 de agosto pasado ingresó de urgencia al HUV, Luz Mery Bonilla, una enfermera de ese mismo centro asistencial, quien en estado de embarazado recibió un impacto en su vientre de manos de un asaltante que la atacó cuando se movilizaba en un taxi, poco después de retirar dinero en una entidad bancaria.

Ella quedó en fuera de peligro, pero el bebé, que nació por esa misma circunstancia violenta, sufrió el estallido de un pulmón, heridas en un brazo y quemaduras en el vientre.

Un equipo médico del HUV logró poner a salvo al recién nacido, que el mes pasado fue dado de alta, aunque debe afrontar un proceso de recuperación como consecuencia de las lesiones sufridas.

Por este caso hay una persona retenida, contra quien la Fiscalía dictó medida de aseguramiento.