Archivo

CHINCHINÁ NO QUIERE AUTOPISTA

Chinchiná prefiere quedarse sin la Autopista del Café antes que pagar los nuevos peajes de La Trinidad y La Siria, con los que se busca financiar la construcción de la vía.

11 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Por unanimidad se acordó que para poder avanzar en la solución del conflicto que se presenta es indispensable el levantamiento de las casetas y del cobro de peajes en La Siria y en La Trinidad, así ello implique la suspensión de la construcción del mejoramiento vial , señala un acta suscrita por alcaldes, concejales, transportadores y representantes del comité antipeajes de Chinchiná y Palestina, que se sienten afectados por el cobro.

En el acta, firmada en Manizales mientras en Chinchiná era sepultada Adriana Hincapié, la universitaria que murió el miércoles durante los enfrentamientos entre la Policía y la comunidad, se le pide al presidente Andrés Pastrana que suspenda la construcción de la carretera hasta tanto se llegue a un acuerdo sobre los peajes, por los que las vías que conectan a la población con Pereira y Manizales están bloqueadas desde hace una semana.

El documento resultó de una reunión entre el gobernador de Caldas, Tony Jozame Amar; los alcaldes de Chinchiná, Mario Alberto Urrea, y de Palestina José Ancízar Hernández; el arzobispo de Manizales, monseñor Fabio Betancur, y voceros de la comunidad.

Los manifestantes reiteraron que hasta que el Presidente no ordene el levantamiento de los dos peajes, el bloqueo no se suspenderá. De hecho, ayer, ante versiones según las cuales la Fuerza Pública se haría presente nuevamente en Chinchiná, la gente se armó de piedras y palos para proseguir en la protesta.

El viceministro de Transporte, Juan Alberto Páez Moya, y el director nacional del Invías, Gustavo Canal Mora, que participaron en una reunión en la que se trató de buscar soluciones al problema, coincidieron en que los peajes son necesarios para financiar la obra y reiteraron que si no pueden funcionar, no habrá Autopista del Café.

La comunidad solicitó la mediación del gobernador caldense y la del obispo Betancur para que intervengan ante el Gobierno Nacional y se dé una solución inmediata al conflicto.

Los obstáculos La autopista es uno de los viejos anhelos del Eje Cafetero, que acortará la distancia entre Manizales, Pereira y Armenia. Busca mejorar las vías existentes y construir otras. La piedra en el proyecto, que cuesta unos 310.000 millones de pesos, es la financiación.

Los reclamos de Chinchiná se basan en que durante los dos años y medio que tardará la construcción, y los 21 años de explotación del concesionario al que se entregó en agosto pasado, la población estará cercada por peajes. (Ver gráfico).

Cuatro de ellos funcionarán en carreteras antiguas: dos en las vías a Manizales, entre ellos el de La Trinidad; uno en la salida hacia Medellín, y el de La Siria, en dirección a Pereira. La comunidad alega que no tiene por qué pagar obras no construidas.

Para la ejecución del proyecto se acordó la puesta en funcionamiento de las casetas La Siria y La Trinidad, con una tarifa básica de 2.900 pesos.

A esto se suma un incremento en la tarifa del peaje de Tarapacá, entre Chinchiná y Santa Rosa de Cabal (Risaralda), que pasó desde hace dos meses de 2.100 a 2.900 pesos.

FAMILIARES PREFIEREN CALLAR Por haber mandado gente armada, el Gobierno tiene la culpa de lo que ha pasado , dijo ayer con tono acongojado Hernán Hincapié, padre de Adriana del Pilar, que murió el miércoles pasado en Chinchiná durante la protesta por el inicio del cobro de los peajes de La Trinidad y La Siria.

Ayer a las 4 p.m., mientras enterraban a la joven en el cementerio de la localidad, sus familiares se abstuvieron de dar declaraciones, pues consideran que en este momento de ira es mejor callar.

La estudiante de Contaduría, de 22 años, estaba asomada a la ventana del segundo piso de su casa, en el barrio Obrero, cuando, en medio del motín que se presentaba hacia las 10 a.m. en el sector, recibió la bala por la que falleció.

Según testigos, uno de los policías que intentaban reprimir la marcha hizo varios disparos contra los manifestantes. Uno de ellos, dicen, pudo ser el que mató a Adriana. Ayer, un teniente que participó en la operación de desbloqueo se entregó a la Fiscalía para que lo investiguen por su actuación en el incidente. El oficial fue suspendido transitoriamente por la Policía.

UNA AUTOPISTA DE POSICIONES ENCONTRADAS Desde el comienzo, la construcción de la Autopista del Café ha generado polémica.

Según José Jorge López, alcalde (e) de Pereira, la solución se encuentra en el diálogo, pero los intereses de la región deben primar para sacar adelante este proyecto que beneficia el progreso regional y nacional .

Jorge Iván Marulanda, director del Invías en Risaralda, dijo que aunque hace tres meses se lograron acuerdos sobre la financiación de la vía, el conflicto con Chinchiná se produjo por la falta de liderazgo de sus representantes. Lo cierto es que para ejecutar el proyecto la comunidad debe pagar los peajes , puntualizó.

Para Luis Arturo Arroyave, presidente de la Asamblea de Risaralda, el problema lo ha generado el mal manejo del proyecto, porque nunca se habló con claridad de cuál sería la financiación y los trazados de la vía .

Según él, la solución más viable es la construcción de la vía sin cobrar los peajes antes de que se comiencen las obras, porque la comunidad difícilmente los pagará.