Archivo

QUE VIVA LA MÚSICA!

El rock tiene todo el derecho Hoy a las 6 p.m., en la plazoleta de eventos del Parque Simón Bolívar, empezarán a sonar las primeras guitarras eléctricas en Derechos sin cuenta: un concierto por la vida , evento con el que se celebra en nuestro país los 50 años de la declaración universal de los derechos humanos.

11 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Los protagonistas de la noche son cinco grupos de rock colombiano: Ultrágeno, Psicodélica, Kraken, 1280 Almas y Aterciopelados. Todos han aceptado tocar gratis a cambio de aplausos, coros y algo de pogo que pague la subida a la tarima.

Los organizadores afirman que se decidieron por el rock porque de esta manera podían abordar más fácil al público juvenil, que tanto les interesa. De todos modos, la asociación entre el rock y Amnistía Internacional viene de tiempo atrás. En la década de los ochenta, esta ONG organizó una gira que hizo estación en cuatro continentes en la que participaron Sting, Bruce Springsteen, Peter Gabriel, Tracy Chapman y Youssou N Dour. Otros rockeros que son ilustres militantes en la causa de los derechos humanos son U2, Sinead O Connor, Beastie Boys y REM, entre muchos.

De hecho, varios de ellos tocaron ayer conmemorando la fecha. Sting y Peter Gabriel, se presentaron en La Plaza de la Concordia en París mientras Elton John y el grupo The Cranberries hacían su show en Los Angeles.

En Colombia, el único país suramericano donde se llevará a cabo este homenaje, se escuchará puro rock de la patria. Rock con un motivo. Para Fernando del Castillo, vocalista del grupo 1280 Almas, lo que se pretende es llegar a las generaciones que no están tan manchadas de odio y de muerte, para apuntar hacia el futuro . Elkyn Ramírez, cantante de Kraken dice que el aporte de los rockeros es llevarle a los jóvenes un mensaje: no violencia.

Entre las bandas que se van a presentar hay muy buena vibra , aunque todos tienen claro que si nuestro país fue elegido como sede de este concierto no fue por su ejemplarizante labor en materia de derechos humanos. Derechos humanos en Colombia?, esos no existen, para qué nos ponemos hablar de eso mientras están matando tanta gente? , dice del Castillo A pesar de sus palabras, él y su grupo 1280 Almas, fueron los primeros en aceptar la propuesta porque finalmente creen que si en algún evento se logra que la gente esté pacificamente unida es en un concierto de rock.

Los no iniciados en el campo del rock y más específicamente del punk, pueden pensar que una sesión de pogo es lo más parecido a una riña de cantina. Andrea Echeverry, la florecita rockera del grupo Aterciopelados, tiene su teoría al respecto, No se trata de pegarse. El pogo es una manera de tocarse, un campo de tolerancia donde cada cual siente a su manera. Aunque a veces se pueden producir encuentros con algún hijuemadre que le pega a uno un patadón . Héctor, la llave de Andrea en el grupo, cuenta que es necesario que se produzca ese baile para que se libere toda la energía reprimida que lleva el público adentro, así se goza libremente . Y claro el pogo, explicado en estos términos, no faltará en Derechos sin cuenta .

Tampoco faltarán las cámaras. El concierto será transmitido en su totalidad por Señal Colombia, Televisión Española (TVE) y retransmitido en muchos países del mundo por los canales de Amnistía Internacional.

Este será el orden de las presentaciones de los grupos: Ultrágeno (6:00 p.m.), Psicodélica (6:50 p.m.), Kraken (7:45 p.m), 1280 Almas (8:45 p.m.) y Aterciopelados (9:50 p.m.) El concierto es totalmente gratis, pero para ingresar al Parque Simón Bolívar se necesita una boleta que se puede conseguir en los distribuidores autorizados COMCEL sin costo alguno. Los que quieran ayudar a la causa de Amnistía Internacional con algo de dinero podrán comprar en los lugares mencionados y en stands dentro del parque, unos bonos-postales que tienen un valor de dos mil pesos.

Hoy en Bogotá, el rock nacional tiene todo el derecho.

Dos artistas agradecidos Revisiones, análisis y buenos propósitos salen a relucir cuando se acerca el final de año. Los artistas son los primeros en aventurar sus balances y aunque en labios de muchos el agradezco a mi público parece una frase de cajón, en el caso de Charlie Zaa y Carolina Sabino la cosa se ha convertido en hechos.

Con un superconcierto gratuito, en el Parque Simón Bolívar, los dos ídolos quieren premiar a su fanaticada.

Y si bien es cierto que en ventas la cosa no ha sido lo que esperaban, nadie duda que el trabajo de Sabino muestra a una artista con intenciones serias y que el de Zaa es una nueva posibilidad de que sus fans sigan disfrutando de lo que en su primer CD interpretó.

Segundo sentimiento (Zaa) y La puerta azul (Carolina) son las producciones que hace varios meses están en el mercado nacional y con las que ambos han permanecido más tiempo fuera que dentro del país, es que -como afirma Zaa- a ratos siento cómo que no soy profeta en mi tierra .

La declaración tiene que ver justamente con el éxito y la histeria que el cantante despierta en toda América y con cierta indiferencia de la que a ratos se queja en Colombia.

Un año fructífero El concierto de mañana, para Charlie significa el final de su Tour 98 .

El fin de semana pasado, el músico estuvo dando tres presentaciones en Argentina, abrió la Teletón de Chile y cerró la de México, además realizó un concierto benéfico en Guatemala para las víctimas del huracán Mitch y fue el show central en la elección de Miss Aruba.

Este fue el año en que se independizó, formando su propia empresa de producción y anunciando el deseo de preparar a sus hermanas y a su hija para la grabación de un trabajo de corte infantil.

Segundo sentimiento es tal vez su último reciclaje de canciones viejas, pues en varias ocasiones el artista ha insinuado la posibilidad de lanzarse con composiciones inéditas. Además, como si fuera poco, Zaa está estudiando la oferta de participación en una serie de televisión; la única condición fue que su actuación en la pantalla tuviera que ver con música y baile.

Abriendo puertas Carolina Sabino todavía es para muchos una de Las Juanas, de las más dicharacheras y queridas por los televidentes; para otros es una muchachita rebelde, sin pelos en la lengua y a la que se ha visto crecer en diversidad de seriados.

Ella está consciente de que algunos no la quieren, justamente por esa manera de ser desenfadada. De lo que todos están convencidos es de ese talento que en la pantalla encanta y del que quiere hacer uso para vender discos.

Carolina dice que lleva la música por dentro, que esto no es pasajero y que prueba de ello es La puerta azul, una producción que mezcla ritmos tropicales y que desnuda su alma.

El aguacero fue el tema promocional y con el que la hemos visto brincar en sus alegres coreografías.

Esa Carolina fresca, la de la imagen sicodélica y con ganas de ser reconocida como mujer y no como niña, es la que estará mañana junto a Charlie Zaa. Allí veremos juntas La Momposina, La Juana y hasta la abogada de El fiscal, la serie que está grabando con RCN y que estrenará el año próximo... Es que todas hacen parte de la misma Carolina que empezó en Pequeños gigantes.

Parque Simón Bolívar, sábado, 6 p.m. Boletas gratis en Betatonio.