Archivo

DOS POR MIL :

10 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Confusión. Eso es lo que se percibe en las primeras semanas del improvisado impuesto del dos por mil sobre las transacciones.

Los banqueros dicen que el recaudo será cercano a los 6 billlones. El gobierno afirma que no superará los dos billones. El Ministerio de Hacienda propuso el gravamen como una figura transitoria, pero ya está insinuando que podría ser permanente. Sin embargo, también han dejado entrever la posibilidad de terminar su vigencia antes de su vencimiento original diciembre/99, si la meta de recaudos se alcanza antes de esa fecha.

Analistas destacan sus bondades por ejemplo su difícil evasión. Pero también critican una de sus posibles consecuencias la concentración operativa en los grandes bancos con amplias redes nacionales.

Mientras tanto, los contribuyentes atónitos se resignan a seguir tapando el hueco sin fondo del desacierto del manejo económico.