Archivo

DÓNDE ESTÁN LA PROCURADURÍA Y LA CONTRALORÍA

Cada vez que se destapa un hecho corrupto y se vulnera el ordenamiento jurídico violando la Constitución y la ley tajantemente, la sociedad se pregunta: Dónde está la Procuraduría? Por qué no actúa la Contraloría? Para qué diablos sirven los organismos de control? Son prestos sólo para devengar y hacer elegir?

15 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Estos y otros interrogantes surgen cuando los medios de información le cuentan a la opinión pública cómo y cuándo se menoscaba el erario.

La denuncia no es nueva. Los diputados del Meta, además de sus exorbitantes e ilegales sueldos, también se han asignado prima extralegal de antigedad y prima extralegal semestral.

Uno de ellos, siendo consecuente con la ética y el acato a la ley, acaba de lograr que el Tribunal Administrativo del Meta suspenda provisionalmente dichos pagos, que ya se hicieron efectivos para este año y en forma diligente antes de que la providencia quedara en firme.

Es bien importante entender que cuando se ha demandado un acto administrativo y se decreta su suspensión provisional, es porque el acto infractor produce la violación manifiesta, ostensible y directa de normas superiores, en este caso la Constitución y la ley.

Evidentemente la Asamblea departamental no tiene competencia en materia de seguridad social y prestacional, siendo exclusivamente al Congreso de la República a quien corresponde establecer el mencionado régimen para los servidores públicos como son los diputados.

Es más, debe la Procuraduría investigar la conducta de legislar en derecho propio y pretermitiendo la ley, pues ya es sabido que la ignorancia de la misma de nada sirve, ni la de los asesores jurídicos que contrata la duma para que todos pasen agachados y fácilmente se sitúen ad portas de la aplicación del Código Penal. Otro tanto acontece con la acción de repetición que no se cumple, para que los servidores públicos resarzan de su propio peculio su contribución a la corrupción o a la ineptitud. Y el Contralor? Así haya sido elegido por la Asamblea y goce de sus mismas prebendas, está obligado a convencer de su independencia y el ejercicio eficaz de vigilar la gestión fiscal.

Qué puede esperar la sociedad si quienes se suponen deben defender sus intereses no se muestran a la altura de los deberes que juraron cumplir?