Archivo

YA LLEGA EL 20 DE ENERO...

Toda Sincelejo está feliz. Hasta la estatua de Pola Bertel la más famosa bailadora de fandango de la sabana, dicen algunos habitantes de la ciudad, muestra una sonrisa.

13 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

No es para más, el dulce nombre de Jesús tendrá de nuevo la celebración que se hace en su honor: las festividades de enero y con ellas las corralejas.

El programa, que oficialmente se inicia con una misa al dulce nombre de Jesús , está listo para arrancar el próximo 10 de enero.

En él se incluyen, cabalgata, fandangos, reinados populares, y por supuesto: los toros, donde se dan cita los mejores manteros (toreros), garrocheros (picadores) y enlazadores de la región.

Según Alvaro Alcocer, miembro del comité organizador de las fiestas, la alegría de los sabaneros tiene explicación, ya que volverán a disfrutar de una celebración que resume toda la cultura de esta zona del país.

Queremos decirle a Colombia que las corralejas están vivas. Esta expresión no se ha perdido y no se puede dejar morir, porque en la medida que una tradición desaparece, la que muere poco a poco es el alma de un país , añadió Alcocer.

El alcalde de Sincelejo, Jairo Merlano Fernández, dijo que esta vez y para evitar los errores que dieron como resultado la tragedia de 1980, se logró modificar la estructura en madera de la corraleja.

Para darle mayor estabilidad a la plaza, se hicieron estudios de suelo. Además, con apoyo de expertos, los palcos que antes eran de tres pisos, se redujeron a uno solo y la base de los mismos se amplió, de 6 a 15 metros , acotó el alcalde.

Con los cambios, la capacidad de la corraleja quedó en 7.000 personas (anteriormente entraban de 10.000 a 20.000). Alcocer manifestó que para la seguridad de las fiestas, en las tarde de toros, solo se permitirá el ingreso de 6.000; y para ejercer este control, se contará con al ayuda de la policía y el ejército.

En contra Hace algunos años(1995), artistas de la ciudad como José Luis Quessep, Jorge Marel, Moisés Paternina, Elvia Chadid de Feris se mostraron en contra del posible resurgimiento de las corralejas y calificaron el espectáculo de bárbaro, salvaje e inadecuado para la ciudad.

Frente a pensamiento, Alcocer dijo que ellos tenían la razón, pues las corralejas de antes no justificaban que el goce de unos fuera la tragedia del otro, lo que hay que tratar es de preservar las tradiciones sin barbarismos.

Por eso esta vez, solo se aceptan toros vírgenes. Es decir animales que no han sido toreados, por lo tanto pasan el obstáculo y no se devuelven. Lo que sí sucede con los animales ya toreados, que al pasar el obstáculo, se devuelven para empitonar .

Otra factor que le da seguridad a las fiestas es que los manteros, banderilleros y garrocheros que participan de la lidia son profesionales, a diferencia de otras épocas, en los que los vaqueros de las fincas y los espontáneos eran quienes toreaban, siendo presa fácil de los ejemplares.

El control de estas personas se hace mediante la asociación que tienen en Sincelejo. Los manteros, banderilleros y garrocheros que participan de la fiestas tienen que estar inscritos en esta asociación, y por lo tanto demostrar facultades para dicha profesión. De otra manera no se les permite participar de la corraleja, explicó el representante del comité organizador de las festividades de enero.

Alvaro Alcocer y el alcalde Jairo Merlano Fernández estuvieron en Bogotá, el pasado 9 de diciembre, para hacer el lanzamiento de las fiestas en un bar del norte de Bogotá.

En ese lugar, la canción que más se escuchó con toda la razón fue aquel viejo porro que dice: Ya llegó el 20 de enero/la fiesta en corralejas...

De hecho, esto no es solo letra de canción. Esta vez, según los organizadores, las fiestas se vienen con todo. Será está la razón para qué, en el cruce de las avenidas Las Peñitas y Ocalá, la vieja estatua de Pola Bertel ría, como dicen algunos en Sincelejo que la han visto?