Archivo

HÉCTOR DE MALBA, SOBRIO Y MADURO

Tres veces por semana, el actor Héctor de Malba hace un alto en sus grabaciones de la telenovela La Madre (que se trasmite por el canal privado de RCN) para dedicarle horas enteras a sus clases de canto lírico, una disciplina que se impuso a si mismo hace cuatro años cuando decidió contratar al tenor Michel Colli, quien canta en la ópera de París y desde entonces es su profesor.

01 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Para no perder la condición de su voz, una de las primeras cosas que hizo antes de desempacar en Bogotá fue buscar a otro maestro y encontró al barítono Sergio Hernández, solista del Teatro Colón, con quien trabaja arduamente sus cuerdas vocales, más por el placer de hacerlo que por cualquier otra cosa, pues nunca ha cantado profesionalmente pero quiere lograr el dominio de este arte como un reto personal.

El canto para Héctor es una disciplina y su trabajo con la ópera una pasión, pero su verdadera razón de ser es la actuación pues nunca ha perdido su horizonte desde que tomó la decisión de irse a Francia para convertirse en actor.

Sus más recientes trabajos en televisión los ha realizado con la TF 1, la más grande cadena televisiva de Francia, en dos series realizadas el año pasado. Además, ha hecho cine y participado en obras de teatro en ese país.

A Colombia llegó en julio de este año, llamado por el RCN para protagonizar la telenovela La Madre, donde desempeña el papel de un hombre elegante, sobrio y maduro, características muy parecidas a la personalidad de este colombiano con alma de francés que ha logrado mantenerse 17 años en el exterior trabajando en lo que más le gusta: el arte de la actuación.