Archivo

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

Que en el 99 se culminen las obras del acueducto por gravedad para Villavicencio, con las redes expresas y todo.

29 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Que Bioagrícola por fin se decida a solucionar el problema de la disposición final de las basuras y que no nos tome más del pelo. Que encuentren un lote donde arrojar los desechos mientras se implementa la solución definitiva.

Que los comerciantes de las plazas de mercado San Isidro y Siete de Agosto, tengan un sitio amplio, limpio, con servicios públicos y apropiado para vender sus productos. Que Cemerca sea una realidad.

Que las calles de Villavicencio estén despejadas de vendedores ambulantes, para poder caminar por ellas. Que los verdaderos vendedores informales (no los agitadores, saqueadores y testaferros) tengan un sitio donde puedan ejercer su derecho al trabajo sin obstaculizar el espacio público.

Que todas los establecimientos comerciales que violan el espacio público, retiren los obstáculos que ponen en los andenes y que la Secretaría de Control Físico, con el apoyo de la policía haga cumplir las normas sobre el particular.

Que las calles de Villavicencio (al menos las principales) queden como la recuperada avenida del Llano.

Que algunas calles de los barrios, que no conocen el pavimento tengan ese privilegio. Así mismo que otras que llevan años deterioradas tengan al menos un reparcheo este nuevo año.

Que las personas que invirtieron en Torres de San Juan y Samán de la Rivera tengan una respuesta positiva y les solucionen el problema.

Que para la próxima Navidad el alumbrado público de Villavicencio esté funcionando completamente.

Que los funcionarios públicos atiendan bien a la gente y que dejen de pedir plata para tramitar todo lo que les corresponde. Que permanezcan en las oficinas y que cumplan los horarios de trabajo (inclusive los viernes por la tarde). Que sean honestos.

Que los habitantes de Villavicencio, a pesar de todos estos problemas, vivamos de manera solidaria y tolerante, que queramos más la ciudad y nos preocupemos por que sea limpia cívica. Que tengamos cultura ciudadana.

Mejor dicho, que se pueda vivir en esta ciudad de todos y de nadie, porque a la hora de defenderla parece que nadie fuera de aquí.

Esta no es una inocentada, son los propósitos que todos los villavicenses quisiéramos que se cumplieran en 1999.