Archivo

NUEVA ERA DEL PUERTO SAMARIO

En 1993, último año de administración pública del Terminal Marítimo de Santa Marta, éste mostraba un dramático descenso en el movimiento de carga con un total de 1.7 millones de toneladas movilizadas.

14 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

La administración de la Sociedad Portuaria transformó la situación del puerto hasta convertirlo en la actualidad en el principal exportador de la Nación y el primer importador de la Costa Caribe colombiana, con tres millones de toneladas en 1998.

En este año no solo se consolidó como el principal puerto granelero del litoral norte del país, sino que creció un 30 por ciento en el manejo de contenedores con respecto a 1997, abriéndose nuevas perspectivas en este rubro.

Todo ello es producto de un manejo rápido y cuidadoso de la carga, con las tarifas más económicas del país , sostiene Julián Palacio Salcedo, gerente general de la Sociedad Portuaria de Santa Marta.

Según el funcionario, estos logros le han merecido a la entidad a su cargo las más altas distinciones como la Orden Tayrona en Grado de la Gran Cruz, otorgada por la Asamblea y la Gobernación del Magdalena; la Gran Cruz de Bastidas, por parte del Concejo y la Alcaldía del Distrito, y Honor al Mérito por decisión de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de la ciudad.

De igual forma su gerente fue elegido recientemente como presidente de la Delegación Latinoamericana de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias (AAPA), para el período 1999-2000, en un reconocimiento al importante desarrollo logrado por el puerto.

Como un honroso reconocimiento adicional Santa Marta fue escogida por dicha asociación continental de puertos como sede de su primer Congreso Latinoamericano del próximo milenio.

De ser una entidad oficial con enormes pérdidas y costosos servicios para sus usuarios, pasó a ser la más eficiente entidad portuaria del país, como lo reconoció la Superintendencia General de Puertos en marzo de 1996 , subraya Palacio Salcedo.

Visión empresarial El contrato firmado con el Gobierno Nacional representó grandes beneficios económicos para el país y la región. Hasta la fecha la Sociedad ha destinado más de 40 mil millones de pesos en el orden tributario, dirigidos a los gobiernos nacional, departamental y distrital, así como a la comunidad samaria.

De ese capital, 20 mil millones de pesos están representados en contraprestación, tasa de vigilancia (IVA, imporenta y dividendos al Gobierno Nacional), porcentaje de la contraprestación, predial, industria y comercio y dividendos (al Distrito) y dividendos al Departamento.

Otros 20 mil millones de pesos están representados en contratos de obras, bienes de consumo, servicios comerciales. Así, la Sociedad Portuaria de Santa Marta se ha convertido en una de las principales fuentes generadoras de recursos de la ciudad, del departamento, de la Costa Atlántica e incluso del país , agrega.

Adicionalmente, la entidad y las empresas operadoras portuarias que trabajan en el Terminal Marítimo de Santa Marta son importantes generadores de empleo. En la actualidad, sus empleos directos superan las 1.700 personas y se calcula que los empleados indirectos alcanzan una cifra cercana a los 10 mil.

CON CALADO NATURAL El tren y el puerto local se constituyen en dos polos de desarrollo de la ciudad. Por ello Santa Marta seguirá teniendo tren para toda la vida y se constituirá en algo imprescindible para la expansión portuaria del Distrito.

Pero esta es apenas una de las ventajas del puerto de Santa Marta. Hay otras que saltan a la vista: Una excelente condición geográfica y estar ubicado en una de las bahías más profundas del continente, con una configuración de puerto natural, abrigado, sin variaciones de mareas, clima seco la mayor parte del año, seguro, de bajos costos de escala y de óptimo aprovechamiento del tiempo al no sufrir interrupciones por lluvias o restricciones de calado que obliguen a grandes inversiones de dragado y mantenimiento de los canales navegables.

Además, las profundidades en los diferentes muelles del puerto lo convierten en el único del país que permite la recalada de buques especializados de gran tamaño (Panamax), sin restricción alguna.

Las óptimas especificaciones de la Troncal de la Paz conectan al puerto por carretera con los grandes centros de consumo de los Santanderes, Antioquia, altiplano Cundiboyacense y Zona Cafetera.

La red férrea del Atlántico, desde y hacia estas pujantes regiones permite una positiva alternativa por tren con fletes competitivos.

Esta red será sustancialmente mejorada una vez el Gobierno Nacional decida adjudicarla en concesión lo cual está previsto para el primer semestre de 1999. Esto convierte a Santa Marta en el único puerto de la Costa Atlántica con este servicio y único en el país con tan amplio cubrimiento.