Archivo

LOS RECORTES DE LA FED FOMENTAN LAS INVERSIONES RIESGOSAS

Las bajas tasas de interés han sido un tónico para los mercados de EE.UU. La parálisis del mercado de bonos se ha aliviado, y la bolsa ha recuperado la mayoría de sus pérdidas.

15 de diciembre 1998 , 12:00 a.m.

Pero antes de celebrar, vale la pena considerar el papel que las tasas jugaron en los excesos que llevaron a la turbulencia del mercado de deuda hace unos meses, y el riesgo de que tengan un efecto similar sobre la bolsa.

Por qué? Simplemente porque cuando las tasas de interés bajan, los inversionistas van en busca de un mejor rendimiento en otra parte. Esto suele llevarlos a correr más riesgos.

Eso fue lo que sucedió este año cuando el rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. cayó por debajo del 6%, su nivel más bajo desde los 60. Los inversionistas que compraron bonos del Tesoro a 10 años en 1988 con un rendimiento del 9%, se encontraron con la sorpresa de que en esos 10 años el rendimiento había bajado un tercio.

En realidad, una vez que se toma en cuenta la inflación, el rendimiento en realidad no había caído tanto. Por ejemplo, tomando en cuenta una tasa de inflación de un 4,5% en 1988, el rendimiento real de los bonos no era del 9% sino del 4,5%. Este año la tasa de inflación ha estado cerca del 1,5%, por lo que un bono del Tesoro con un rendimiento del 6% todavía conlleva un rendimiento real de aproximadamente un 4,5%.

Pero con o sin inflación, los inversionistas querían más rendimiento. Algunos empezaron a invertir en cosas más exóticas , como bonos basura o bonos de países emergentes, dice Tony Smith, analista de Donaldson, Lufkin & Jenrette Securities Corp.

Pero a medida que un mayor número de inversionistas siguió la misma estrategia, el rendimiento de estos títulos riesgosos bajó, al punto que el diferencial entre los bonos basura y los bonos del tesoro de EE.UU. se redujo a menos de tres puntos porcentuales. La gente había perdido por completo el control a la hora de fijar el precio del riesgo , dice Max Bublitz, presidente ejecutivo de Conseco Capital Management.

Cuando los inversionistas tuvieron que reevaluar el precio del riesgo, lo hicieron con ganas. En la racha de ventas precipitada por la moratoria rusa en agosto, el diferencial entre los bonos basura y del Tesoro se disparó a más de seis puntos porcentuales. El diferencial se ha reducido un tanto desde entonces.

No es la primera vez que las bajas tasas de interés llevan a un exceso de inversiones arriesgadas. Una revista de pronósticos financieros de Montreal, The Bank Credit Analyst, dice que la mayoría de los períodos de euforia financiera comenzaron con una abundancia de dinero fácil que provocó una búsqueda especulativa de mayores rendimientos .

Por ejemplo, cuando la Reserva Federal redujo la tasa interbancaria a un 3% entre 1992 y 1994, el objetivo fue mantener la liquidez en el sistema bancario. Pero esto también permitió que México vendiera miles de millones de dólares en tesobonos (títulos de deuda de corto plazo que estaban vinculados al dólar) a tasas tan bajas como un 4%.

Los inversionistas de otros países los consideraban como un substituto para los pagarés del Tesoro de EE.UU., con un poquito más de riesgo, dice Lawrence Goodman, economista en jefe de Santander Investment Securities. En realidad, eran mucho más arriesgados.

Otro ejemplo: la burbuja del mercado bursátil e inmobiliario de Japón en los 80 se originó con la decisión del banco central de Japón de reducir a la mitad las tasas de interés para compensar el impacto de un yen más fuerte sobre su economía. Pero el auge bursátil comenzó a tomar vida propia. Para desinflar el auge, el banco central tuvo que subir las tasas de interés en varias ocasiones.

Bublitz no cree que los inversionistas del mercado de bonos vuelvan a asumir esta clase de riesgos. Pero las inversiones arriesgadas parecen estar floreciendo en la bolsa, según demuestran los recientes niveles récord de varios índices y el alza en las acciones especulativas de Internet. Las tasas de interés han sido un factor crucial en estas alzas.

Qué tan seguido escucha a la gente decir que no hay ningún otro lugar donde poner su dinero? , dice Martin Barnes, editor de Bank Credit Analyst. El 3,5% o 4% que ofrecen los fondos de inversión de deuda a corto plazo no son aceptables para los inversionistas, que los comparan con el rendimiento de más del 10% que han ofrecido las acciones.

Pero puede que los inversionistas vayan demasiado lejos. El rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. fija el marco de referencia para las demás inversiones. El hecho de que estas tasas hayan caído sugiere que el rendimiento de las acciones en el futuro también será modesto, de entre un 6% y un 9%.

Pero pese a los esfuerzos de los administradores y analistas de Wall Street de reducir las expectativas de los inversionistas, un sondeo realizado en septiembre por PaineWebber y Gallup encontró que el rendimiento anual promedio que esperan recibir los inversionistas en los próximos 10 años es del 16%. A la larga, es probable que las ganancias decepcionantes o las alzas en las tasas pongan fin al mercado alcista. En ese momento, los inversionistas descubrirán si en serio están tan dispuestos a correr riesgos.